Los capitanes Dupont y Fournier del ejército francés fueron los protagonistas del duelo que duró 19 años (1794 – 1813)

En 1794, en la ciudad de Estrasburgo, un joven de la burguesía local llamado Blumm tuvo la mala suerte de cruzarse en el camino del capitán Fournier – con fama de pendenciero y muy mal beber -. El capitán provocó al joven y éste cometió el error de retarle a un duelo… Blumm murió. Aunque el duelo había sido “legal” la población local culpó a Fournier pero nada se pudo hacer contra él. A los pocos días, el comandante en jefe daba una recepción para las personalidades de la ciudad y ordenó a su segundo, el capitán Dupont, que impidiese la entrada a Fournier para no soliviantar los ánimos. Cuando intentó acceder, Dupont se lo impidió y se retaron.

Los duelistas

Sabiendo la destreza que Fournier tenía en las armas de fuego, Dupont eligió la espada y consiguió herir a Fournier que mientras caía lo volvió a retar. En este segundo envite ambos salieron heridos y hubo un tercero. Tras el tercero, y viendo que aquello no tenía fin, establecieron un pacto:

  • Siempre que ambos se encuentren a una distancia menor de treinta leguas, recorrerán la mitad de la distancia cada uno hasta encontrarse y retarse a espada.
  • Si alguno de los dos, por necesidades del servicio, no pudiese desplazarse, el otro recorrerá la distancia que los separa para retarse a espada.
  • No habrá excusas, salvo que su obligación militar impida la reunión.

Entre ellos se entabló una relación epistolar en la que incluso se felicitaban por sus éxitos militares y por sus ascensos. Su relación fue más que cordial hasta que llegaba el momento de empuñar las espadas. Además, respetaron que el primer golpe que hiciese sangrar al contrario paraba la pelea.
Todos los duelos eran a espada, hasta que en 1813, y poco antes de casarse, Dupont ofreció zanjar el tema con pistolas (el arma preferida de Fournier). Para igualar la contienda establecieron unas normas distintas para el último duelo: llevarían dos pistolas cada uno, el duelo tendría lugar en un bosque privado cercado y con dos puertas (norte y sur); cada uno entraría por una y… “al que Dios se la de san Pedro se la bendiga“. Durante un rato estuvieron jugando al ratón y al gato pero el ansia de Fourier le perdió y gastó los dos disparos sin abatir a su rival. Dupont consiguió encañonar a Fournier y le dijo:

Tengo tu vida en mis manos, te perdonaré con la condición de que si me vuelves a retar tendré dos disparos antes de que tú puedas abrir fuego.

Se aceptaron las condiciones y pusieron fin a 30 enfrentamientos durante 19 años.

El guión de “Los duelistas” (1977), la primera película de Ridley Scott, se basa en “El Duelo” de Joseph Conrad y éste en la historia de Dupont y Fournier.

Fuentes: Napoleonics, 1808-1814, Axis History

Share