El monarca abrió la posibilidad de que los equipos nacionales pudieran añadir a su nombre el término “real” y a su escudo una corona, señas de identidad que se mantienen hoy en día. Así que hoy descubriremos por qué existen en el fútbol algunos clubes que tienen en su nombre este adjetivo, y para ello retrocederemos hasta los inicios de este deporte en el país, a comienzos del siglo XX.

En un momento en el que en España reinaba Alfonso XIII, un nuevo pasatiempo comenzaba a causar furor prácticamente en todo el territorio nacional. El fútbol llegaba desde Inglaterra y triunfaba en nuestra sociedad, que comenzó a organizarse para formar clubes y federaciones. La ilusión por este nuevo deporte también llegó a la parte más noble de la sociedad, concretamente al Rey, quien abrió la posibilidad de poder incluir en el nombre de los equipos que lo solicitaran el término “real”, además de introducir una corona en su escudo. Aunque la gran mayoría de los clubes que lo solicitaban conseguían el tan ansiado regalo, había ciertos trámites que seguir. Lo primero era conceder a Alfonso XIII el cargo de presidente honorífico, lo que permitía al monarca acudir gratis a las mejores localidades del estadio los días de partido. El Rey era fiel seguidor del fútbol y tenía una gran afición por un deporte que comenzó a explotar en la segunda mitad de su reinado. Con el nombramiento realizado, el club en cuestión debía postularse de manera formal ante la Casa Real mediante un escrito en el que se hacían constar los datos del club: año fundación, número de socios… Facilitaba mucho las cosas si la presentación la hacía algún personaje relevante, como un político de la ciudad del club. Y, al poco tiempo, se admitía o desestimaba la propuesta de manera oficial.

 

La Coruña, pionera en este asunto

Los dos primeros clubes de la historia en conseguirlo fueron el Club Coruña y el Deportivo de La Coruña, ambos en 1908. El primero ya ha desaparecido, mientras que el segundo, aunque ahora en Segunda, fue uno de los más grandes de España durante los años 90 y 2000. Tras ellos llegaron otros muchos, algunos desaparecidos y otros que siguen paseando el adjetivo por los campos de España y del mundo entero. De entre estos últimos, podemos destacar a la Real Sociedad (1910), el Real CD Espanyol y el Real Sporting de Gijón, que lograron el título en 1912, el Real Betis Balompié (1914), el Real Club Recreativo de Huelva (1916) o el Real Madrid (1920), precisamente el club más laureado de todos los tiempos y uno de los favoritos según las apuestas en las competiciones UEFA cada temporada.

Como nota reseñable, al término del reinado de Alfonso XIII y con la llegada de la Segunda República, el gobierno obligó a estos equipos a retirar el término “real” del nombre y la corona de su escudo. Pero tras la Guerra Civil y en el periodo de la dictadura se les volvió a reconocer, añadiéndose a este “selecto” grupo el Real Jaén. Además, con el regreso de la monarquía, en 1975, la Casa Real volvió a estar abierta a aceptar solicitudes de los equipos que lo requiriesen, como así ha ocurrido con varios clubes como el Real Aranjuez CF o el Real Burgos, entre otros.