Se llama Guerra de los Cien Años al conflicto bélico entre Francia e Inglaterra que, en realidad, duró 116 años, desde 1337 hasta 1453. Lógicamente, y por aproximación, sería más adecuado llamar la Guerra de los Cien Años a un conflicto bélico que duró 102 años… entre Montenegro y Japón.

La opresión del Imperio otomano sobre los pueblos eslavos de la Península Balcánica en el sureste de Europa, desencadenó varias rebeliones contra los turcos y, tras el apoyo del Imperio ruso a sus hermanos eslavos, estalló la Guerra ruso-turca (1877–1878). Tras el fin de las hostilidades y el Congreso de Berlín de 1878, a iniciativa de los británicos y presidido por los alemanes, los Balcanes se reorganizaban. Montenegro amplió su territorio y aseguró su, hasta ahora, precaria independencia. En 1904 dos imperios en expansión, el ruso y el japonés, pusieron sus ojos en los mismos territorios Corea y Manchuria (China)… comenzaba la primera gran guerra del siglo XX. Montenegro, en compensación por el apoyo prestado contra los turcos y creyendo apostar a caballo ganador, también le declaró la guerra a Japón. Los problemas internos de Rusia y el poderío de la marina japonesa decantaron el triunfo, contra todo pronóstico, del lado japonés. El 5 de septiembre de 1905, con la mediación del presidente norteamericano Theodore Roosevelt, las delegaciones rusa y japonesa firmaron el Tratado de Portsmouth (EEUU)… nadie acudió en representación de Montenegro.

Guerra ruso-japonesa

En 1991, durante el conflicto de los Balcanes, las repúblicas de Eslovenia, Croacia, Macedonia y Bosnia-Herzegovina se separaron de la República Federal Socialista de Yugoslavia quedando únicamente constituida por Serbia y Montenegro. Pasando en 2003 a denominarse Serbia y Montenegro. El 21 de mayo de 2006, en un plebiscito, el 55,4% de la población montenegrina apoyó la independencia de este territorio y el 3 de junio de 2006 el parlamento de Montenegro ratificó estos resultados proclamando la independencia del país, con lo que la confederación de Serbia y Montenegro dejaba de existir fragmentándose en dos estados: Serbia y Montenegro. Y en este punto es donde alguien se percató de que después de 102 años seguían en estado de guerra con Japón. A finales de junio de 2006, Akiko Yamanaka, viceministro de Relaciones Exteriores de Japón, viajó a Podgorica para firmar la paz y, así, poder reconocer a Montenegro como un estado independiente.

Montenegro

Fuentes: Daily Onigiri, History News Network, Tofugu,

Share