Ya hablamos en su momento del duelo más largo de la historia pero el duelo de hoy, entre los franceses Monsieur de Grandpre y Monsieur de Pique, destaca, no por su duración, sino por ser de altos vuelos… a unos 600 metros de altura.

Monsieur de Grandpre y Monsieur de Pique, sin saberlo ninguno de los dos, compartían los favores, y la cama, de unas de las bailarinas más famosas de París, la señorita Tirevit. Aquel triángulo amoroso no podía durar mucho y uno de los componentes masculinos lo descubrió. Como era de esperar, se retaron a un duelo. Pero como eran caballeros de alta alcurnia o quizás como homenaje a sus compatriotas Jacques Alexandre Charles y Nicolas-Louis Robert, por el primer vuelo tripulado en globo, decidieron dejar a un lado los vulgares duelos en tierra y hacerlo en un globo aerostático. Se fijaron las particulares reglas de aquel singular duelo y se emplazaron dentro de un mes, tiempo necesario para construir dos globos idénticos, junto al Palacio de las Tullerías (París).

El 3 de mayo de 1808 una multitud de parisinos se congregaron para contemplar el particular duelo. Según las reglas establecidas, cada uno llevaría un trabuco, que sólo se podría disparar cuando se llegase a los 600 metros, y, además, irían acompañados por otra persona que se encargaría de manejar el globo. A las 9 de la mañana se inició la ascensión y cuando llegaron a la altura establecida, separados ambos globos por unos 80 metros, Pique disparó… pero falló el tiro. Grandpre apuntó, disparó y acertó… pero no a Pique sino al globo. El globo se fue desinchando y se estrelló contra los tejados parisinos. Pique y su piloto – por lo visto, un daño colateral – murieron. Grandpre aterrizó a unos kilómetros de donde habían partido y… lo siento, no os puedo decir si fueron felices y comieron perdices.

Fuentes e imagen: The duel: a history of duelling – Robert Baldick, Curious Expeditions, PW Style

Share