Me van a permitir el nombramiento honorífico del general chino Kang Ping como el “patrón de los eunucos”. Al final del post creo que estarán todos de acuerdo en este nombramiento.

El emperador chino Yung-Lo gobernó China entre 1402 y 1424. Era un poco paranoico, algo irascible, bastante desconfiado y , sobre todo, muy violento (una joya). En cierta ocasión, tuvo que emprender un viaje de varios días y dejó a su hombre de confianza, el general Kang Ping, al cargo de los asuntos de Estado y al cuidado de su bien más preciado, su harén. El general, conociendo el carácter del emperador, sabía que había muchas posibilidades de ser acusado de haber seducido a alguna de las concubinas del harén. Así que, decidió aplicar el dicho popular “más vale prevenir que curar” y se castró. Además, antes de que partiese el emperador, escondió su pene entre el equipaje de Yung-Lo.

A la vuelta, y confirmando las sospechas de Kang Ping, el emperador le acusó de haber frecuentado el harén y mancillado su honor. Kang Ping se dirigió al equipaje del emperador y sacó un frasco con su pene, demostrando su inocencia de tal acusación.

El emperador, conmovido por el gesto, le nombró jefe de sus eunucos y, tras su muerte, levantó un templo en su honor, nombrándole protector eterno de los eunucos.

Kang Ping pagó un alto precio por su lealtad.

Fuente: El libro de los hechos insólitos – Gregorio Doval

Share