Tag Archive for: cientí­ficos

La primera separación con éxito de siameses se produjo en el siglo XVII

14 feb
14 febrero 2013

Los siameses son aquellos gemelos cuyos cuerpos siguen unidos después del nacimiento con una frecuencia de un caso cada 200.000 nacimientos. Si hoy en día, con la tecnología del siglo XXI y dependiendo de los órganos que tengan unidos, es una operación de riesgo… en esta historia estamos hablando del siglo XVII.

El autor de este milagro, porque en el siglo XVII se debe catalogar así, fue el cirujano y obstetra suizo Johannes Fatio en 1689. Fatio nació en Berna, curso estudios de medicina en esta ciudad y obtuvo el doctorado en la Universidad de Valence (Francia). Centró su trabajo en los problemas y enfermedades que padecían los niños, convirtiéndose en un reputado pediatra. Además, publicó varios estudios y libros con los tratamientos adecuados que, por temas ajenos a la medicina, fueron destruidos. Era un especialista en pequeñas intervenciones quirúrgicas hasta que en 1689 tuvo que enfrentarse al mayor de retos… separar a las siamesas Elisabet y Catherina.

Fatio

El caso es que tuvo suerte de que fuesen siameses de los llamados xifópagos, generalmente unidos sólo por tejido blando y que no comparten órganos vitales -a menudo, como en este caso, el hígado pero ya sabemos que es capaz de regenerarse completamente-. Así que, poco después de bautizarlas ya que pensaban que no sobrevivirían a la operación, Fatio y un equipo médico del que sólo se sabe que formaba parte el alcalde de Basilea (¿?), realizaron con éxito la intervención de separar a Elisabet y Catherina. Pero el momento más brillante de su carrera pronto se vio empañado por temas políticos…

siameses

El gobierno de la ciudad estaba formado por un Consejo que poco a poco fue cayendo en manos de las poderosas corporaciones de banqueros y altos comerciantes, y acabaron por repartirse el poder entre unos pocos. En 1691, se produjo el caos cuando el pueblo intentó recuperar el poder y en un principio así fue… pero la ciudad no tardó en ser recuperada por los poderosos y Fatio, como cabecilla de la revuelta, fue encarcelado, torturado y asesinado. Sus libros fueron confiscados y quemados por las autoridades. Sólo se salvó The Helvetic Reasonable Midwife (¿La comadrona razonable Helvética?) -escrito después de la intervención de las siamesas- pero no fue publicado hasta 1752.

Fuentes e imágenes: US National Library of MedicineNational Institutes of Health, The First Successful Separation of Conjoined Twins in 1689, altbasel,

Share

Las mujeres no deben votar por sus deficiencias psicológicas y fisiológicas, decía un eminente científico

18 dic
18 diciembre 2012

El 28 de marzo de 1912, el eminente bacteriólogo e inmunólogo británico Almroth Wright – también llamado Sir Almost Right (Sir Casi Correcto) por los polémicos enfoques de sus estudios – escribió una carta publicada por The Times en la que sostenía que las mujeres no deberían poder votar, y de hecho deberían mantenerse alejadas de la política, debido a supuestas deficiencias psicológicas y fisiológicas. Lógicamente, aquella carta provocó indignación y un aluvión de cartas dirigidas al periódico. De entre todas, destacó una con el título One of the Doomed (Una de las condenadas) escrita por CSC… detrás de estas iniciales estaba Clementine Spencer-Churchill, la esposa del futuro Primer Ministro del Reino Unido Winston Churchill.

Winston y Clementine poco antes de casarse

La carta en cuestión:

30 de marzo de 1912.
Para el editor de The Times.
Señor,
Tras leer la ingeniosa y sesuda exposición de Sir Almroth Wright sobre las mujeres tal y como él las conoce, la cuestión parece no ser si deberían votar las mujeres, sino si no sería mejor eliminarlas por completo. He quedado tan impresionada por la disquisición de Sir Almroth Wright, apoyada como está por tanta experiencia científica y personal, que he llegado a la conclusión de que se debería poner fin a las mujeres.

Aprendemos de él que se desequilibran en su juventud, que de vez en cuando sufren de hipersensibilidad y sinrazón, y que su presencia molesta e irrita a los hombres en su vida y en sus actividades diarias. Si inician una actividad profesional, la tosquedad de sus mentes las convierte en socias indeseables para sus colegas masculinos. Durante su vida sufren graves y continuados desórdenes mentales y, si bien no es locura, muchas de ellas tienen que ser encerradas.

Siendo esto así, ¿cuánto mejor y más feliz no sería el mundo si simplemente se pudiera eliminar a las mujeres? Es aquí donde miramos a los grandes científicos ¿Es realmente un caso desahuciado? Sin duda las mujeres han debido de tener algún tipo de utilidad en el pasado, de lo contrario, ¿cómo podría esa detestable tribu haber sido tolerada hasta ahora? Pero, ¿podemos asegurar que serán indispensables en el futuro? ¿No puede la ciencia darnos alguna seguridad, o al menos un ápice de esperanza de que estamos en vísperas del descubrimiento más grande de todos, es decir, cómo mantener una raza masculina con medios puramente científicos? [...]

Obedientemente suya,
C.S.C.
(“Una de las condenadas”)

Fuentes: Clementine Churchill: the biography of a marriage; Letters of Note

Share

El mejor libro de medicina de la historia

04 nov
4 noviembre 2012

Herman Boerhaave (1668 – 1738)  médico, botánico y humanista holandés fue considerado como una de las figuras más notables de la medicina europea que llegó a ocupar diversas cátedras en la Universidad de Leiden. Su doctrina intentaba combinar las concepciones clásicas con las teorías patológicas aparecidas en el siglo XVII. Sus aportaciones se recogen en dos textos no demasiado extensos: las Institutiones medicae y los Aphorismi.

Herman Boerhaave

Pero lo que se desconocía era su sentido del humor, sobre todo, mortis causa. Tras su fallecimiento legó un libro sellado titulado “Los secretos más exclusivos y más profundos del arte médico“. Este libro, todavía sellado, se vendió en pública subasta y fue adquirido por 20.000 dólares en oro.  El autor de la obra y su imponente título merecían la pena.

Cuando el anónimo propietario rompió el sello se encontró con un libro completamente en blanco, salvo la primera página en la que se podía leer una nota:

Conserve la cabeza fresca, los pies calientes y hará empobrecer al mejor médico del mundo.

Esto ya me lo decía mi abuela

Share

La eugenesia en EEUU: más de 65.000 personas fueron esterilizadas

17 oct
17 octubre 2012

Hasta la década de 1970 fueron varios los países que aplicaron programas de eugenesia para la mejora de los rasgos hereditarios buscando la higiene racial. Aunque el caso más conocido sea el de la Alemania nazi, hubo otros muchos países que aplicaron este tipo de programas, como el caso de Suecia del que ya hemos hablado, o el de EEUU que hoy trataremos.

Según un informe sobre la eugenesia del Gobernador de Carolina del Norte:

El concepto de eugenesia fue creado a finales de 1800 por el científico británico Sir Francis Galton. El modo de pensar en ese momento era usar la selección genética utilizada en caballos pura sangre y otros animales de cría para crear una clase de personas que no tenían rasgos inferiores. Indiana se convirtió en el primer estado en la nación en aprobar una ley eugenesia en 1907.

En total, 33 Estados de los EEUU han reconocido que llevaron a cabo programas de esterilización durante el siglo XX. En un principio estaban dirigidos únicamente a personas ingresadas en instituciones mentales pero, a medida que pasaron los años, se fue ampliando el grupo de colectivos que sufrieron estos programas: alcohólicos, epilépticos, ciegos o sordos, mujeres consideradas promiscuas, criminales, los etiquetados como débiles mentales… Y, según la Fundación de las Víctimas de la Eugenesia:

A fines de 1940, el Departamento de Bienestar Público comenzó a promover la esterilización como solución a la pobreza…

Más de 65.000 personas fueron esterilizadas en los EEUU… en la mayoría de ocasiones sin su conocimiento. A fecha de hoy, sólo siete de los 33 Estados que tenían programas de esterilización lo han reconocido públicamente y se disculparon con las víctimas. Sólo Carolina del Norte ha tomado medidas para compensar a las víctimas por daños y perjuicios.

La primera víctima de un caso de esterilización en Virginia fue Carrie Buck en 1924. Carrie vivía con sus padres adoptivos, John y Alice Dobbs, pero a los 17 años su vida se vio truncada… un sobrino de los Dobbs la violó y la dejó embarazada. Ante aquella situación, los Dobbs decidieron ingresar a Carrie en Virginia Colony for Epileptics and Feebleminded, una Institución para epilépticos y débiles mentales donde ya había sido ingresada su madre años antes por prostitución. Carrie, una niña normal de 17 años, se vio encerrada para ocultar un escándalo que mancharía el apellido de los Dobbs. Se le acusó de promiscua y débil mental, y fue condenada a la esterilización.

Carrie y su madre en la Institución

Carrie decidió luchar y recurrió ante la Corte Suprema de Justicia en el llamado caso Buck contra Bell (John Bell era el acusador como director de Virginia Colony for Epileptics and Feebleminded). Bell utilizó el hecho de que madre e hija habían sido ingresadas en la Institución y que el gen Buck era deficiente. Además, el abogado de Carrie, Irving Whitehead, era amigo personal de Aubrey Strode, el legislador que había escrito la ley de esterilización de Virginia… Carrie estaba sentenciada. En 1927, por ocho votos a uno, la Corte Suprema confirmaba la esterilización. En el fallo del Tribunal se incluían justificaciones como:

Tres generaciones de imbéciles son suficientes…

Pero no quedaba todo aquí… el hijo de Carrie se entregó a sus padres adoptivos y, además, su hermana pequeña también fue esterilizada, aunque no se enteró hasta años más tarde porque, en teoría, iba a ser sometida a una intervención de apendicitis.

Carrie y su primer marido

Y para no terminar con mal sabor de boca, hoy os quiero recomendar la novela histórica “La loba de al-Andalus” de mi amigo, y paisano, Sebastián Roa. Además, gracias a Ediciones B, entre todos los que dejen un comentario en este post o en el de la página de Facebook se sortearán 2 ejemplares de la novela.


Mediados del siglo XII. La última gran taifa de al-Ándalus se halla en su momento de mayor prosperidad: ciudades felices y lujosas se extienden desde la desembocadura del Ebro hasta las costas de Almería y gozan de la paz y la amistad de los reinos cristianos; los trovadores recorren sus caminos, se componen los cantares de gesta y la poesía andalusí ameniza banquetes y orgías.
Al frente de ese reino están un hombre y una mujer: el rey Lobo, un musulmán descendiente de cristianos y llegado al trono por méritos propios, curtido en las guerras de frontera y fiel cumplidor de sus pactos con los cristianos, y su favorita Zobeyda, mujer de legendaria belleza e inteligencia sibilina, que persigue el cumplimiento de una extraña profecía.

Un mundo olvidado. Un relato épico. Una novela magistral. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto leyendo. Sebastián Roa es un torrente literario incontenible. Santiago Posteguillo

Fuentes: USA Today, Mercola, Universi

Share

¿Cómo consiguieron evitar las deportaciones nazis dos pequeños pueblos de Polonia?

04 oct
4 octubre 2012

En la conferencia de Munich de 1938, Alemania recupera los Sudetes (zona fronteriza con Checoslovaquia) con el consentimiento de Francia y Gran Bretaña. La debilidad de los occidentales hizo crecerse a Hitler y dudar a Stalin. Las ideologí­as marxistas y nazi, diametralmente opuestas, convergí­an en intereses comunes y llegaron a un acuerdo. Los planes de Hitler pasaban por  la invasión de Polonia, pero tení­a que buscar pretextos que la justificasen; pues dicho y hecho, recuperar el corredor de Pomerania (en Prusia) y el puerto báltico de Danzig (antiguos territorios alemanes, ahora controlados por Polonia). Las pretensiones anexionistas de Alemania por el Oeste y de la Unión Soviética por el Este (parte de Polonia estuvo bajo control ruso), colocan a Varsovia en el centro del huracán. Ante la pasividad de Francia y Gran Bretaña, el 25 de agosto de 1939 los ministros de exteriores ruso, Molotov, y alemán, Ribbentrop, firma un pacto de no agresión… La sentencia de Polonia estaba firmada.

Soldados alemanes “rompen” la frontera polaca

Además, en Polonia se establecieron 5 campos de exterminio: Chelmno, Belzec, Sobibor, Treblinka y Auschwitz-Birkenau. De las deportaciones masivas a los campos se libraron dos pequeños pueblos de Polonia (Rozvadow y Zbydniowie) gracias al ingenio de los médicos Lazowski y Watulewicz. Uno de sus paisanos, que iba a ser deportado a uno de los campos, les suplicó que hiciesen algo para evitarlo… ¿Qué podían hacer dos médicos de pueblo? Una guerra biológica defensiva.

Lazowski y Watulewicz habían comprobado que la prueba de Weil–Felix – utilizada para diagnosticar las infecciones por Rickettsias responsables del mortal tifus – daban falsos positivos con la bacteria Proteus OX19 que, aunque con efectos secundarios, no es mortal. Así que, decidieron inyectarle la bacteria Proteus OX19 y luego se envió una muestra de sangre a los alemanes para su análisis. La prueba de Weil-Felix dio positivo por tifus y el joven se salvó. Visto el éxito de este ensayo, decidieron propagar la infección a escala masiva en los pueblos de Rozvadow y Zbydniowie. Los alemanes, temiendo una epidemia de tifus, decidieron poner los pueblos en cuarentena y enviaron a su propio equipo médico a la zona.

Lazowski y Watulewicz pensaron que el equipo médico destaparía su engaño pero tuvieron suerte… El equipo estaba compuesto por un viejo médico y dos jóvenes enfermeros. Los polacos demostraron su hospitalidad ofreciendo en su honor un pantagruélico banquete e ingentes cantidades de vodka. El médico alemán, un poco afectado ya por el vodka, decidió que fuesen los bisoños enfermeros a inspeccionar el pueblo; éstos, con más miedo a la infección que ganas por hacer su trabajo, quedaron impresionados cuando los polacos les mostraron el último muerto por el tifus – era un anciano que había muerto por anemia -. El equipo médico quedó convencido y abandonaron el lugar.

Lazowski y Watulewicz salvaron a 8.000 personas de la deportación… y la muerte.

Fuentes: Podlsky.Typhus, Proteus 0X19, Polands Biological Defensive

Share

Manías y extravagancias en nombre de la Ciencia.

19 ago
19 agosto 2012

A lo largo de la historia se han cometido muchos errores en nombre de la Ciencia, unas veces por la escasez de medios disponibles y, otras, por simples cabezonerías o manías de los científicos. Estos son algunos de esos errores o manías…

Theodor Ludwig Wilhelm Bischoff (1807 – 1882) fue un biólogo y anatomista alemán. Profesor universitario de Anatomí­a y de Fisiologí­a. Uno de sus estudios “más importantes” trataba sobre el cerebro humano. Determinó que el peso medio del cerebro de los hombres era de 1.350 gr. y el de las mujeres 1.250 g. Como era seguidor de la teorí­a “el tamaño sí­ que importa“, su conclusión final:

la capacidad intelectual de los hombres era mayor que la de las mujeres.

En 1868 es nombrado miembro extranjero de la Royal Society (es la sociedad cientí­fica más antigua del Reino Unido y una de las más prestigiosas de Europa). Cuando murió donó su cuerpo a la Ciencia – craso error – y se averiguó que su cerebro pesaba 1.245 gr.

Henry Cavendish fí­sico y quí­mico británico (1731-1810) es especialmente conocido por sus investigaciones en la quí­mica del agua y del aire y por realizar importantes investigaciones sobre la corriente eléctrica. De gran fortuna, sin esposa ni hijos, excéntrico, tí­mido e introvertido, no tuvo trato cercano con casi nadie. Las sirvientas de su casa tení­an orden expresa de no cruzarse con él bajo amenaza de despido, de manera que se comunicaba con ellas mediante notas. Pero hasta tal extremo llegaba su maní­a de no tratar con nadie que, no contando con los aparatos y utensilios necesarios para medir la potencia eléctrica, por no encargárselo a otros, decidió medir esa potencia eléctrica consigo mismo, calculando su fuerza por el dolor, más o menos fuerte, que le producí­an las descargas.

Isaac Newton reconocido como uno de los científicos más grandes de todos los tiempos tiene una anécdota que parece confirmar la máxima “todos los genios son despistados”. Mientras trabajaba en sus investigaciones no le gustaba ser molestado pero tenía una gata que continuamente maullaba para entrar y salir de la casa. Así que, hizo un agujero en la parte inferior de la puerta – gatera – para que el felino no le molestase. Como la gata tenía la costumbre de pasear por el barrio y flirtear con los vecinos, felinos lógicamente, pasó lo que tenía que pasar… nacieron varios gatitos.

Newton hizo en la puerta otros agujeros más pequeños para los gatitos.

El investigador holandés Martinus Willem Beijerinckh (1851-1931) afirmaba que “un hombre de ciencia debe permanecer soltero“. Así­, llegó a despedir de su laboratorio a un colaborador… ¡que se habí­a casado!

Gaspar Balaus medico y poeta del siglo XVII tení­a una maní­a que, a la postre, le acabarí­a costando la vida: estaba convencido que estaba hecho de mantequilla. Esta creencia le llevó a evitar cualquier fuente de calor (una chimenea, una lámpara, etc) para no derretirse. Un dí­a muy caluroso, con un sol inmisericorde, temió fundirse y se arrojó de cabeza a un pozo, donde murió ahogado.

El gran Leonardo da Vinci, pintor, científico, ingeniero, inventor, anatomista, escultor, arquitecto, urbanista, botánico, músico, poeta, filósofo… (el Windows del Renacimiento) fue pionero en muchas de las disciplinas a las que se dedicó. Una de las disciplinas en las que Leonardo trabajó fue la Anatomía humana. Sus estudios anatómicos recogidos en el “Manuscrito Anatómico” (1510-1511) se centran en los intentos de comprender el funcionamiento del cuerpo humano. Además, se sirvió de sus artes pictóricas para elaborar dibujos detallados del cuerpo humano. Como ya he dicho antes, debido a las limitaciones propias de la época cometió algún “pequeño” error:

El pene estaba conectado con los pulmones que eran los que les insuflaban el “aliento” necesario para la erección.

Charles-Édouard Brown-Séquard (1817 – 1894) fue un fisiólogo y neurólogo mauriciano conocido por ser el primero en describir el llamado síndrome de Brown-Sequard aunque también es el autor del elixir de la vida (que yo me he permitido denominar “testiculina“). El 1 de junio de 1889, con 72 años, ante la Société de Biologie en París, informó que había aumentado su fuerza física, su agilidad mental y el apetito por la auto-inyección de un extracto derivado de los testículos de perros y conejillos de Indias. Además, alivió su estreñimiento y alargó el arco de su orina (auténtica muestra de vigor). La poción que se inyectaba estaba compuesta por una pequeña cantidad de agua en la que se diluía una mezcla de la sangre de venas testiculares, el esperma y, por último, el jugo extraído de un testículo, aplastado inmediatamente después de que haya sido extirpado
de un perro. Las conclusiones de su estudio son irrefutables:

  • La longitud promedio del chorro de orina durante los diez días anteriores a la primera inyección era inferior a la de los veinte días siguientes.
  • Después de los primeros días de mis experimentos he tenido una gran mejoría en lo que respecta a la expulsión de materia fecal.

Recopilación de varios post publicados.

Share

Condiciones que puso Einstein a su mujer para seguir juntos

16 may
16 mayo 2012

Aunque Albert Einstein y Mileva Maric no se casaron hasta 1903, un año antes ya habían sido padres de Lieserl que, lamentablemente, falleció antes de cumplir un año. Este hecho, desconocido hasta 1986 cuando se descubrió un lote de cartas entre Albert y Mileva, truncó la prometedora carrera académica de Mileva. En 1903 se casan en Berna (Suiza) y Mileva se dedica a criar sus hijos, Hans Albert (1904) y Eduard (1910), y a seguir a su marido a los diferentes destinos laborales: Berna, Zurich, Praga y Berlín.

Einstein y Mileva

La relación comenzó a deteriorarse y el traslado a Berlín, al que Mileva se opuso desde el principio, acabó por darle la puntilla. A pesar todo, y pensando en sus hijos, decidieron continuar juntos… pero con las condiciones que Einstein le impuso a su, todavía, esposa:

  1. Deberás asegurarte de:
    • mantener mi ropa y la del hogar en buen estado.
    • servirme tres comidas en mi habitación.
    • mantener mi dormitorio y el estudio limpios, y debe quedar claro que mi mesa de trabajo es para mi uso exclusivo.
  2. Renunciarás a cualquier tipo de relación personal conmigo en la medida en que no sean estrictamente necesarias por razones sociales. En concreto, renunciarás a:
    • sentarte en casa junto a mi.
    • pasear o viajar juntos.
  3. Tendrás en cuenta los siguiente puntos:
    • no mantendremos relaciones íntimas, ni me reprocharás nada.
    • dejarás de hablarme si yo te lo pido.
    • abandonarás mi dormitorio o estudio inmediatamente, y  sin protestar, si te lo pido.
  4. Te comprometerás a no menospreciarme delante de nuestros hijos, ya sea con palabras o hechos.

En un principio, Mileva aceptó aquellas condiciones pero, como era de esperar, no duró mucho. En 1914, Maric abandonó Berlín con sus hijos y se trasladó a Zurich. El 14 de febrero de 1919 se divorciaron. ¡Qué difícil es vivir con un genio!

Fuente e imagen: Lists of Note vía kurioso

Share

Los estudios científicos más extraños de nuestros días

09 may
9 mayo 2012

Las consecuencias de rebajar el déficit, a costa de los recortes presupuestarios en Ciencia y Educación, van a suponer un lastre demasiado pesado para nuestra sociedad (pan para hoy y hambre para mañana). Aunque, lamentablemente, también hay estudios científicos para los que haber destinados fondos supone un insulto a la propia Ciencia. Estos son algunos ejemplos:

 

Share

La dieta milagro de hace un siglo.

29 abr
29 abril 2012

Las dietas milagro, esas que prometen el adelgazamiento rápido y sin apenas esfuerzo, no son exclusivas de nuestros días en los que el culto al cuerpo, para muchos, se ha convertido en una obsesión. Además, en la mayoría de ocasiones no responden a fundamentos nutricionales y/o científicos. Si quieres adelgazar sin ningún tipo de esfuerzo… ¡Pon una tenia en tu vida!

El producto en cuestión era Sanitized Tape Worms y prometía el rápido adelgazamiento sin ningún tipo de ejercicio, sin efectos secundarios y, sobre todo, comiendo lo que quieras. Además, sólo hacía falta una única toma de esta maravillauna cápsula que contenía una cabeza o huevo de tenia. Para darle más credibilidad comenzaron a correr rumores de que la soprano Maria Callas la había utilizado e incluso los jinetes profesionales (jockey). La verdad es que Maria Callas sufrió la consecuencias de una tenia pero no por el uso de este producto milagroso sino por la ingesta de carne cruda.

La realidad es que había muchas más probabilidades de enfermar que de perder peso porque aunque se anuncie sin efectos secundarios, el caso es que sí los tiene…

Dolor y molestias abdominales, calambres, cólicos, diarrea, náuseas, mareos, vómitos, vértigo, dolor de cabeza, cansancio, mala absorción, anorexia, dolor muscular, estreñimiento, carencia de vitaminas, anemia, obstrucción intestinal, perforación yeyunal, apendicitis, pancreatitis…

Fuentes e imagen: BBC, Fit and Health

Share

Convertir el trigo en oro, patente número 14.204

26 feb
26 febrero 2012

Ya hablamos en su momento de Hennig Brand, un comerciante alemán al que la dote de su esposa le permitió dedicar su tiempo al noble arte de la alquimia para conseguir oro destilando orina… al final descubrió el fósforo. Hoy volvemos a la carga con otro iluminado que pretendía convertir el trigo en oro… y registró la patente.

Patente Británica nº 14.204 otorgada el 27 de octubre de 1884 a Harry Fell para convertir el trigo en oro. El método en cuestión es algo así:

Hacer una mezcla de granos de trigo y paja cortada, mitad y mitad, y dejarla macerar en agua durante 10 horas a una temperatura de 59º F (15º C). Tras las 10 horas colar la mezcla y dejarla reposar en un recipiente de barro poco profundo durante 24 horas a una temperatura de 60º (15,5º C). Transcurrido ese tiempo, la película que cubre el líquido… era oro.

Que sepáis que yo ya estoy en el proceso de dejar reposar la mezcla… me faltan 12 horas. Si mañana no escribo nada, no me busquéis.

Fuentes: Science, The Stupid History of the Human Race – Bob Fenste

Share

Switch to our desktop site