Sé que puede parecer un error el título de este post – victoria y humillante – pero…

Kiska es una isla de las Rat Islands que forman parte del archipiélago de las Aleutianas. En 1867 los Estados Unidos adquirieron el territorio continental de Alaska y sus archipiélagos occidentales al Imperio ruso, incluyendo la isla de Kiska.

En 1942 el almirante Yamamoto ordenó un ataque sorpresa sobre las islas Midway para establecer un perímetro defensivo frente al poderío americano. Dentro de esta operación, y como maniobra de distracción, también estaba previsto tomar las islas Kiska y Attu. Dejaremos a un lado la batalla de Midway y nos centraremos en la pequeña isla de Kiska. El 6 de junio de 1942 las fuerzas navales japonesas tomaron Kiska custodiada por una pequeña guarnición de nueve soldados, un teniente… y su perro. Sólo era una pequeña isla volcánica cubierta de nieve… pero era una espinita clavada en el orgullo americano y, además, muy cerca de suelo continental americano.

Tropas embarcan hacia Kiska

Durante varios meses se bombardearon las islas, Kiska y Attu, y el 15 de agosto de 1943 se inició la operación terrestre para tomar la isla. Un ejército compuesto por:

  • 34.426 soldados aliados (unos 5.000 canadienses y el resto marines americanos)
  • 95 barcos (incluyendo 3 acorazados, 2 cruceros y 19 destructores)

Frente a este poderío militar… NADIE. Los japoneses aprovechando el mal tiempo de los últimos días, que impidió volar a los aviones de reconocimiento americanos, y la densa niebla habían abandonado la isla.

Pero lo peor de todo estaba por llegar, el ejército aliado tuvo 200 bajas y más de 300 heridos (fuego amigo, trampas, el destructor USS Abner Read explotó al golpear una mina en el puerto…)

Fuentes e imagen: Canadian Heroes, McClatchy, Find Articles,

Share