En el Concilio Vaticano II (1962-1965) el rito romano de la Misa pasó a celebrarse en las lenguas vernáculas de los distintos lugares sustituyendo al rito tradicional en latín. Esta reforma, y otras muchas, no gustaron a la facción más conservadora de la Iglesia y derivó en la llamada “Intervención de Ottaviani“. Los cardenales Alfredo Ottaviani y Antonio Bacci escribieron una carta al Papa Pablo VI apoyando el antiguo rito romano de la Misa.

Para dar más credibilidad a sus pretensiones, el cardenal Bacci escribió “Lexicorum Vocabolarum quae difficilius latine redditur” (1963), un “diccionario para la traducción de los términos actuales al latín”, aunque su etimología sea latina.

¿Quién dijo que el latín es una lengua muerta?

  • salivaria gummis (goma de mascar)
  • vinolentiam propensio (alcoholismo)
  • lucis horror (fotofobia)
  • fulminea verticularum occlusio (cremallera)
  • curatio per chimica medicamenta (quimioretapia)
  • stomachi ac tenuis crassisque intestini inflammatio (gastroenteritis)
  • absurda symphonia (jazz)
  • homo machina (robot)
  • inflatio venarum ani (hemorroides)
  • follius pedunque ludus (fútbol)
  • rotula moderatrix (volante)
  • medicus ocularis (oftalmólogo)
  • arium, narium gutturisque medicus (otorrinolaringólogo)
  • non nicotianum fumun sugere (prohibido fumar)
  • latrina defluente aquae profluvio instructa (retretre)
  • littera adulterina (error tipográfico)


Fuente: TIME, Historias curiosas de la Medicina – Luciano Sterpellone

Share