• Pingback: Blogs con EÑE

  • Pingback: Blogs Culturales

  • Pingback: Pizcos

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Ante situaciones extremas, utiliza la imaginación (Albert Einstein)

  • Pingback: Ante situaciones extremas, utiliza la imaginación

  • xavi

    Exelente historia! me ha encantado (corta pero intensa jeje).

  • Pingback: Ante situaciones extremas, utiliza la imaginación | El Noticiero

  • http://www.asturiex.com/contactos contactos asturias

    Excelente anécdota, estaría bien que posteases mas asi de ocurrentes, saludos.

  • Pingback: senovilla

  • muesli

    “… tuvieron que liberar al acusado, y jamás volvieron a molestarlo.”
    Que tuvieron que liberar al acusado parece razonable.
    Pero que jamás volvieran a molestarlo… no creo. Si eso pasara, en la edad media o hoy en día, ese verdadero autor que era una persona influyente y que había comprado el juez… no créeis que se tomaría su venganza con el pobre hombre por haberle jodido el plan?

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    Digamos que su vida ya no corrió peligro, otra cosa es que le estuviesen haciendo la vida imposible.

  • Pingback: Ante situaciones extremas, utiliza la imaginación - apezz.com

  • Nate

    ¿Es esto verídico?

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    Lamentablemente, los juicios divinos eran muy frecuentes en la Edad Media.
    Pero eran mucho más crueles:
    1. Duelo o reto.- cada parte elegí­a un campeón que, con la fuerza, debí­a hacer triunfar su buen derecho (en los pueblos germánicos este combate era consentido si la disputa se referí­a a tierras o dinero).
    2. Prueba del hierro candente.- el acusado debí­a coger con las manos un hierro al rojo durante un cierto tiempo, si en sus manos habí­a signos de quemaduras era culpable. Otra variedad de esta ordalí­a era coger un objeto pesado que se encontraba en el fondo de una olla de agua (o aceite) hirviendo.
    3. Pan y el queso.- el acusado debí­a comer cierta cantidad de pan y queso, si era culpable Dios enviarí­a un ángel para apretarle el gaznate de modo que no pudiese tragar.
    4. Prueba del agua.- se ataba al imputado de modo que no pudiese mover ni brazos ni piernas y después se le echaba al rí­o (o al mar), se consideraba que si flotaba era culpable y si se hundí­a era inocente. Se pensaba que el agua siempre estaba dispuesta a acoger en su seno a un inocente mientras rechazaba al culpable. Esta ordalí­a tení­a un pequeño inconveniente, ya que el inocente se podí­a ahogar; así­ que hubo que pulirla.

  • Pingback: EmilioWar

  • Pingback: Francisco Rubio

  • Pingback: Fabiana Perazzi

  • Pingback: Sergio A. Hernández

  • Pingback: Noel Martinez

  • http://cienciadifusa.wordpress.com Ciencia Difusa

    Jaja, muy buena anecdota, sea real o inventada, me voy a la cama con una sonrisa en la cara.

    SAludos!

  • Pingback: In situatii extreme, foloseste-ti imaginatia | Some things will never change

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Ciencia Infusa, Con eso me doy por satisfecho

  • Pingback: Ante situaciones extremas, utiliza la imaginación. - apezz.com

  • http://www.blogunah.com/ ARIEL Castellanos

    Hola amigo, gracias por tomarte tu tiempo y dejar tu comentario en mi humilde blog de estudiantes de Honduras.

    Tengo una pregunta, como sabias que había publicado esa entrada en mi blog? como te diste cuenta? y bueno, lo de los enlaces, siempre es costumbre mia poner la fuente.

    Salu2

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    Hola Ariel.

    En Google Analytics se puede configurar para que te avise cuando se cita o enlaza tu blog.

    Un saludo

  • http://mequeda.blogspot.com/ Domingo

    Un hombre corriente expuesto a una situación límite es un genio en potencia. El miedo, la adrenalina, el querer sobrevivir, nos vuelve más listos, más audaces y nos agudiza el ingenio, no cabe duda.

  • http://comafinal.blogspot.com/ Concheria

    ¡NO TAN RÁPIDO! ¿como demonios sabía el hombre que el juez era corrupto y que había puesto dos papeles con la palabra “Culpable”? lo que el hombre hizo, al no saber que decía, tiene el mismo valor que si lo hubiera hecho normalmente…

  • Pingback: Raúl Ternavasio

  • http://www.lauritart.wordpress.com Laura

    Es genial.
    Tu página va directa a marcadores :D

  • http://enmalaga.eu/ Antonio

    Imaginación no le faltó, y eso fue precisamente lo que le salvó la vida.

Switch to our mobile site