Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, España se declara neutral (BOE, 4 de septiembre de 1939):

Constando oficialmente el estado de guerra que por desgracia existe entre Inglaterra, Francia y Polonia de un lado y Alemania del otro, ordeno por el presente la más estricta neutralidad a los súbditos españoles, con arreglo a las leyes vigentes y a los principios del Derecho Internacional.

En 1940, y ante la entrada en la guerra de Italia, se declara no beligerante (BOE, 13 de junio de 19640):

Extendida le lucha al Mediterráneo por la entrada de Italia en guerra con Francia e Inglaterra, el gobierno ha acordado la no beligerancia de España en el conflicto.

Esta nueva posición era, como mínimo, ambigua y a nadie extrañaba las simpatías del Régimen y de parte del ejército con las Fuerzas del Eje. Varios puertos españoles sirvieron de refugio para los navíos alemanes e italianos. Uno de los enclaves más utilizados fue el puerto de Santa Isabel, en la isla de Fernando Poo (Guinea española). En 1942, este puerto daba cobijo a tres barcos del Eje, las lanchas alemanas Likomba y Bibundi y el buque italiano Duchessa D´Aosta cargado con suministros para los submarinos alemanes. Un agente británico que operaba en la isla informó a Londres… los británicos pusieron en marcha la Operación Postmaster. El 14 de enero partía desde Lagos (Nigeria) el capitán Gus March-Philipps al mando de un comando británico de cuarenta hombres, entre los que se encontraban tres españoles republicanos exiliados, dividido en dos grupos: el primero debía hacerse con el control del Duchessa D’Aosta y el segundo de las dos lanchas. Aprovechando una noche sin luna y tras apagarse el alumbrado público, los comandos pudieron entrar en el puerto y, aunque tardaron más de lo previsto, media hora más tarde la flotilla ya navegaba por aguas internacionales escoltados por la corbeta Violet de la Royal Navy.

HMS Violet

Cuando las autoridades portuarias se dieron cuenta del robo, el gobernador ordenó que un aeroplano Havilland Dragon Rapide, de la compañía Iberia, tratara de localizar los tres barcos… y, por primera vez, un avión de Iberia fue equipado con armamento (ametralladoras y bombas de mano) y sus tripulantes militarizados. El avión no consiguió localizar a los barcos y España elevó una protesta ante la embajada británica por el ataque en aguas soberanas españolas, pero el gobierno de Londres se excusó diciendo que se encontraron los buques en alta mar y que solamente los condujeron al puerto de Lagos. Y para rizar el rizo, los buques capturados fueron rebautizados y utilizados por Reino Unido en la guerra como transporte de flota y material de guerra. El Duchessa d’Aosta volvió a control Italiano una vez finalizado el conflicto.

Fuentes e imágenes: Piratas en Guinea, Operación Postmaster,

Share