• Pingback: Abdul Hamid II, el sultán que prohibió los bolsillos

  • Pingback: Bitacoras.com

  • cayetano gea

    Estaba totalmente obsesionado. No le faltaban razones.
    Por cierto, con esa nariz y los bigotes me recuerda mucho a Alfonso XIII. A lo mejor eran parientes y todo.
    Un saludo.

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Será que le poder los haces semejantes…
      Un saludo

  • jairo F Quindos

    vaya persoaje el Sultan, sin duda execesivo recelo y finalmente se quedo sin trono, tanta paranoia para nada

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Con sus decisiones y crueldad, él mismo se creó buena parte de sus enemigos.

  • David .G

    Hola Javier,
    Yo creo que esa “paranoia” estaba más que justificada.
    A mí también me recuerda a Alfonso XIII jeje.

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Yo creo que era excesiva… llegó a matar a su propia hija.

      • David .G

        Si él no se fiaba ni de su sombra y estaba tan a la defensiva, viene su hija (o quien sea) y le da un susto, pues lo primero que se le pasaría por la cabeza sería: me vienen a matar, saco la pistola y disparo.
        No es cuestón de justificar (ni mucho menos) si no de ser comprensivo.
        Un historiador tiene que ser imparcial, ni machacar ni enaltecer.

        • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

          Interpretar hechos pasados con la mentalidad actual y labrada en un mundo occidental es un error… y yo muchas veces lo cometo :) )

  • http://www.oscarvelazquez.es/ Oscar

    Pues ami me recuerda a Borat, pero con el bigote mas largo. Paranoico compulsivo

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Pero mucho menos gracioso y natural.

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com.es/ Kikas

    Y las crónicas le describirían como un gobernante ponderado…

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Ya sabes que la historia es caprichosa… todo depende de quién la escriba.

  • unmagma@hotmail.com

    pues no tendría la conciencia tan tranquila si pensaba que todo el mundo se lo queria cepillar,a él y a su bigote.

  • awacat

    A eso se le llama no vivir..
    Un beso

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Ni él ni los que le rodean…
      Un beso

  • Pingback: Abdul Hamid II, el sultán que prohibió los bolsillos « APHU

Switch to our mobile site