November es el noveno mes del calendario romano, si pudiésemos clasificar los meses por su importancia y relevancia en la vida religiosa y festiva romana, éste serí­a sin dudas el último. Era un mes poco dedicado a celebraciones, pues era el mes de la siembra, y por ello la mayor parte del tiempo quedaba hipotecada para las labores agrarias que garantizarí­an una buena cosecha. La sociedad romana, en su origen, era eminentemente agrí­cola. Así­ pues November era el mes de roturar los campos y sembrar. La diosa del mes era Feronia, protectora de la fertilidad y la abundancia, compañera de panteón de Diana, Ceres, Fortuna y Flora

Desde poco después de las calendas de November (el dí­a 4 aproximadamente hasta el dí­a 17) tení­an lugar los Ludi Plebeii, los juegos plebeyos, ya comentados desde tiempos de Tito Livio y que fueron creados para reconciliar las dos grandes clases de la roma antigua, los plebeyos y los patricios.

El dí­a 8 era considerado como el último dí­a en que la puerta del mundo subterráneo estaba abierta, el mundus patet.

Durante los juegos, el dí­a 13, tení­a lugar el Epulum Iovis, el banquete de Júpiter, una festividad popular en la que se engalanaban las estatuas de las deidades capitolinas, se las colocaba a la mesa en mullidos divanes, a Júpiter recostados y a Juno y Minerva sentadas, y se les atendí­a como a invitados. La comida era frugal y sencilla.

Epulum iovis

Se conocí­a aquel dí­a como la festividad de las Pulvinaria. Todo este ritual lo montaban los epulones, septemviri epulonum, un colegio formado por los siete sacerdotes que se encargaban de organizar los ritos religiosos. Uno de los adminí­culos de los epulones que ha sobrevivido a los tiempos es la patena, recipiente aún utilizado a dí­a de hoy por los sacerdotes católicos.

El 22 de noviembre tení­a lugar la festividad en honor a Proserpina y Plutón, los dioses del mundo subterráneo.

Colaboración de Gabriel Castelló autor de Valentia.

Share