• Pingback: Mr_Rockmantico

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: GeeksRoom

  • Pingback: Edmundo Pérez

  • Pingback: Almanzor

  • Pingback: Club Divoblogger

  • Pingback: José Rafael Catalán

  • Pingback: María José

  • Pingback: corsaria

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: Claudia Iraola Riera

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Elisa Tcach

  • Pingback: Manuel Alqsar

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: manubenas

  • Pingback: Top Tuits

  • Pingback: Jesús del Río

  • Pingback: Alberto Corsín

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: La Pepa, una Constitución un tanto ingenua

  • Pingback: La Pepa, una Constitución un tanto ingenua

  • Pingback: 40z0

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragan

    Es lo que ocurre con los que ‘hacen’ las leyes, suelen jugar con nuestra ingenuidad. Todo el mundo tiene derecho a un ‘TRABAJO DIGNO’ pero, según las leyes, cada vez nos roban más dignidad.

    Un fuerte abrazo Javier :)

  • Pingback: Alfonso Rguez-Ponga

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Joder, Javier…
    Esos post cuando tengo la boca llena…
    No sabes como he dejado la barra del bar de la risa…

  • Albert

    Una Constitución que promulgaba entre otras cosas que todos los españoles de los dos hemisferios (¡europeos, filipinos y americanos!) conformaban una única nación… me parece adelantada a su tiempo que nos hubiera situado como un país adelantado, y respetuoso con todos sus territorios en su diversidad. Por ello digna de merecer un respeto que con este destaque de su supuesta ingenuidad se falta.
    Luego vendría Fernandito VII (y sus descendientes) que la machacó y nos devolvío al siglo 18, origen de las emancipaciones americanas y del retraso hasta hoy de la España europea.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Chema, del dicho, o de lo escrito, al hecho hay un trecho.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Kikas, no si ahora me dirás que hay que leerlos en la intimidad del hogar…

  • Pingback: amaia alberdi

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Albert, es verdad que era una Constitución adelantada a su tiempo, que nada se parecía al código Napoleónico como la actual, que unió a dos grupos antagónicos, que promulgaba la unidad territorial… pero este post sólo es un pequeño detalle, nada más.

  • http://abaloriospvv.blogspot.com/ Pilar

    En la época en la que se redactó La Pepa, aún eran mayoría los que creían que el “hombre es bueno por naturaleza”. a mí me produce ternura, la realidad es mucho más fea pero en ese momento, la luz lo inunda todo, la benéfica luz de la razón, sin mercados, o casi.

    Un saludo

  • Pingback: Javier Sanz

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Pilar, el materialismo ha matado el idealismo…

    Un saludo

  • Pingback: Francisco Navarro

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Quienes escriben las constituciones no suelen conocer la realidad social y de los que votamos la actual ¿Cuantos la leerían antes de emitir su voto? Tu post de hoy da pie a un buen debate ;)
    Besos enormes

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • http://maireencuenta.wordpress.com Maireen

    Para artículo ingenuo, el número 13 de la Pepa:

    “El objeto del Gobierno es la felicidad de la nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen”.

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Ingenua un rato, pero era nuestra primera utopía liberal escrita. Luego vendría Fernandito, el rey de las tres efes: fofo, feo y felón, y se cargaría el sueño constitucional. Ya se encargará él de ser “justo y benéfico”. ¡Que vivan las “caenas”!
    Un saludo.

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Tantas leyes son ingenuas, comenzando por los mandamientos o aquello de amaos los unos a los otros, jejej. Es que hay que tratar, hay que tratar…. . Sed buenos… si podéis, como decía San Felipe Neri que era más realista.

    Un abrazo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @laMar, el problema es que, tal como están las cosas, sólo podemos aspirar a un debate…

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Maireen, como parrafada queda muy bien, si fuese verdad…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Cayetano, para un rey, y más para Fernando VII, la constitución es como un traje de tres tallas menos, no te permite libertad de movimientos.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Xurxo, además que la Constitución se ocupa de los valores de una sociedad me parece querer abarcar más de la cuenta.

    Un abrazo

  • http://valverdedelucerna.blogspot.com Valverde

    Más la actual. Siempre se ponen palabras grandilocuentes que la realidad se encarga de demostrar como vacías.
    Un saludo.

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Pedro

  • Pingback: Julia Villar Nieto

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: Ana Schwarz

  • Pingback: Miguel Urbano

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    deben ser escritos de ciencia ficción

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: Pilar

  • Pingback: José Carlos

  • http://nochesdecafe.blogspot.com Miguel Mallo

    Todos los derechos sociales que contienen las actuales constituciones, sobre todo europeas, son meras ingenuidades, pues nunca se cumplen y raramente pueden ser aplicados ante un juez, esencia de todo derecho. Saludos

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Valverde, en la primera era más lógico que se incluyesen artículos de este tipo… los ideales y los valores eran referentes. Hoy en día…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Oscar, ese es el problema… que no lo son.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Miguel, es fácil escribir en papel pero llevar a la práctica lo escrito es otro cantar.

    Saludos

  • Pingback: mariano

  • Antonio

    @albert si por alguna razon es que los americanos y filipinos decidieron independizarse fue por culpa de los mismos españoles, y sus pocas maneras dde llevar este tipo de leyes a labor.

  • Pingback: Ramon arcas esteban

  • Pingback: Santi Carratalá

  • ana

    Si que pecaba de ingenua, y la del 78 de engañosa… o al menos los que están encargados de hacerla cumplir… lástima que el poder y el dinero corrompan de ese modo los más bellos ideales y principios, utopías.

  • Pingback: kepasa29

  • Pingback: Lolinoss

  • Pingback: Solo de Interés

  • mane

    Con agrado te mando un comentario transoceánico. Vivo en el Río de la Plata, Uruguay.
    Cuando se promulgó la Pepa estábamos en pleno proceso independentista.
    Desde aquellos momentos y hasta hoy, cuando algún suceso está fuera de madre decimos “es un viva la Pepa”.
    Saludos.

  • Pingback: jose ignacio

  • Pingback: Alfonso Muñoz

  • Pingback: MARGARITA SOTO SALAS

  • Pingback: Fel

Switch to our mobile site