La Guerra de Sucesión Española fue un conflicto internacional por la sucesión al trono de España tras la muerte de Carlos II sin descendencia. Los pretendientes al trono: el borbón Felipe de Anjou, con el apoyo de su abuelo Luis XIV de Francia, Castilla y Navarra; y el archiduque Carlos de la casa de los Habsburgo, con el apoyo de su padre el emperador Leopoldo I, la antigua Corona de Aragón y la Segunda Gran Alianza (Austria, Inglaterra, las Provincias Unidas de los Países Bajos, Dinamarca, Portugal y Saboya). Y aunque al final Felipe de Anjou sería coronado como Felipe V, fueron 14 años (1701 – 1714) de guerra internacional con tintes de guerra civil librados en territorio español.

Batalla de Almansa

En 1706 el avance del ejército de la alianza (con tropas portuguesas e inglesas) consiguen llegar hasta Madrid y allí coronan al archiduque Carlos como Carlos III. Pero no tuvieron en cuenta que Madrid apoyaba firmemente a Felipe. Incluso el propio Carlos comentó la frialdad con la que había sido recibido.

Poco podía hacer el pueblo de Madrid contra los ejércitos con armas convencionales pero sí en una guerra bacteriológica. En aquellos momentos Madrid contaba con casi 100 burdeles para atender las necesidades de la carne y los soldados eran clientes habituales. Se produjo una reunión de las “madame” y decidieron hacer la guerra por su cuenta:

a los soldados de la alianza sólo les ofrecerían las prostitutas enfermas.

Después de acicalarlas, bañarlas en perfume y vestirlas como cortesanas parecían hasta decentes. El resultado fue demoledor: a los pocos días en los hospitales de Madrid había más de 6.000 soldados contagiados de sífilis o gonorrea.

Fuente: Aprender del pasado – José Manuel Pina

Share