• Pingback: Las bombas perdidas en Bélgica durante la Primera Guerra Mundial

  • Blanca

    Unos valientes con suerte, hasta ahora.

    Un beso

    • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

      Yo te puede asegurar, de estar en el caso del granjero, que no dormiría tranquilo por las noches…
      Un beso

  • http://licenciahistorica.blogspot.com.es/ Juan

    Tal como me contaron en mi visita a la capital germana, en el subsuelo de Berlín existen aun miles de bombas que no explotaron durante la invasión soviética del 45, y existe una unidad de la policía especializada en su desactivación. Aun en 1994 hubo víctimas mortales por culpa de una: http://licenciahistorica.blogspot.com.es/2011/08/ich-bin-ein-berliner.html

    Por otra parte, excelente entrada :)

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Gracias por el dato que desconocía.
      Saludos

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Esos son los efectos colaterales de la guerra. No podemos cerrar definitivamente el capítulo de las pérdidas humanas, podría haber alguna víctima más… aunque sea con forma de vaca.
    Un saludo.

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Mientras quede una sola bomba hay peligro. Son muchos los accidentes que se han dado por este motivo.
      Un saludo

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    En Verdún,pasa algo parecido, pero hay un equipo especializado para desactivarlas,se siguen encontrando montones de minas y proyectiles de mortero… una pena

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Son recuerdos de las miserias humanas.

  • Maq

    No publiques el comentario, pero por favor corrige la última frase, que estropea una historia por otro lado tan atractiva como siempre: “cuya posición exacta no se ha localizado todavía.”

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Tienes toda la razón… Gracias.

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com.br/ Kikas

    ¿Desde entonces se les llaman los Paises Bajos?
    No hay nada más natural que la resistencia al cambio, aunque pensandolo friamente, es lo más antinatural que existe en algunas ocasiones…
    Un día explotará y pedirán daños y perjuicios…

  • Pingback: Las bombas perdidas en Bélgica durante la Primera Guerra Mundial | APHU

Switch to our mobile site