• Pingback: Carta de un judío al gobierno francés en la II Guerra Mundial

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Carta de un judío al gobierno francés en la II Guerra Mundial

  • Olivia Ardey

    Mi tío vivía en París en el distrito XX y en la escuela pública del barrio hay una placa de bronce en memoria de los 20 niños alumnos de ese colegio, deportados a un campo de exterminio por orden del gobierno de Vichí. Cada ver que pasaba por allí se me hacía un nudo en la garganta de pensar en aquellos niños franceses vendidos por sus propios compatriotras, por su gobierno,… Terrible.

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      El recuerdo de una tragedia y, a la vez, una traición.

  • Pingback: Carta de un judío al gobierno francés en la II Guerra Mundial | Reflejos | Scoop.it

  • http://www.oscarvelazquez.es/ Oscar

    El régimen de Vichy es la vergüenza de la República (coño hablo como un francés) no olvidemos la cantidad de judíos que entrego a los Nazis

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Es lo que tiene llevar tanto tiempo allí…

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com.br/ Kikas

    La grandeur francesa a su máximo exponente
    Por cierto, la misma carta podían haber mandado miles de judios alemanes a Hitler…

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Que incuso al principio le apoyaron…

  • Eva

    Eso los judíos franceses y los judíos alemanes que también levantaron aquel pais? En fin que crímenes de estos sin sentido sabemos lo aficionados que eran los alemanes a ellos. En cuanto a la perla para Franco, qué decir, nada que seguro que limpiaba la espada a diario y por eso estaba tan limpita ella.

  • Pingback: Carta de un judío al gobierno francés en la II Guerra Mundial | Historia-DBH-BATXILERGOA | Scoop.it

  • fernando garcia

    Soy hijo de familia safardi y soy oscuro de piel.El racismos de parte de la familia safardi hacia la familia de mi madre y hoy en dia contra el pais mio Puerto Rico es para notar. Cuando un padre le da golpes a sus hijos, cuando sus hijos crecen tambien le dan golpes a sus hijos.Tratamiento por traumas son nesecario.

  • Escarcedes

    El general Petain hizo más por Francia que todos los Dgaulles y los comunistas parisinos juntos (Sartre, Picasso, reocordémos, trabajaron, cobraron y vivieron tranquilamente con y del gobierno de ocupación alemán, una ocupación absolutamente ligth, si se me permite el anglicismo.
    Petain salvó la armada, la segunda más importante del mundo en esos momentos, pues Hitler se la podría haber apropiado y dió la cara mientras aquellos que la historia ha consagrado (de momento, la verdad siempre acaba por relucir) huían como ratas a cobijarse en un país extranjero, luchando desde un micrófono de radio a buen recaudo. Gran Bretaña, el país que acojío al desertor Degaulle, destruyó la armada francesa en sus puertos de Africa y del Sur, ganándose el odio de toda la oficialidad y la marinería francesa hasta que dicha generación falleció: tán vil escabechina de los amigos de Degaulle no se les pudo olvidar ya más.
    Degaulle hizo lo correcto, mantener la nación derrotada con la mayor autonmía y dignidad en vez de refugiarse en la nación que propició tan estúpida guerra. Respecto a sus ideas, era un hombre de ideas clásicas y conviene no olvidar que en Francia, las ideas liberales del general Degaulle habían fracasado, no ya en el campo de batalla, sino en el de las ideas. Los movimientos de regeneración nacional estaban mucho más fuertes y eran favorables a la colaboración con Alemania, por tanto su legitimidad era total, comparada con la del colaboracionista británico. Éste llegó al poder por la fuerza de las armas norteamericanas, una ocupación mucho peor para Francia que la alemana, al menos así la consideraron muchos franceses que la vivieron. Francia como Inglaterra, por su obstinación en destruir la economía alemana (que no otro sentido tuvo para ésta la declaración de guerra de 1936 y sus más de veinte negativas a alcanzar un acuerdo que evitara la II Guerra Mundial, vería eclipsarse sus condición de potencia mundial.

Switch to our mobile site