Archive for month: enero, 2013

¿Para qué servían en Roma las monedas en las que se representaban posiciones sexuales?

31 ene
31 enero 2013

Igual que hace poco descubrimos una moneda de Roma con la forma de un jamón, ahora tenemos las spintriae, monedas o fichas en las que se representaban distintas posiciones sexuales en el anverso y una numeración en el reverso…

spintriae

¿Para qué se utilizaban este tipo de monedas?

Las versiones más conservadoras, y menos originales, establecen que las spintriae (acuñadas en la época de César Augusto y su hijo adoptivo Tiberio) se acuñaron como burla a la campaña de moralidad que implantó César Augusto. Según Suetonio, por tener alguna de estas monedas en las que se representase al emperador en un burdel o letrina, te podían acusar de alta traición. También se dice que podrían ser fichas de algún tipo de juego.

Pero yo me voy a quedar con otras versiones mucho más originales…

Sabiendo que en Roma tenían todo perfectamente organizado -la prostitución estaba regulada por la licentia Stupri- no me extrañaría nada que hubiesen sido utilizadas como fichas en los lupanares. Al entrar al lupanar, se pagaba al leno -el propietario- el servicio contratado, éste te entregaba la spintriae que representaba dicho servicio y en la que el número del reverso indicaba el habitáculo donde serías atendido. Sobre la puerta del habitáculo estaba pintado el número y en su interior tenían una cama de mortero sobre la que se colocaba un colchón de paja o plumón; unas lucernas y una palangana para asearse eran el único mobiliario. En el de Pompeya, todavía pueden verse los arañazos en sus paredes, idénticos a las que hoy pueblan los aseos de medio mundo, mostrando frases tipo “Varinia ama a Marcelo”, “el hornero es un felón”, “Craso la tiene de un palmo” o “Cato se tira a Lucila”…

Y puestos a darles utilidades -ésta rayando lo cómico-, se dice que las spintriae también podrían haber sido utilizadas por los legionarios. En sus conquistas por medio mundo, los legionarios tenían que tratar con gentes de diferentes lenguas que eran desconocidas para ellos, así que utilizando las spintriae le decían a los prostitutas locales el servicio que querían…

spintria1

spintria2

spintria7

Fuentes e imágenes: Coins Weekly, Historia del arte erótico, The Straight Dope

Share

Lady Juliana, de barco de convictas a burdel flotante

29 ene
29 enero 2013

Con 800.000 personas en el siglo XVIII, Londres era la ciudad más grande de Europa donde se podían encontrar las mayores fortunas del Imperio británico y los barrios más míseros en los que indigentes, raterillos, prostitutas… simplemente sobrevivían. Los delitos contra la propiedad -la maldita costumbre que tienen los pobres de comer todos los días- eran los más frecuentes en una sociedad marcada por las grandes diferencias sociales. La amenaza de las penas de muerte impuestas bajo el Bloody Code (Código Sangriento), llamado así por la gran cantidad de delitos castigados con la pena de muerte (se pasó de 50 delitos en 1688 a más 220 a finales del XVIII), tampoco hizo disminuir el número de robos. Las cárceles estaban desbordadas y había que buscar una solución… La revolución americana, y la posterior independencia de los EEUU, paralizó el envío de convictos, así que la única manera de aliviar el problema de hacinamiento de las cárceles era establecer una colonia penal en la tierra descubierta por el capitán James Cook… Australia.

En mayo de 1787, partía de Portsmouth la llamada Primera Flota: 11 barcos (9 cargueros y 2 buques de guerra) con 756 presos (564 hombres, 192 mujeres) y 550 personas más entre funcionarios, guardia marinas y tripulación -algunos de ellos son sus familias- al mando del capitán Arthur Philip. El 18 de enero de 1788, y después de 8 meses de navegación, llegaban a Botany Bay. Aunque, en teoría, éste era el lugar para establecer la colonia, encontraron mejores condiciones en Sydney Cove donde, al final, se establecieron. La nueva colonia tuvo problemas desde el principio: enfermedades como el escorbuto y la disentería, marineros y funcionarios metidos a campesinos sin ninguna experiencia, herramientas de construcción de mala calidad, el ganado que habían traído se moría, enfrentamientos con los aborígenes…

Arthur Philip izando la bandera en Sydney Cove

Arthur Philip izando la bandera en Sydney Cove

Las noticias que llegaban de Australia no eran muy esperanzadoras, así que el gobierno británico decidió enviar un barco de mujeres. Este envío se apoyó en la teoría de que para que la colonia -en su inmensa mayoría compuesta por hombres- prosperase, necesitaba estabilidad y sólo se conseguiría creando familias. Y de paso, limpiaban un poco más las cárceles… enviaron 255 convictas.

El 29 de julio de 1789, partía de Plymouth el buque Lady Juliana con 225 prostitutas/rateras/estafadoras… rumbo a Australia. Las mujeres dormían en la cubierta inferior, pero algunas de ellas consiguieron mejores estancias emparejándose, e incluso casándose, con algún miembro de la tripulación. Elizabeth Barnsley, una conocida ladrona y estafadora, se procuró unas buenas estancias y montó un negocio muy lucrativo: un burdel flotante. Además de los miembros de la tripulación y los guardia marina que las custodiaban, tenían muchos clientes en los puertos donde hacían escala para comprar suministros: Islas Canarias, Río Janeiro, Ciudad del Cabo… Lógicamente, esta travesía tardó dos meses más que la anterior, sólo en Río de Janeiro estuvieron 45 días..

Lady Juliana

Lady Juliana

El 6 de junio de 1790, casi 2 años y medio después de la llegada de la Primera Flota, Lady Juliana llegaba a Australia. Después de las miserias y penurias pasadas por los colonos, pensaron que les llegaría un barco de suministros:

Una carga tan innecesaria y tan poco rentable como 222 mujeres, en lugar de un cargamento de provisiones (en palabras de los colonos)

A las tres semanas de la llegada del Lady Juliana, llegaba la Segunda Flota compuesta por cuatro barcos (Justinian, Surprize, Neptune y Scarborough) con suministros… y todo se calmó. A las mujeres que llegaron a bordo del Lady Juliana, se les podría considerar como las madres fundadoras de Australia. Elizabeth Barnsley consiguió el dinero suficiente y regresó a Inglaterra.

Fuentes e imágenes: The Lady Juliana And The New World, The Second Fleet Transports – Lady Juliana, The First Fleet

Share

Los Trece de la Fama… y los otros olvidados

27 ene
27 enero 2013

La versión oficial de los Trece de la Fama dice…

Francisco Pizarro inició la conquista del Perú en 1524 con ciento doce hombres y cuatro caballos en un sólo navío. Sus socios Diego de Almagro y Hernando de Luque se quedaron en Panamá con la misión de contratar más gente y salir posteriormente con ayuda y víveres. A finales de septiembre de 1526, cuando habían transcurrido dos años de viajes hacia el sur afrontando toda clase de inclemencias y calamidades, llegaron a la isla del Gallo exhaustos. El descontento entre los soldados era muy grande, llevaban varios años pasando calamidades sin conseguir ningún resultado. Pizarro intenta convencer a sus hombres para que sigan adelante, sin embargo la mayoría de sus huestes quieren desertar y regresar. Allí se produce la acción extrema de Pizarro, de trazar una raya en el suelo de la isla obligando a decidir a sus hombres entre seguir o no en la expedición descubridora. Tan solo cruzaron la línea trece hombres: los “Trece de la Fama“, o los “Trece caballeros de la isla del Gallo“.

Por este lado se va a Panamá, a ser pobres, por este otro al Perú, a ser ricos; escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere.

Los Trece de la Fama

Los Trece de la Fama

Hay varias versiones sobre el nombre de aquellos trece, pero… ¿Sólo eran trece?

Como aquí nos gusta buscar esos héroes anónimos u olvidados, hemos encontrado algún protagonista más… un mulato (parece que era un esclavo que acompañaba a Alonso de Molina), según citó el historiador Antonio de Herrera y Tordesillas en la Historia general de los hechos de los castellanos en las Islas y Tierra Firme del mar Océano que llaman Indias Occidentales (1601): “13 hombres y un mulato“. Recordemos que los conquistadores utilizaron cargueros indios y esclavos africanos que, además, fueron excluidos de las narraciones por los cronistas. Según Francisco de Xerez, escribano oficial de la expedición, aunque menciona el hecho sin entrar en detalles, sí dice que fueron 16 los que se quedaron con Pizarro.

¿Por qué se da por buena la versión de trece del escritor Garcilaso de la Vega, llamado el Inca Garcilaso, “el primer mestizo biológico y espiritual de América“?

El problema fue que estos Trece de la Fama se asociaron con los trece a los que se les otorgó el título de hidalgos en la Capitulación de Toledo con Isabel de Portugal el 26 de Julio de 1529, cuando realmente aquel reconocimiento fue una justa recompensa por ser los que más sufrieron a su lado en la terrible y sacrificada espera. Así que, lo único que podemos asegurar es que, como mínimo, fueron trece. Para la historiografía no debía quedar muy bien “los como mínimo Trece de la Fama“.

Fuentes: Mentiras más comunes en la Historia de Perú, El mito de los trece de la isla de Gallo, La identidad del sujeto afroperuano

Share

¿Será la Estatua de la Libertad una copia de la nuestra, hecha 30 años antes?

24 ene
24 enero 2013

La Estatua de la Libertad (Statue of Liberty), es uno de los monumentos más famosos de Nueva York, de los Estados Unidos y de todo el mundo. Se encuentra en la isla de la Libertad al sur de la isla de Manhattan, junto a la desembocadura del río Hudson y cerca de la isla Ellis. La Estatua de la Libertad fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y como un signo de amistad entre las dos naciones. Fue inaugurada el 28 de octubre de 1886 en presencia del presidente estadounidense de la época, Grover Cleveland. La estatua es obra del escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi.

Statue_of_Liberty

El 18 de febrero de 1879, Bartholdi registró la patente en estos términos:

Una estatua que representa Libertad que ilumina el mundo: consiste en un personaje femenino vestido, con un brazo levantado, portando una antorcha, mientras que el otro sostiene una tabla grabada, y con una diadema sobre la cabeza. El rostro tiene rasgos clásicos, pero graves y tranquilos, con el cuerpo ligeramente vencido del lado izquierdo para que la pierna de ese lado mantenga el conjunto en equilibrio [...] Queda prohibida su reproducción por cualquier procedimiento conocido en arte escultórico, bajo forma de estatua o estatuilla, en alto o bajorrelieve, en metal, en terracota, estuco de París o cualquier otro compuesto plástico.

En 1855, algo más de 30 años antes si tenemos en cuenta la fecha de inauguración, nosotros ya teníamos nuestra Estatua de la Libertad -obra del zaragozano Ponciano Ponzano (1813-1877)- con… demasiadas similitudes.

Estatua de la Libertad de Madrid

En 1853 se encargó a Ponzano una estatua para coronar el panteón de tres ilustres políticos liberales: Agustín Argüelles, Juan Álvarez Mendizábal y José Calatrava. De unos dos metros de altura, está hecha de un bloque de mármol de Carrara desbastado por el genovés Tito Nicoli y en palabras del artista:

La Libertad será gallarda, joven, ligeramente vestida, cubrirá su cabeza con un gorro frigio, despidiendo rayos de luz que saldrán de entre su bulliciosa cabellera [...] en su mano diestra mostrará haber roto un yugo -símbolo del sometimiento- que pisará con el pie, dando a la otra pierna mayor función sustentadora [...] En la otra mano portará un cetro.

[Como toque de humor, y para darle más fuerza a la idea de libertad, Ponciano colocó junto al pie derecho un gato]

Hoy puede contemplarse en el Panteón de Hombres Ilustres de Madrid. Cuando Ponciano falleció, era tan pobre que la Real Academia de San Fernando tuvo que hacer una aportación económica -disfrazada como una compra de dibujos- para poder enterrarlo… Ahora, cada uno que saque sus propias conclusiones.

Fuentes e imágenes: Madrid a fondo, Mis fotos de Madrid, Heraldo de Aragón (edición papel 20/01/2013)

Share

El día que Sidney Poitier le pidió un préstamo al presidente de los EEUU para regresar a casa

22 ene
22 enero 2013

En 1963, Sidney Poitier consiguió ser el primer actor afroamericano en ganar el Óscar al mejor actor por su interpretación en Los lirios del valle, pero los comienzos no fueron fáciles.

Sidney Poitier con el Oscar.

Sidney Poitier con el Oscar.

Aunque él siempre se ha considerado bahameño, nació en Miami -porque uno no nace donde quiere, sino donde le pilla a su madre- lo que le sirvió para adquirir la nacionalidad estadounidense. En 1927, cuando sus padres se encontraban en Miami, nacía Sidney… un niño sietemesino. Sus padres decidieron quedarse en Miami para que su bebé prematuro recibiese la atención adecuada. A los tres meses, y con el pequeño ya recuperado, volvieron a Cat Island (Bahamas). A los 10 años, en busca de una vida mejor, se trasladaron a Nasau, la capital. En enero de 1943, a 15 años de edad, Sidney Poitier dejó a su pobre familia de agricultores en Nassau y regresó a los EEUU -tierra de oportunidades- buscando un futuro para él y su familia.

Como otros muchos actores, tuvo que pasar las de Caín: dormir en la calle, trabajar fregando platos e incluso mintió para alistarse en el Ejército… Con 17 años, y viendo que allí no tenía futuro, decidió regresar a Bahamas, pero tampoco tenía el dinero suficiente para pagar el pasaje. Así que, sin ningún complejo, decidió enviarle una carta al presidente Roosevelt:

Estimado Presidente Roosevelt,

Mi nombre es Sidney Poitier y estoy aquí en los Estados Unidos en la ciudad de New York. Yo soy de Bahamas. Me gustaría volver a Bahamas, pero no tengo el dinero suficiente. Me gustaría pedirle un préstamo de $ 100. Yo se lo devolveré cuando llegue a Bahamas. Echo de menos a mi madre y a mi padre, extraño a mis hermanos y hermanas, y echo de menos mi casa en el Caribe. Me parece que no he conseguido acostumbrarme a los Estados Unidos, especialmente al clima frío, y por eso le pido como ciudadano americano un préstamo de $ 100 para volver a casa. Yo se lo devolveré y le estaré eternamente agradecido.

Su compatriota,

Sidney Poitier

Mientras esperaba respuesta, y el dinero para regresar a casa, se unió al American Negro Theater (ANT) – un grupo de teatro del Harlem que daba una oportunidad a los actores principiantes- donde pronto comenzó a despuntar. Lógicamente, el Presidente nunca contestó… se habría perdido un gran actor.

Fuentes e imagen: This Life – Sidney Poitier, The Angeles Time

Share

La primera peineta, como gesto despectivo, que apareció en una fotografía

20 ene
20 enero 2013

El gesto tan utilizado hoy en día de levantar de forma obscena el dedo corazón manteniendo la mano cerrada – la peineta – tiene su origen en la antigua Grecia. En la obra Las nubes del dramaturgo Aristófanes, en el 423 a.C., mostró su animadversión hacia Sócrates. En esta comedia, un labriego poco instruido queda sorprendido al conocer la existencia de los versos dáctilos – en la métrica grecolatina, el dáctilo es un pie compuesto por una sílaba larga seguida de dos breves – que explica el poeta. El labriego piensa que al hablar de dáctilo Sócrates se refería a dedo, así que levanta el dedo corazón y pregunta: ¿éste tal vez? El gesto se extendió rápidamente como sinónimo de zafiedad y llegó hasta nuestros días.

El autor de la primera peineta fue el lanzador profesional de béisbol Charles Gardner Radbourn, apodado Old Hoss, en una fotografía del equipo Boston Beaneaters fechada en 1886. Radbourn jugó 12 temporadas en la Major League Baseball (MLB): Buffalo Bisons (1880), Providence Grays (1881–1885), Boston Beaneaters (1886–1889), Boston Reds (1890), and Cincinnati Reds (1891). En 1884, Radbourn se convirtió en el segundo lanzador de las Grandes Ligas de Béisbol en ganar una triple corona y, además, todavía ostenta el récord de victorias en una temporada con 60. En 1939 fue incluido en el Salón de la Fama.

Boston Beaneaters

Old Hoss

Después de retirarse, Radbourn abrió un exitoso salón de billar en Bloomington (Illinois) pero en un accidente de caza perdió un ojo. El resto de sus días los pasó recluido en su casa por la vergüenza que le producía su aspecto. Después de sufrir los efectos de la sífilis durante varios años, Radbourn murió en Bloomington en 1897.

Fuentes e imágenes: Ooze, Sports Yahoo

Share

Los cuernos que provocaron una guerra civil en Roma

17 ene
17 enero 2013

Fulvia, esposa de Marco Antonio, fue una mujer que se rebeló contra el rol que le atribuía la sociedad de Roma -el de mera comparsa- y que jugó un papel importante en las decisiones de su propio marido -igual que en sus dos anteriores matrimonios- y, por tanto, del segundo triunvirato que gobernó Roma (Marco Antonio, Octavio y Marco Emilio Lépido). Mientras Marco Antonio estaba en Egipto -concretamente en la cama de Cleopatra-, Octavio se estaba ganando el favor de los romanos y, lo que es peor, de las legiones que habían combatido con Antonio, pero Fulvia no se iba a quedar de brazos cruzados… utilizando sus armas de mujer -en este caso de mujer mala- consiguió que el hermano pequeño de su marido, Lucio Antonio, reclutase 8 legiones para enfrentarse a Octavio. Sus intenciones: llamar la atención de Marco Antonio obligándole a regresar a Roma -”arrancarlo de los brazos de aquella zorra“- y recuperar el poder perdido.

La 1ª mujer no mitológica en aparecer en una moneda

La 1ª mujer no mitológica en aparecer en una moneda

En el 41 a.C, y tras la ofensiva de Octavio, Lucio Antonio se replegó a la ciudad de Perusia (actual Perugia) esperando el regreso de su hermano y las negociaciones de Fulvia con las legiones acantonadas en la Galia… pero nadie llegó en su auxilio. Las tropas de Octavio sitiaron la ciudad y ante la dificultad de tomarla decidió rendirla por hambre. Durante los dos meses que duró el asedio, se produjo una batalla de SMS de época… los honderos -famosos eran los baleares- estuvieron lanzando proyectiles (de piedra o plomo) en los que grababan frases: “pete culum Octaviani” (para el culo de Octavio), “Luci Antoni calve, Fulvia, culum pandite” (Lucio Antonio calvo, Fulvia muéstranos tu culo)… y otras menos jocosas “Esureis et me celas” (aunque lo ocultéis os estáis muriendo de hambre).

proyectiles

Tras dos meses de asedio, en la llamada hambruna perusina, Lucio rindió la ciudad. Fluvia huyó a Grecia y Lucio fue exiliado con el compromiso de no volver a Roma. Cuando Marco Antonio regresó a Roma, culpó a su mujer de la guerra y se casó con la hermana de Octavio, Octavia la Menor, para demostrar públicamente su reconciliación con Octavio.

Fuentes: The New York Times, History of Information

Share

El mejor Servicio Postal, igual te enviaban un edificio que un niño

15 ene
15 enero 2013

No seré yo quien se queje de nuestro servicio de Correos, pero nada comparable al United States Postal Service (USPS)… hace un siglo.

En 1913,  en EEUU se ponía en marcha el Servicio Postal. Los envíos de paquetes  mediante este servicio comenzaron a popularizarse y ello permitió estimular la economía rural, gracias a que los pequeños agricultores y comerciantes estadounidenses podían vender sus productos en cualquier punto del país -venta puerta a puerta sin moverse de casa- y a unos precios muy competitivos. Igualmente, ellos podían adquirir medicinas y otros productos de difícil acceso… Hecha la ley, hecha la trampa. Vernal, una pequeña población perdida en Utah, estaba experimentado un rápido crecimiento y William H. Coltharp, un hombre de negocios, decidió que ya era hora de que su pueblo tuviese un edificio de ladrillo en el que, además, se abriría un banco. El problema era que la fábrica de ladrillos más cercana estaba en Salt Lake City, a casi 200 Km. de Vernal, y el transporte tradicional habría multiplicado por cuatro el precio de los ladrillos.

Vernal Utah Freight Wagon

William H. Coltharp, tirando de ingenio y sabiendo que los precios de los paquetes postales eran muy bajos para promocionar el servicio, hizo números para ver si le salían las cuentas utilizando el Servicio Postal para trasladar los 80.000 ladrillos que necesitaba para construir el edificio; respetando las normas del servicio -los ladrillos debían estar perfectamente embalados en cajas que no superasen las 50 libras (22,5 kg)- suponía enviar 40 cajas al día… los números cuadraban. Pero los ladrillos no recorrieron solamente los 200 Km, sino 640 Km. en tren, con varios trasbordos, siguiendo la línea establecida por el Servicio Postal. Los carteros que sufrieron aquel suplicio, elevaron sus quejas ante el Director General, Albert S. Burleson. Éste, comprendió que los envíos de este tipo podían colapsar el servicio y, aunque permitió que se completasen todos los envíos de ladrillos, se modificaron las normas limitando los envíos a 90 Kg. por remitente y día.

No es la intención del Servicio Postal de Estados Unidos que los edificios sean enviados por correo.

William H. Coltharp había enviado un edificio por correo. El banco se completó al año siguiente y fue apodado “The Parcel Post Bank” por los lugareños. El edificio aún existe y sigue albergando un banco.

Zions Parcel Post Bank Vernal

Zions Parcel Post Bank Vernal

Como he dicho antes, mediante este servicio se mandaban  frutas, mantequilla, verduras, pollitos… pero hay constancia de que también se llegaron a enviar dos niños por Servicio Postal. El 19 de febrero de 1914, según el National Postal Museum, uno de los paquetes más extraños fue el enviado en Idaho, de Grangeville a Lewiston, de 21,8 Kg… una niña de 4 años llamada May Pierstorff. Los padres de la niña decidieron enviarla con sus abuelos pero les parecía muy caro el billete del tren y, aprovechando una laguna en en la normativa del Servicio Postal, pagaron 53 centavos en sellos -pegados en su ropa- y la enviaron por correo. La niña viajó en el mismo tren pero en el vagón del correo y fue entregada en la casa de sus abuelos por un cartero llamado Leonard Mochel.

Otra vez tuvo que intervenir el Director General de Correos y, ahora, prohibir el envío de niños por correo.

(Nota: la foto no corresponde al envío de  May pero es representativa del artículo)

cartero niños

Fuentes e imágenes: Banking by mail, Genealogy Bank, Smithsonian Libraries

Share

Un juez de paz que no tenía muy claro lo de la decisión salomónica

13 ene
13 enero 2013

Todos conocemos el pasaje bíblico del Juicio de Salomón (decisión salomónica) en el que se describe el recurso utilizado por el rey de Israel para averiguar cuál de las dos mujeres era la madre del niño vivo:

Una de las mujeres dijo: “Mi hijo es el que vive y tu hijo es el que ha muerto”; la otra: “No, el tuyo es el muerto y mi hijo es el que vive.”» Y añadió el rey:
—Traedme una espada.
Y trajeron al rey una espada.
—Partid en dos al niño vivo, y dad la mitad a la una y la otra mitad a la otra.
Entonces la mujer de quien era el hijo vivo habló al rey:
—¡Ah, señor mío! Dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis.
—Ni a mí ni a ti; ¡partidlo! —dijo la otra.
Entonces el rey respondió:
—Entregad a aquélla el niño vivo, y no lo matéis; ella es su madre.

Juicio de Salomón

Juicio de Salomón

Los Juzgados de Paz en nuestro país suelen ser órganos judiciales unipersonales con jurisdicción en el ámbito local en el que no existe un juzgado de primera instancia y, generalmente, los jueces de paz no suelen ser letrados. Se busca la solución de los conflictos vecinales mediante conciliación entre las partes, siguiendo las costumbres particulares de la comunidad donde el juez presta sus servicios. Uno de estos jueces que ejercía en un pueblo leonés -cuyo nombre no voy a citar- a mediados del siglo pasado, tuvo que enfrentarse a un caso como el de Salomón. Dos vecinas del pueblo, que vivían pared con pared y compartían patio, dieron a luz en fechas cercanas pero uno de los bebés había nacido muerto. Ambas decían que el bebé vivo era el suyo y acusaban a la otra de haberlo robado la noche anterior aprovechando que compartían el patio. El juez de paz, conocedor de la decisión salomónica -aunque muy por encima, como veremos- advirtió al secretario que trajese una espada pues iba a utilizar el recurso del rey de Israel.

Llegado el momento, el juez pidió la espada al secretario y dijo:

Voy a partir en dos a esta criatura para dar a cada madre una de sus mitades.

El caso es que ninguna de las madres abrió la boca y ante aquella situación fue el secretario el que gritó:

No lo permitiré.

El juez, dando un golpe con el mazo, sentenció:

Remigio -que así se llamaba el secretario- tú eres la madre de la criatura; es para ti.

Fuente: Anécdotas de la Historia – Pancracio Celdrán Gomáriz

Share

Judy, el único perro reconocido como prisionero de guerra

10 ene
10 enero 2013

La perra Judy, un pointer inglés, fue el único perro reconocido como prisionero de guerra y, además, el gobierno británico la condecoró con la Medalla Dickin, que reconoce el mérito de los animales en tiempos de guerra.

Judy nació en algún lugar de Shangai y siendo un cachorro fue adoptado como mascota por la tripulación del HMS Gnat de la Royal Navy pasando más tarde al cañonero HMS Grasshopper. En 1942, el cañonero fue torpedeado por los japoneses y quedó muy dañado. Aún así, la tripulación consiguió llegar hasta una isla deshabitada… más de 50 hombres abandonados a su suerte sin apenas comida y sin agua. Después de dos días, apareció Judy y, tras recibir las carantoñas de sus compañeros, comenzó a escarbar hasta que… encontró agua dulce y les salvó la vida. Consiguieron salir de la isla cuando se hicieron con un junco chino, pero fueron capturados por los japoneses y llevados al campo de prisioneros de Medan en plena selva. Como no querían abandonar a su salvadora, Judy estuvo camuflada durante varios días en un saco de arroz. Ya en el campo, la perrita fue adoptada por el aviador inglés Frank Williams y juntos compartían la escasa ración de comida. Pero Judy no era sólo una mascota, siempre estaba vigilante y avisaba cuando en los barracones entraba alguna serpiente o cuando se acercaban los guardias a los que incluso llegó a atacar -llevándose algún culatazo que otro-. Viendo que aquella actitud hacia peligrar la vida de Judy, Frank logró convencer al oficial de más alta graduación de los prisioneros para que solicitase al comandante japonés que la registrase como prisionero de guerra. Aprovechando un día que el sake corrió por el campo de prisioneros, y ayudado por todo lo que pudieron reunir para sobornarlo, firmó los papeles… Judy se convirtió en el prisionero de guerra 81A.

Frank Williams y Judy en el campo de Medan

Frank Williams y Judy en el campo de Medan

En junio de 1944, los prisioneros fueron trasladados a Singapur pero durante el viaje el barco fue atacado y Frank decidió lanzarla al agua para salvarla de los proyectiles. El barco se hundió y los prisioneros que no murieron durante el ataque fueron capturados. Frank fue llevado a otro campo… pero sin Judy. Conforme iban llegando el resto de prisioneros, llegaban noticias de Judy: había salvado a varios prisioneros acercándoles trozos de madera para que no se ahogasen e incluso llevándolos hasta la orilla… pero pasaban los días y Judy no aparecía. Hasta que un día cuando estaba trabajando en la jungla, un animal salió de entre la espesura y se lanzó a los brazos de Frank… era Judy. Estaba muy delgada, sucia y tenía una herida en una pata con la marca del ataque de un cocodrilo. Aquella inmensa alegría fue un estimulante para todos y un consuelo en aquellas duras jornadas de trabajo, hambre y enfermedades.

En 1945, cuando terminó la guerra, los prisioneros fueron liberados y embarcados hacia Liverpool pero… las mascotas no estaban permitidas a bordo. No hubo problema, todos ayudaron a Frank a camuflar a Judy para que les acompañase de regreso a casa. Ya en casa, Frank, acompañado de Judy, se dedicó a visitar a los familiares de los soldados que no habían regresado. Judy fue entrevistada por la BBC con motivo de las celebraciones de la victoria al año siguiente y solamente dijo “guau, guau, guau”. Estuvieron juntos hasta que en 1950, con 13 años, a Judy se le detectó un tumor y Frank tuvo que sacrificarla.

El día que recibió la medalla Dickin

El día que recibió la medalla Dickin

Share

Switch to our desktop site