Muchos desmanes y despropósitos se han cometido sobre el patrimonio histórico en nombre de la religión – recordemos como los talibanes destruyeron  los Budas de Bamiyán por considerarlos ídolos y, por tanto, contrarios al Islam – pero borrar una inscripción en una piedra de casi 600 años por el texto en latín “Inde Deus abest” (donde Dios no existe) me parece…

El actual Museo de Arqueología Submarina de Bodrum (Turquía), situado en el castillo de San Pedro de Halicarnaso, fue construido en 1420 por los caballeros de la Orden de San Juan. En sus calabozos apareció ” la peligrosa inscripción” que algún pobre desgraciado grabó en un momento de desesperación. En este tipo de celdas, en el siglo XV, sufriendo torturas, hambre, sed… cualquiera dudaría hasta de su nombre.

Castillo de San Pedro de Halicarnaso
En el 2006 el gobierno turco ordenó al director del Museo, Yasar Yildit, borrar la inscripción de la piedra porque

Dios está en todas partes y no es lícito ponerlo en duda

Ver para creer.

Share