• Pingback: 40z0

  • Pingback: Mr_Rockmantico

  • Pingback: Club Bloggers

  • Pingback: Clipp

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Sergio Cruz Maraboto

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: Francisco Exposito

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Reina

  • Pingback: Bernardo Ramos

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: costampla

  • Pingback: Oloman

  • Pingback: Antonio E. Zafra

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: SIngenio

  • Pingback: Madver

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    O sea, que tengo base legal para decirle a mi santa que mi comportamiento en la mesa es clásico en grado sumo y está avalado por la costumbre
    Interesante, ejjeje

  • Pingback: Hector Russo

  • Pingback: Hector Russo

  • Pingback: Matt Schofield

  • Pingback: Matt Schofield

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: senovilla

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Kikas, siempre buscando excusas para justificar lo “injustificable”. Bueno, si te sirve :)

  • Pingback: Una servilleta demuestra que en 5 siglos apenas hemos cambiado

  • Pingback: Josete

  • cc

    El interés que puso Leonardo en la invención de la servilleta es un tema bastante curioso. Él era un protegido de Ludovico Sforza, gobernador de Milán, quien tenía unas costumbres mega asquerosas en la mesa, al igual que sus frecuentes invitados. Para limpiarse las manos solía atar con cintas conejitos a las sillas de los comensales y sobre los pobres bichitos dejaban la grasa que impregnaban sus manos. Leonardo se sentía tan afligido cuando veía cómo quedaba la mesa después de un convite que decidió dejar aparcada toda su producción artística para crear un trozo de tela en el que limpiarse las manos y los cuchillos sin dejar la mesa hecha una guarrería. No sólo no funcionó por el desconocimiento del uso de la misma sino porque sus destinatarios eran personas que, careciendo de problemas a la hora de conseguir alimento, no tenían miramientos a la hora de usar la comida como un juguete para divertirse.
    Algo hemos cambiado con respecto a esa época. Al menos un poquito.

  • Pingback: AXL WALLACE

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @cc, delante de la mesa, y después de unas copas, se suelen “perder” las formas.

  • anna

    Siempre seremos como niños, incluso antes, durante y despues de comer. Lo de los modales, pa otros, jiiijiiii.despues de todo no está mal, ¿no?, la vida a de ser diversion.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @anna, creo que todo en su justa medida está bien. Además, somos un pueblo dicharachero con un mes al año (agosto) donde todos los días hay fiestas en alguna población.

  • Pingback: Chary

  • Pingback: La invencion de la servilleta « Ir de tapas

  • Pingback: juandoming

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    en la bodas tirando bolas de pan con la servilleta ^__^

  • Pingback: María Mar Sánchez

  • Pingback: Paola Magariños

  • Pingback: zcgt21

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Oscar, y cosas peores…

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Genial historia del genial Leonardo ¡me encanta!
    Un beso enorme

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @laMar, el gran Leonardo de para un blog solo para él.

    Un beso Chary.

  • Pingback: Aitor Estevez

  • Pingback: Fiaris.

  • teresa

    ¿ Le quedó algo por inventar a De Vinci ? porque le dió tiempo a todo y eso que antes vivían menos años que hoy Besos

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @teresa, es lo que tiene ser un genio universal.

    Un beso

  • Pingback: Eduardo Rojas

  • http://paseandohistoria.blogspot.com Kassiopea

    Tienes razón, no hemos cambiado mucho. Después de una buena comida de esas que se organizan por diversión o para celebrar algo con amigos es inevitable que el mantel acabe hecho un desastre.

  • Pingback: Sirio Gabriel

  • Pingback: Carlos Suasnavas

  • Pingback: Gladyzs

  • Pingback: inghilt ∴

  • http://gladyzs.clipp.es/ Gladyzs

    Vaya, yo pensé que las servilletas eran un invento moderno, nada más lejos de la realidad. Genial post, hoy no me fui a la cama sin aprender algo nuevo ;)

    Besos.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Kassiopea, si sólo fuera el mantel, no estaría mal :)

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Patri

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Gladyzs, pues si lo has aprendido en este rincón… me doy por satisfecho.

    Un beso

  • Pingback: José Mª García

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: costampla

  • Pingback: Eduard Girbau

  • http://www.proconsi.com Proconsi

    Que bueno, impresionante e irónico.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Proconsi, muchas gracias

  • http://fernandosolera.com Fernando Solera

    Mi tocayo ha aportado una anécdota la mar de curiosa. Jamás imaginé que la servilleta también tuviera su historia ;)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Fernando, creo que a todo se le puede dar su minuto de gloria, incluso a la servilleta.

  • Pingback: Chema García

  • http://mequeda.blogspot.com/ Domingo

    Desde hoy trataré con mayor reverencia ese trozo de tela que me acompaña en cada comida.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Domingo, supongo que en honor del maestro Leonardo, no?

  • Pingback: Mauricio Javier

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Parece que todo le llamaba la atención, de lo más grande a lo más pequeño. nunca deja de asombrarme cada dato nuevo que me entero de Leonardo.

    Un saludillo.

    PD: ¿Qué hubiera opinado de las servilletas de papel?

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Xurxo, creo que no sería muy partidario de las “usar y tirar”.

    Salu2

  • Pingback: Sergio Martinez

  • Pingback: Fernando Caceres L.

  • Pingback: Liliana Gonzalez

  • conchita monguilod

    En mi casa nos enseñaron a utilizar la servilleta, pero era tan divertido limpiarse con la manga cuando eran espaguetis, con la palma de la mano las migas del pan, y al final, para que te dejasen levantar de la mesa, doblabas cuidadosamente la servilleta que estaba desde el principio en el suelo.

    Ahora, han sacado unas servilletas muy modelnassss, que son como pelotitas, y cuando las mojas un poco se hinchan y son toallitas húmedas. Bueno, pues en un restaurante, vi como un señor ( llamemoslo así), pero que era pan, y se dispuso a echas barquitos en la salsa de la ensalada y se armó la gorda.

    En fin, hay que limpiarse con lo que más a mano tengas, pero nos acordaremos de Leonardo.

  • Pingback: José Luis Antúnez

  • Pingback: Olinca オリンカ

  • Pingback: Tienes una mancha: Historia de la servilleta « La Peña Bermeja

  • Pingback: Juanjo García Rojas

  • Pingback: Milton E. Quiceno

Switch to our mobile site