Intentar tergiversar y manipular la historia ha sido, lamentablemente, tan frecuente como peligroso, pero hacerlo con hechos tan próximos como el nacimiento de nuestra democracia… raya la estupidez.

Me entero por el Heraldo de Aragón (edición de hoy) que muchos han puesto el grito en el cielo, y con toda la razón, por un libro de texto de la editorial Santillana que en su página 201 se descuelga con:

Durante la transición, se aprobó la Constitución de 1978. En 1982, el PSOE ganó las elecciones y comenzó la época de la democracia.

Después de frotarme los ojos y pensar que el puente ha afectado a alguna de mis neuronas rebeldes, sigo leyendo y me tranquilizó al ver que en la página 200 cita al primer presidente de la democracia (Adolfo Suárez):

Adolfo Suárez fue el primer presidente de la democracia de España..

En un libro de texto para escolares no deberían cometerse estos errores, pero un fallo lo tiene cualquiera y, supongo, que la editorial rectificará el error… Y ahora viene lo mejor o, mejor dicho, LO PEOR.

En un colegio de Zaragoza, que no citaré, un profesor (por llamarlo de alguna forma aunque debe ser algún “infiltrado”) ha puesto esta pregunta en un examen:

¿Cuál fue el primer presidente democrático?

Un alumno contestó, en buena lógica, que Adolfo Suárez y el profesor, al corregir el examen, la dio por errónea. Y, para rizar el rizo, se justificó que la respuesta estaba equivocada “porque en el manual dice que fue Felipe González”.

¿No creéis que este individuo debería dedicarse a cazar gamusinos?

Imagen: Blogs el Diario Montañés

Share