• Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Almanzor

  • Pingback: Club Divoblogger

  • Pingback: Jose Serrano

  • Pingback: elbecario

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Emilio Ruiz

  • Pingback: José Mª García

  • Pingback: Santiago

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: Carmen Gijón

  • Pingback: Carmen Gijón

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Manuel Alqsar

  • Pingback: Manuel Alqsar

  • Pingback: JPVisionario

  • Pingback: JPVisionario

  • Pingback: Oce

  • Pingback: Oce

  • Pingback: Ricardo Balaguer

  • Pingback: Ricardo Balaguer

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: Mercedes HVdP

  • Pingback: Top Tuits

  • Pingback: Jesús del Río

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: Guillermo

  • Pingback: El prisionero que fue canjeado por 600.000 cigarrillos

  • José Serrano

    Los “vicios” mueven montañas.

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: unoalmes o más

  • Pingback: El prisionero que fue canjeado por 600.000 cigarrillos

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Manuel Cid Manso

  • http://fernandosolera.es Fernando Solera

    Esto me ha recordado a la guerra de Gila, en la que también se ponían de acuerdo en el horario de fuego cruzado.

    Un abrazo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @José, los días se hacían muy largos en las trincheras…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Ferando, o la película de “La Vaquilla” donde un bando ponía el papel de liar y los otros el tabaco.

    Un abrazo

  • Pingback: mariano

  • Pingback: Carlos Soler

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragan

    Como en algún comentario que te han dejado, en este caso el vicio más rápido de sufrir, y posiblemente el que más deprisa mata, fue el salvador de una persona. El oficial alemán sería nazi, cosa que no justifico, pero he de reconocer que pensaba en el bien de su tropa y, creo no equivocarme, para él la guerra era una circunstancia en la que tenía que participar teniendo en cuenta que, ante todo, quienes luchaban eran personas. Pero bueno, es una suposición tan solo. jaaajaja :)

    Un fuerte abrazo Javier :) )

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Chema, leyendo sus palabras “hacíamos una guerra despiadada pero decente“ es una suposición muy acertada.

    Un abrazo

  • Pingback: Javier Serrano

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Se lo voy a decir a Leyre…
    Fijo que te cierra el blog…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Kikas, si yo caigo… te arrastraré conmigo, si no caes tú antes que ya te deben estar vigilando.

  • Pingback: Alberto Corsín

  • Pingback: Gladyzs

  • Pingback: Jr. Durazno

  • Pingback: Daniel Malavé

  • Pingback: Rebeca_Ll

  • http://blogs.lavozdegalicia.es/manuelguisande Manuel Guisande

    Oye, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ENHORABUENA POR EL PREMIOOOOOOOOOO !!!!!!!!!!!!!!!. Yo lo intercambiaría por un paquete. Pues mira qué oportunidad perdieron de envenearlos con el tabaco ¿no?

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Manuel, muchas gracias. Entre caballeros no se envenenan, digo yo.

  • Pingback: Julio

  • http://juanmerkader.blogspot.com juanmerkader

    interesantisimo tu site, un saludos Desde Turaniana.

  • http://licenciahistorica.blogspot.com Juan

    Acabo de descubrir tu blog y me ha apuntado al RSS. También he añadido el enlace a nuestra página licenciahistorica.blogspot.com, creo que encaja estupendamente hacerte un poco de publicidad.

    Enhorabuena y sigue así.

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Como tu has dicho, me ha recordado a la película “la vaquilla” o como dice Fernando a los diálogos de Gila. Esta guerra dio para muchas actuaciones singulares y personajes “fuera de lugar” por decirlo de alguna manera.
    Me ha encantado la historia. Besos enormes ;)

  • Pingback: Uchiha Sasuke

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Yo por 600.000 cigarrillos soy capaz de traspasar a mi suegra. Bueno, también gratis. Jejeje. Un saludo.

    • santi

      Con 600.000 cigarrillos caes tú antes tu que tu suegra

  • Pingback: fabriciano

  • Pingback: Chema García

  • Pingback: Fran Caramelo Odioso

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: Jose Asensio

  • Pingback: HOTEL TASTAVINS

  • http://www.delaysandloops.com chicanoize

    Un tipo peculiar si señor…. como comentan más arriba, estos hechos y estos personajes debieron de proliferar en una contienda tan larga y sin sentido… como otro post que hablabas de la victoria más humillante de los Marines….

  • http://cuevalagua.blogspot.com alma

    :) Osea que le parecieron pocos… Igual lo que de verdad le ofendió fue que sus compañeros regateasen…me he acordado de una película de Sergio Cabrera, no recuerdo el título, donde el ejército y la guerrilla colombianos pactaban los altos al fuego para ver el fútbol :)

    Un beso

    • http://www.facebook.com/lalindeduque David Mauricio Lalinde Duque

      Golpe de Estadio.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @juanmerkader, muchas gracias

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Juan, pues gracias por el comentario… y por la publi :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @laMar, dicen que en el amor y en la guerra todo vale… hasta la caballerosidad.

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Cayetano, espero, por tu bien, que tu suegra no sea seguidora del blog…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @chicanoize, esta guerra da para mucho y no todo es barbarie…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @alma, se debió sentir minusvalorado pero en la situación en la que se encontraba era mejor dejar el orgullo a un lado.

    Un beso

  • Pingback: Maria

  • Pingback: rikardohj@gmail.com

  • ana

    ¡Sinceramente , que bueeeno ! , jajajaaa no paro de reirme , pobre oficial britanico , lo que devió dolerle esa rebaja en su autoestima jajaaa, ni Groucho Mars lo plasmaría mejor, jajaaaa.

  • http://maireencuenta.wordpress.com Maireen

    Imagino que en medio del horror de la guerra se necesitará más que en cualquier otra circunstancia agarrarse a las costumbres de todos los días, aunque sean perjudiciales para la salud. Desde luego, más daño hacen las balas y los explosivos y nadie se los prohibía a aquellos pobres soldados.

  • http://armandoepigrama.wordpress.com Armando Aponte

    Un gigante, Churchill, en el tomo I de ‘La Segunda Guerra Mundial’, comenta sobre otro gigante, Rommel, lo siguiente:

    “Su entusiasmo y su osadía nos causaron terribles desastres, pero merece el homenaje que le rendí (no sin reproches del púbico) en la Cámara de los Comunes en enero de 1942 cuando dije de él: ‘Tenemos frente a nosotros a un adversario sumamente hábil y osado y, si se me permite decirlo a pesar de los estragos de la guerra, a un gran general’.”

    La sensatez, al parecer, nunca ha sido la regla entre los hombres. Y lo generalmente aceptado es que se debe desacreditar al enemigo en toda ocasión. Sacrificando el equilibrio y el respeto por las altas cualidades que puedan existir en el contrario.

    No es fácil encontrar quien, como Churchill, vuele a la altura suficiente para reconocer en cualquier escenario las cualidades en el adversario al que es obligatorio, sin embargo, aniquilar. Lo más común es volar bajito, y no distinguir alguna cualidad, aún si existe.

    Este par de gigantes, Rommel y Churchill, parecen más bien tallados de acuerdo con los conceptos de justicia y excelencia de los griegos y latinos antiguos. En la interesantísima historia que aquí nos trae el blog, el coronel Hans von Luck y el comandante al mando del LRDG, también lo parecen. Y qué bueno poder constatar que en alguna parte alguien “más cercano” pudo volar a tal altura, además de Solón, Temístocles, Catón el joven, y tantos otros que encontramos en el remoto pasado.

    ¡Excelente blog! Volveré por acá.
    PD: Berlanga estaba perfectamente claro sobre todo esto. Ahí queda maravillosa “La Vaquilla” para demostrarlo.

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Me has hecho recordar con esta historia, a esa entrega de Asterix que luchan contra los británicos, y estos se paran para tomar el té e invitan al enemigo

  • Pingback: Ángel G. Caballero

  • Pingback: Jorge Marín

  • Pingback: Alex RM

  • http://valverdedelucerna.blogspot.com/ Valverde

    Historia que parece increible, como es posible que en una guerra haya esas consideraciones.
    Hay que ver la importancia de fumar.
    Un saludo.

  • Pingback: Juan C. Leguizamon

  • Pingback: Carlos Suasnavas

  • Pingback: Ma Sg

  • Pingback: Pedro

  • Pingback: маноло гусман™

  • Pingback: Eme Navarro

  • Pingback: kepasa29

  • Pingback: Kim Nguyen Baraldi

  • Pingback: Alfonso Rguez-Ponga

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Rubén

  • Pingback: Rubén

  • Pingback: Carlos Macías

  • http://lasonrisadehiperion.blogspot.com/ La sonrisa de Hiperión

    De nuevo por tu casa, siempre estupendo.

    Saludos y buena tarde de sábado.

  • Pingback: Mikel Uriguen

  • Pingback: Iñaki Agirre

  • Pingback: Andybel NUEZ MORAN

  • Pingback: мiguel Braña

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: Alejandro Bravo

  • Pingback: Christian Nader

  • Pingback: Luis Uzcátegui

  • Pingback: Manuel E. Reyes M.

  • Pingback: Orejanegra

  • Pingback: Pablo Gómez

  • Pingback: Camarada Bakunin

  • Pingback: culoman

  • Pingback: Paco Martínez

  • Pingback: Luz Britos

  • Pingback: Arandu 85 « arandú. El blog

  • http://y-2015.mforos.com/ Jonathan Yoshi Flores Gonzalez

    Eso era un frente de guerra, organizado con horarios y civilizada…No que ahora matan a todo sin avisar siquiera….

Switch to our mobile site