• Pingback: JUAN MANUEL GRANADO

  • Pingback: Blogs Culturales

  • Pingback: Mr_Rockmantico

  • Pingback: GeeksRoom

  • Pingback: Edmundo Pérez

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Javier Peláez

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Club Bloggers™

  • Pingback: María José

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: fidelmartin

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: JM Noticias

  • Pingback: JM Noticias

  • Pingback: Top Tuits

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: Almanzor

  • Pingback: Mauricio de Barreda

  • Pingback: José Mª García

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: Cristian Eslava

  • Pingback: Ana

  • Pingback: Adolfo Suarez

  • Pingback: Elisa Tcach

  • Pingback: Mayte

  • Pingback: Jesús del Río

  • Pingback: jose navas pareja

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragan

    Ains!!! estos romanos como eran… jejeje. Yo tampoco he probado el que dicen que es uno de los manjares más exquisitos… y sinceramente no creo que lo haga nunca, no sé, no me entran por los ojos y eso ya es un handicap para la posible opinión de mi paladar… jejejej :)

    Un fuerte abrazo Javier :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Chema, dicen que la comida entra por los ojos y por la nariz… Si algún día me invitan a comerlas ya te contaré.

    Un abrazo

  • Pingback: Rebeca_Ll

  • Pingback: Craso, el romano enamorado de una morena... de mar

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: D.

  • Pingback: mariano

  • Pingback: Jacobo Arroyo

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Pues sí, un manjar exquisito. Hace treinta años estaban caras las angulas, pero no tanto como ahora y de vez en cuando se podían comer.
    Un saludo.

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Cada vez veo mas rarezas en estos romanos, pero todas las eras las han tenido, unas incluso peligrosas ;)
    Besos enormes

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    Madre mia comerse una morena…si te descuidas un animal de esos te puede comer a ti, curioso lo de Craso aunque bueno no seria el primer caso de alguien que llora, por un animal, su amor seria al menos sano..

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    En fin, Javier…
    Las de Aguinaga son buenas, si son ANgulas
    Si les quetas el prefijo se quedan en una porquería de surimi
    Porque lo que hace a la angula sublime es la finura en boca, cosa que no se consigue con un conglomerado de pescados y grasas cortados

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Cayetano, yo esperaré a mejores tiempos para poder comerlas.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @laMar, los romanos son una caja de sorpresas y una fuente inagotable de historias curiosas.

    Un bso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @jairo, morenas, anguilas, congrios… incluso hoy se comen. Llorar por la pérdida de una mascota es normal pero por una morena…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Kikas, como dicen en mi casa “tú es que eres un morro puta” :)

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    No quiero ni imaginar a ese señor practicando algún acto de Zoofilia… De donde sacas estas historias?

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Oscar, ¡joer, qué imagen! Esta en concreto de Plinio el Viejo…

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: Octávio Cerdeira

  • Pingback: Juan S Baenacock

  • http://hombrerefranero.blogspot.com resped

    Solo una corrección: el “pebre” del All i pebre no es “pimienta”, sino pimentón (“pebre roig”).

    Saludos

  • Joan

    o puede ser all i pebre o suc d’anguiles (anguilas con patata y caldo para mojar “sucar” en valenciano) o aspardenyot (anguila con pato) la verdad es que és un plato de categoría, muuuuuyyyy bueno, ahora falta dejar a parte el pensamiento de asco cara la anguila, pero una vez superado (aquí se supera rápido) siempre que tengo ocasión a comer un buen plato, son incluso caras, pero en las pescaderías las trozean y te las dan para cocinar. Hay que probarlassss, el l’Albufera o en los pueblos, no os arrepentireis

  • Pingback: José Carlos

  • http://deliriosolera.blogspot.com Javier

    Nunca he probado la morena, ¿se sigue cocinando? La verdad es que comprendo a este hombre, al menos a mí me pierde todo lo que venga del mar.

  • ana

    Una historia , como de costumbre en tí,muy curiosa y llamativa, por cierto la respuesta del susodicho Craso, encantadoramente acertada.Saludos.

  • Pingback: Eirenemar

  • Pingback: The Jolly Joker

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Yo de esto no sé nada, con una buena tortilla ya estoy hecho :) El problema con los romanos es que no conocían las patatas.

    Un abrazo.

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: Susana García

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Solo de Interés

  • Emilio

    La morena se sigue comiendo. De hecho es un plato bastante común en Canarias, sobre todo en Fuerteventura y Lanzarote. Se come frita. Es muy sabrosa, algo gelatinosa como la anguila supongo, y hay que tener cuidado porque tiene bastantes espinas. Se puede acompañar con un poco de mojo verde. A mí me encanta. Antes había muchas y podías pescarlas. Hoy en día escasean, al menos en Gran Canaria, donde la costa está totalmente esquilmada por la sobrepesca y los desmanes turísticos. En Fuerteventura las venden en las pescaderias de los supermercados. A mi me encantan.

  • Pingback: Fundación OESA

  • Pingback: El Sr. Belizón

  • http://fernandosolera.es Fernando Solera

    No deja de ser peculiar la afición de este hombre por una morena (de mar). Lo que sí es cierto es que mucha gente quiere más a sus animales que a sus familiares. Algo raro debe de estar pasando en esa familia, o sea, en todas.

    Un abrazo ;)

  • Pingback: Kim Nguyen Baraldi

  • http://jonkepa.wordpress.com/ Jon Kepa

    Una puntualización, “pebre” no es ni pimienta como dicen en la Wikipedia, aunque a la pimienta se le llame así, no se refiere a esa pimienta . Pebre o pebrera son lo que en castellano se conoce como “guindilla picante”, aunque entre los ingredientes del plato haya pimentón dulce (Pebre-roig).
    En otros contextos el “pebre” es también el pimiento.
    Tienes una buena receta aquí : http://cuinant.blogspot.com/2007/10/all-i-pebre.html
    En cuanto a las angulas de Aguinaga, hace años cuando aún eran asequibles aunque caras, ya las caté y estaban buenísimas.

  • http://victormartinp.com Social Media

    En serio que los romanos eran más raros de lo que nos pensábamos. Realmente curioso.

    Saludos!

  • Pingback: Megumi-san

Switch to our mobile site