La clasificación de las ciencias y de las artes puede hacerse dependiendo de la época, del campo de estudio o trabajo, del método… Pero la más original de todas me ha parecido la clasificación, hecha en 1840, según el beneficio que reportan.

Para ello me voy a servir del Semanario Pintoresco Español; fundado por Mesonero Romanos en 1836, y editado hasta 1857, se propuso “popularizar entre la multitud aquellos conocimientos útiles o agradables de las ciencias, las letras y las artes“. Alcanzó una difusión insólita para la época, seis mil suscriptores, y fue ampliamente imitado por otras publicaciones posteriores. Para conseguir llevar a cabo este proyecto, importó de Francia una prensa mecánica, que suponía un gran avance técnico respecto a las prensas anteriores; introdujo el grabado xilográfico que permite imprimir el grabado al mismo tiempo que el texto y soporta indefinidas copias. La revista se organizaba en unas secciones fijas como Costumbres, España Pintoresca, Bellas Artes, Crítica Literaria, Poesía…

En una de sus ediciones de 1840 clasifica las ciencias y las artes según el beneficio (pan y gloria):

  • Que dan pan y gloria: Jurisprudencia, Medicina y Teología 
  • Gloria sin pan: Poesía, Literatura y Ciencias Exactas
  • Pan sin gloria: Anatomía, Economía y Aritmética
  • Ni pan ni gloria: Metafísica, Lógica y Crítica

Share