• Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Blogs con EÑE

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: Rubén Galgo

  • Pingback: Carmen Garcia

  • http://candelasevilla.blogspot.com/ Candela

    Me ha encantado la columna. Gracias por publicarla, no la leí­ en su momento.

    La verdad, me siento totalmente identificada con esa mala leche que rezuma el texto.

    Suelo ir a monasterio de la cartuja, hoy convertido en edificio público de no se qué consejerí­a. Además, se hacen exposiciones de arte, conciertos, cine…

    Este verano, se montaba un escenario en los jardines, con piano y señor de esmoquin tocando el piano. Lo del señor lo se porque estaba ensayando. Pregunté que era aquello. Una cena privada, me respondieron, de la consejerí­a. O sea, una cena privada, con invitados privados, con el dinero público.

    Una verguenza.

    Besos, guapo.

  • Pingback: Rafael

  • pep

    Pues si, a los lectores os mola la columna de Perez Reverte, pero a mi no.
    Eso lo publica Pérez Reverte en un periódico de derechas, que le debe su existencia unos accionistas nada apolíticos y a una publicidad nada apolítica y nada independiente, ni ideológicamente ni económicamente.
    Un periódico que le facilita al “apolítico” de Reverte su “vida ya resuelta”.
    Pues bien, ese asco que le tiene a todos los políticos le debería llevar también a borrarse de esas columnas financiadas que tanto le ayudan a vivir.
    Y algún día los fachas que le aplauden lo condenaran cuando no hable tan bien de ellos, como ya ha pasado con Garzón, bien que le aplaudieron cuando encerró a Corcuera y bien que lo han matado ahora.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @pep, para gustos los colores.

    Salu2

  • Pingback: Andres Amat

  • Pingback: Nur Bilbao

  • Andazul

    @pep:

    Tienes un plumero sectario (de la secta por excelencia) que se ve desde Cuba, por lo menos.

    Yo no tengo que ser educado como el bloguero: tienes el coco podrido por el agitprop soziata, con casi toda probabilidad con carácter irreversible.

Switch to our mobile site