• http://fernannn.blogspot.com/ fernando

    Me ha gustado esta historia. La contaré cuando vaya a Soria durante estas Navidades. un abrazo.

  • Arí­stides

    La historia es buena y la moraleja también.

    Un saludo

  • http://cristalescrito.blogspot.com Jose Jaime

    Si que fuere duramente castigado por su derrota, me ha gustado mucho leer la entrada.

    Abrazo

  • http://fernandosolera.com Fernando Solera

    Cada vez que paso por tu magní­fico blog me sorprendes con una nueva “historia de la historia”, casi siempre más curiosa que la anterior, Javier.

  • http://gabrielcastello.blogspot.com/ Gabriel Castelló

    Es lo más humillante que podí­an hacerle a un aristócrata romano… El honor lo era todo, por eso la carrera polí­tica de un patricio romano se llamaba Cursus Honorum…

  • http://mequeda.blogspot.com/ Domingo

    Escalofrí­os me entran sólo de pensarlo, y ya no sólo por la humillación que supone pasearse por ahí­ en cueros, sino por las inclemencias meteorológicas. Hoy, por ejemplo, con esta España azotada por las heladas, es un mal dí­a para emular a Hostilio. :P

  • Pingback: Los numantinos espectadores del primer streaptease público de la historia

  • http://memandalas.blogspot.com/ Mandalas

    Hola

    Conocí­a la historia de este cónsul. La humillación que sufrió fue espectacular, además del frí­o que pasó, me imagino que lo que más le debió de doler fue el orgullo.

    Un saludo

  • http://www.aquiestuveayer.com/ Max Birrax

    Y digo yo… ¿no se podrí­a aplicar esta norma a nuestros polí­ticos? Seguro que otro gallo nos cantarí­a… ¡Saludos!

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    El honor romano era una palabra llena de contenido y significado, ahora es una palabra vací­a y hueca sólo nombrada para justificar algún crimen.

    Un saludo y gracias por los comentarios.

  • http://aldea-irreductible.blogspot.com/2008/03/guillermo.html guillermo

    Curiosa historia. Y Gracias por la referencia jajaja

    Aprovecho para desearte Feliz Navidad y 2010.

    Un abrazo amigo.

  • http://blogs.andalunet.com/gonzalo Gonzalo

    Bonita historia.

    Algunas veces he reflexionado sobre el ingente esfuerzo que tuvo que hacer la todopoderosa Roma para dominar una tierra de salvajes como Hispania… y en mi imaginación he comparado la escena con la que -creo- ocurrirí­a hoy en dí­a. Cuántos hispanos soltarí­an la espada y correrí­an a postrarse, desnudos, ante el Cónsul que así­ se lo requiriese…

    En fí­n, que me meto en camisas de once varas.

    Aunque no comente casi nunca, como siempre un placer leerte.

    Y aprovecho: FELIZ NAVIDAD a la concurrencia.

  • Ciro

    No me parece que desnudarse como Hostilio sea un castigo. Hay quienes lo hacen por mucho menos. El cuerpo humano es una obra de arte y la piel nuestro primer vestido, por eso será que tiene 5 capas. El desnudarse todaví­a es un tabú. Entonces que piensan de los campos nudistas?, será que nunca han ido a uno. Tienen que ir para que vean ancianos, ancianas, niños y gente de todas las edades pasearse desnudos en forma natural, como debe ser.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    Hola Ciro.
    Tienes que entender que la anécdota ocurre en el año 137 a.C. no en la actualidad.

    Un saludo

  • http://www.lahistoriaenmislibros.com Eva

    Están locos estos romanos! :)

  • Manuel Guisande

    La verdad que tiene su gracia la historia. Cuántas cosas pasan que te sorprenden y gracias a gente como tu las aprendemos los demás. ¿Qué tal la conferencia?

  • Pingback: Archienemigos de Roma: Vercingétorix, el galo rebelde | Historias de la Historia

  • http://www.yahoo.com/ Deliverance

    Fell out of bed feeling down. This has bihgrtened my day!

  • Andazul

    Y eso que los franchutes galos, como Astérix y Obélix se chutaban con la pócima mágica de Panorámix. Ellos sí que se dopaban.

  • Pingback: Retógenes, el símbolo de la resistencia numantina

  • r

    Alguien debio decirles a los numantinos que Roma no olvida ni perdona…..pudieron evitarse la destruccion de su ciudad a manos de Escipion que curiosamente tambien destruyo otra terca ciudad, Cartago.

Switch to our mobile site