• Pingback: Edmundo Pérez

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Club Bloggers™

  • Pingback: Lucia Vergara

  • Pingback: Cristina Riera

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: Anselmo Lucio

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Top Tuits

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: nela nela

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: Jesús del Río

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Creo que sobre las Meninas hay alguna confusión entre mucha gente, sobre todo cuando se hace alusión a su cráneo “desproporcionado” o “enorme”. Las Meninas no son ni Maribárbola, ni Nicolasillo ni otras enanas o enanos deformes, sino las dos damas de compañía que rodean a la infanta Margarita: Isabel de Velasco (de pie, a nuestra derecha) y María Agustina Sarmiento (inclinada, a la izquierda).
    Un saludo.

  • Pingback: ¿Tenian las Meninas las meninges mínimas?

  • http://laporteriadenela.blogspot.com Nela

    Pues, me he quedado sin saber que decir, salvo que me ha gustado el post
    Besos
    Nela

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: Markos Arroyo

  • Pingback: fabriciano

  • Pingback: LoH: ¿Tenian las Meninas las meninges mínimas?

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Es cierto que los Velazquez somos enanos ;)

  • Pingback: Juan Antonio

  • http://elblogdeluna.wordpress.com elblogdeluna

    Creo que las tenían de oro, como el siglo, quizás por eso parecían pequeñas pero ahora al subir la cotización parecen grandes. Un saludo

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: Rebeca_Ll

  • Pingback: Ana Schwarz

  • Pingback: Ana Schwarz

  • http://senovilla-pensamientos.blogspot.com/ senovilla

    Pues si es por los dolores de cabeza, yo las tengo que tener extremas.

    Un abrazo genio.

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Solo de Interés

  • http://demalaga.eu/ Antonio

    Pero vamos a ver, ¿que han hecho por nosotros las meninas?

    XD

  • Pingback: Antonio Martínez L.

  • Pingback: Aleph

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Angel

  • Juan

    Qué simpática entrada, qué finura en los latinajos, qué ironía más sutil y certera en todos los comentarios la de este autor que debe pertenecer, en sus propias palabras, a no sé qué “familia de homínido”. Sólo le deseo para todos sus descendientes una displasia como un castillo de grande, y que así, como la guasona de la canción que se casó “un enano salerito para hartarse de reir”, tenga con lo que regocijarse el resto de los días de lo que le queda de vida, y pueda entretenerse midiendo las proporciones craneales de su estirpe, así como sus meninges, que se ve que es tema que le interesa. Suerte, campeón, porque de humanidad va usted corto para nazi. O mejor, de suerte nada, me repito, que le salgan a usted, y a todos los suyos, todos los críos en 10 generaciones con las meninges mínimas, que es cosa de mucha risa, por lo que se ve.

  • Pingback: domi ¿Tenian las Meninas las meninges mínimas? | Maestroviejo's Blog

Switch to our mobile site