Fidel y Raúl Castro, Ernesto Guevara y Camilo Cienfuegos lideraron el movimiento revolucionario cubano que provocó la caída de la dictadura del general Fulgencio Batista, el 1 de enero de 1959, y la llegada al poder del líder del Ejército Rebelde: Fidel Castro. Una de la primeras medidas que tomó el nuevo régimen fue la prometida ley de reforma agraria, para lo que se creó el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) que se convertiría en el centro del poder del Estado cubano. Comenzaron las expropiaciones, nacionalizaciones y confiscación de bienes en manos de la clase alta, cercanos a Batista, y a algunas empresas estadounidenses así como la de otros países. Estas nuevas medidas también afectaron a un deporte tan imperialista como el golf, algunos campos fueron roturados para el cultivo otros convertidos en escuelas militares… sólo quedó el Varadero Beach.

A finales de 1962, poco después de la Crisis de los misiles, y como un guiño o muestra de paz al presidente J.F. Kennedy se disputó un partido de golf entre Fidel Castro y el Che. Lorenzo Fuentes, el periodista que cubría la noticia, y por indicaciones de Fidel, ya tenía el titular para el día siguiente “El presidente Castro desafía al presidente Kennedy a un partido amistoso de golf“. Como Fidel nunca había jugado al golf tuvo que recibir unas clases rápidas del Che que en su Argentina natal había sido caddie para ganar algo de dinero. El juego se convirtió en una pelea de gallitos a los que no les gustaba perder… al final, lógicamente, se impuso el Che. Sobre un campo de par 72, el Che hizo +55 y Fidel +78.

Cuando Lorenzo Fuentes escribió la crónica del partido no obvió un pequeño detalle que no gustó… Fidel había perdido el partido. Al día siguiente fue despedido y cayó en desgracia ante el régimen hasta que pudo huir a Miami.

Fuentes: The Wall Street Journal, The Independent

Share