La guerra de Crimea (1853-1856) enfrentó a la Rusia zarista de Nicolás I contra el Imperio Otomano del súltán Abdul-Mejid I apoyado por Francia y el Imperio británico. La pretensiones expansionistas de Rusia hacia Oriente, camufladas en cuestiones de índole religioso, desencadenaron en una guerra cruenta que muchas recordaréis por la película “La carga de la brigada ligera” (1936).

La carga de la brigada ligera
El protagonista de esta historia se llamaba Timothy. Tras pasar sus primeros días en el mar en un barco portugués se “enroló” en un buque de la Royal Navy británica al mando del capitán John Everard Courtenay en 1854. Pasó por varios navíos de la Royal Navy y participó en la guerra de Crimea a bordo del HMS Queen durante el primer bombardeo de Sebastopol. En 1892, tras casi 40 años al servicio de la Marina británica, se licenció y fue acogido por la familia Courtenay, condes de Devon. No era de mucho hablar y mucho menos de contar batallitas. Así que, su vida transcurrió tranquila y placentera en el castillo de Powderham, residencia del conde de Devon, hasta que falleció en 2004.

Lógicamente, al morir con más de 160 años fue el último superviviente de la guerra de Crimea. Antes de terminar este post me gustaría precisar un par de detalles: el primero, Timothy, a pesar del nombre, era una hembra; y, el segundo, era… una tortuga mediterránea.

Cuando llevaba varios años viviendo plácidamente en el jardín del castillo decidieron que se aparease… ¡sorpresa! Era hembra. Pero después de tanto tiempo llamándola Timothy prefirieron no cambiarle el nombre y le colgaron un chapa con “My name is Timothy“. Está enterrada en el cementerio familiar.

Timothy

Fuentes: BBC, Naked Sciencie Forum

Share