Archive for month: marzo, 2011

La planificación familiar de los nazis

30 mar
30 marzo 2011

Tras el inicio de la II Guerra Mundial, y debido a los múltiples frentes que la Alemania nazi tenía que atender, la mujeres debieron cubrir los puestos de trabajo en la industria dejados por los trabajadores, ahora convertidos en soldados por la “gracia de Hitler”. Pero éste no era el papel que le tocaba desempeñar a la mujer en la sociedad nazi.

En la sociedad nazi la mujer debía abandonar el mundo laboral – así se podía disminuir la  elevada tasa de paro masculina – y casarse. Su dedicación, en exclusiva, era la casa y sus hijos. En palabras del ideólogo nazi Kurt Rosten, en su libro Das Nationalsozialismus der ABC (1933):

¿Puede la mujer imaginar algo más bello que estar sentada junto a su amado esposo en su acogedor hogar y escuchar recogidamente el telar del tiempo, mientras va tejiendo la trama y la urdimbre de la maternidad a través de los siglos y milenios? Ellas no tienen nostalgia de la fábrica, de la oficina o del Parlamento. Un hogar agradable, un buen marido y un bandada de hijos dichosos son más queridos a su corazón.

Esta medida permitió que más de 500.000 mujeres abandonasen sus puestos de trabajo para casarse. Estas “recomendaciones” fueron acompañadas de medidas económicas: cada matrimonio recibía un préstamo de 1.000 marcos del que se podían ir amortizando 250 marcos por cada hijo, reducciones en facturas de electricidad… Todo ello para favorecer las matrimonios y aumentar la natalidad.

Familia nazi

Incluso en las artes se “modelizaba” la familia nazi. Según los criterios de la Cámara de Artes Plásticas del Reich se aconsejaba:

Siempre que lo permitan las necesidades estéticas – y en la mayoría de los casos será posible- los artistas, especialmente los pintores y grabadores, han de proponerse como meta representar en sus obras a cuatro niños alemanes, cuando pretendan plasmar una familia auténtica.

Siempre he dicho que ser mujer ha sido, es y será profesión de riesgo.

Imagen: Medicina y Holocausto
Fuente: Historia16 (nº 318)

Share

La embajada de Argelia se quedó con los “canarios” del Cesid

28 mar
28 marzo 2011

Tras la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, 18 de abril de 1961, se establecía la inmunidad en la jurisdicción penal, civil y administrativa, salvo algunas excepciones, para los diplomáticos. Así mismo, sus documentos, su correspondencia y sus bienes gozaban de inviolabilidad. Por todo ello, la línea que separaba al diplomático del espía era, a veces, un poco difusa.

Entre los países receptores, o “anfitriones”, fue una constante el poder tener acceso, y controlar, las comunicaciones de los diplomáticos. Todos los servicios secretos del mundo negarán el hecho de haber colocado o, por lo menos, intentado colocar micrófonos en las embajadas. Y, por supuesto, nuestro Cesid no iba a ser menos.

En los años 80 el servicio secreto español tenía ciertas sospechas sobre actividades ilegales en nuestro territorio por delegaciones extranjeras; en concreto, desde la embajada de Argelia. Tras varias semanas de trabajo y un minucioso plan, los agentes del Departamento de Acción Operativa del Cesid estaban preparados para colocar los “canarios” (micrófonos). Entraron una noche y siguieron el plan: fotografiar todo antes de mover nada, copiar los documentos, incrustar los micrófonos en las paredes… Sin embargo, la operación comenzó a alargarse y el jefe del operativo se puso nervioso. Los agentes le advirtieron que todavía estaban secando el yeso de las paredes donde habían colocado tres canarios, pero el jefe no quiso escuchar y ordenó salir.

A la mañana siguiente las manchas húmedas en las paredes eran visibles todavía y el personal de la embajada argelina se percató de la infiltración… Todo se fue al garete y, para rematar la faena, los servicios secretos argelinos obtuvieron, gratuitamente y de parte del Cesid, 3 micrófonos de última generación muy lejos de su alcance.

En otras ocasiones no fue la precipitación sino el desconocimiento de las técnicas propias del espionaje lo que desbarató otro “trabajito”. Como el caso de una directiva, M.J.M., que quiso “su minuto de gloria” participando en una operación y la echó por tierra al utilizar una fragancia tan intensa que al día siguiente todavía flotaba en el ambiente.

Las Alcantarillas del Poder

Este post sólo es una pequeña muestra de lo que podéis encontrar en el último libro de Fernando RuedaLas Alcantarillas del Poder (Las 100 operaciones de los servicios secretos españoles que marcaron sus últimos 35 años de historia).
En “Las alcantarillas del poder” se habla del espía que fue el primero en reunirse con ETA en Suiza, de la sorprendente operación de espionaje en los restaurantes de lujo de Barcelona y Madrid, del espionaje a la vida privada de Alfonso Guerra por parte de la CIA, de la infiltración en una logia luciferina para descubrir si Mario Conde era miembro o del apoyo a la desactivación de la primera huelga general contra Felipe González.

Además, entre todos los comentarios que se hagan en el post se sorteará un ejemplar de “Las alcantarillas del poder“.

Share

LoH: Ricardo “Corazón de León”

27 mar
27 marzo 2011

Ricardito

El rey Ricardo III (palote, palote, palote) de Inglaterra, más conocido por Ricardo “Corazón de León”, nació en Oxford, aunque jamas llegó a estudiar carrera universitaria, ¿para qué? era el rey. Vio la luz el 8 de Septiembre de 1157, hijo de Enrique II de Inglaterra y Leonor de Aquitania.

Todos tenemos en mente las grandezas y epopeyas de este archiconocido rey, pero ¿qué hay de cierto en ellas?. Desde HdH vamos a desvelar uno de los secretos mejor guardados de la Historia medieval europea.

Su madre, Leonor de Aquitania fue una mujer muy culta y de gran influencia en aquellos años, fue la precursora de los mecenazgos, y su corte era ejemplar por el ambiente cultural que allí se desenvolvía, nuestro protagonista creció rodeado de trovadores, poetas, artistas, que influyeron en su personalidad hasta dotarle de lo que podríamos denominar “una sensibilidad exquisita”.

Con su larga melena rubia  al viento (de donde le vino el sobrenombre de Corazón de [diente de] León), Ricardo era de ese tipo de “chicos” que en lugar de decir “Tengo un hambre atroz”, decían “Tengo un hombre atrás”. En otras palabras, nuestro protagonista, más que “León rugiente” era “gatito maullador”.

Con el devenir del tiempo, llegó a establecer “pactos y alianzas”, con el rey Felipe Augusto de Francia, el cual también mostraba “cierta tendencia esquiva hacia el genero femenino”. Así pues los dos juntos (y nosotros mantenemos la tesis de que también revueltos), convencieron al Papa Gregorio VIII (uve, palote, palote, palote), que bajo el pretexto de una nueva Cruzada en Tierra Santa, y bajo la atenta vigilancia del rey teuton, les financiara un “crucero” por el Mediterráneo oriental.

De este modo, pertrechados para la ocasión tuvieron su primera contienda en la Batalla de los Cuernos de Hattin, donde el paladín musulmán Saladino les dio “las del pulpo”, Desde aquí mantenemos que el nombre de la batalla deriva del ataque de celos que sufrió Felipe Augusto, cuando, bajo el pretexto de “negociar una paz sostenible entre cristianos y musulmanes”, sorprendió a Ricardo en la tienda de Saladino en “postura indecorosa” y únicamente vestido con su túnica, despojando del resto de impedimenta, cota de malla, armadura etc. Durante la confrontación armada falleció ahogado en un cauce fluvial por el peso de su armadura el rey germano, Ricardo en un ataque de “furia uterina” tacho de cobarde la acción teutónica arrojando el estandarte del rey germano, lo que trajo las consecuencias que mas adelante explicaremos. Como resultado de este primer enfrentamiento los teutones abandonaron la cruzada dejando a Ricardo y Felipe ya solos para continuar su aventura.

Ambos reyes siguieron sus andaduras tras Saladino, de modo que tras las investigaciones del CSI llegamos a la conclusión de que Ricardo tuvo en estas fechas su “Pasión Turca” con Saladino. Mantenemos la tesis de que Saladino fue el musulmán que inspiro en su día el romance de Ali Ben Ymete. Esto dio la justificación a que las tropas francesas con su rey al frente abandonaran la aventura de la cruzada retornando a su país y dejando solas a la tropas inglesas en Tierra Santa, lo cual fue considerado como una traición.

Una vez concluida su labor ( y creemos que su romance con Saladino) en Tierra Santa, Ricardo regresó a su tierra natal por la vía de los Balcanes, y a su paso por Austria fue detenido y encarcelado, hasta tanto no fuera satisfecha una cuantiosa suma monetaria para su liberación, esta fue la venganza de los pueblos germánicos por la actuación de Ricardo en la Cruzada, como explicamos anteriormente. Su madre, Leonor de Aquitania, logró reunir esa suma de dinero (y es que madre no hay más una), dejando las arcas de Inglaterra con menos fondos que el “furgón del Dioni” después del “cambio de ruta preestablecida”.

Ya en libertad, Ricardo pasó los ultimos años de su vida en tierras gabachas luchando contra su anterior “aliado”, perdiendo la vida atravesado su hombro por una flecha durante el asedio a la fortaleza de Château-Gaillard. Una flecha que no fue precisamente lanzada por “Cupido”, como habian sido las anteriores que había recibido en sus 42 años de vida.

Con la colaboración de Pajosky Mentalis

Share

Archienemigos de Roma. Tigranes el Grande

25 mar
25 marzo 2011

Nuestro archienemigo de hoy es un secundario de la Historia del Oriente romano. Otros personajes más importantes o influyentes de su entorno le mermaron protagonismo. Tigranes II (Tigran Mets en armenio oriental, Dikram Metz) fue rey de Armenia desde el 95 al 55 a.C. No hay consenso en dictaminar si su padre fue Tigranes I o Artavasdes I.

Tigranes II

Tigranes fue el rey más destacado de la dinastía artáxida, fundada por el rey Artaxias en el 189 a.C. cuando, tras la batalla de Magnesia, Roma derrotó a Antíoco (archienemigo que ya vimos) y Armenia quedó libre del yugo seleúcida. Pasó su infancia como rehén de Mitrídates II de Partia. Cuando su padre murió, Tigranes le compró su libertad al rey parto por setenta valles en Media Atropatene (hoy el Azerbaiyán iraní) Tenía por entonces cuarenta años.

Su primera disposición como rey de Armenia fue eliminar el poder nobiliario en los llamados nakharar, valles entre montañas, así como a cuantos pretendientes pudiesen estorbar su carrera. Mientras el reino se hacía más sólido, su nación vecina estaba en condiciones de desafiar a la mismísima Roma. Para afianzar lazos con el reino del Ponto, Tigranes contrajo matrimonio con Cleopatra, hija de Mitrídates VI Eupator, uno de los más declarados enemigos de Roma en toda su Historia.

El pacto con Mitrídates dejaba rienda suelta a su suegro en los asuntos de Asia, contando con su apoyo para expansionar Armenia hacia Siria y Partia. Cuando se desencadenó la Primera Guerra Mitridática con la invasión de Bititnia, Tigranes apoyó a su suegro, pero no se involucró (fue sobre estas fechas cuando, por decreto de Mitrídates, se produjo la gran matanza de ciudadanos romanos en toda Asia que originó la respuesta contundente de Roma: el envío de Lucio Cornelio Sila y sus legiones)

Con su suegro campando a sus anchas por toda Asia, en el 88 a.C. Tigranes vio la oportunidad de vengarse de Partia, descabezada tras la muerte del rey y una violenta incursión de los escitas (jinetes iranios). La facilidad con la que llevó a cabo la campaña parta le dio alas para culminar su proyecto expansionista e invadir Siria. El pretexto fue la disputa sucesoria de los seleúcidas. Una de las facciones solicitó de la mediación armenia y los ejércitos de Tigranes llegaron hasta Judea. Aquel fue su momento de mayor expansión, desde el Jordán al Éufrates, y del Caspio al Mediterráneo, el reino de Armenia se había convertido en estado de referencia en Oriente.

Durante los años siguientes, Tigranes se dedicó a afianzar su poder sobre tan vastos territorios, levantó una nueva capital para su reino, Tigranocerta, y la pobló con armenios y otros pueblos deportados. Como contrapunto a tanta bonanza, las cosas no le marchaban tan bien a su suegro Mitrídates del Ponto. Nicomedes de Bitinia había recuperado su reino con ayuda de Roma, creando unos lazos tan fuertes con sus protectores que en su testamento hizo entrega del reino a la República. Las malas lenguas hablaban de una tórrida relación amorosa entre el rey Nicomedes y el enviado de Roma, un tal Cayo Julio César. Los detractores de éste último le llamaban “La Reina de Bitinia” y sus soldados canturreaban “César sometió la Galia y Nicomedes sometió a César”. El caso es que, desde que Sila forzase a Mitrídates a firma un armisticio en el 85 a.C., las cosas le habían ido de mal en peor al león del Ponto.

En el 74 a.C. estalló la Tercera Guerra Mitridática. Tras una sucesión de operaciones en el Ponto orquestadas por el cónsul Lucio Licinio Lúculo, Mitrídates huyó de su reino y buscó refugio en la corte de su yerno. Tigranes se sentía fuerte, imbatible después de las victoriosas campañas de Partia y Siria. Lúculo pidió formalmente la entrega de Mitrídates, pero el armenio rehusó la propuesta romana. Este hecho propició la batalla de Tigranocerta

Armenian Empire of Tigranes

El 6 de Octubre del 69 a.C. las legiones de Lúculo llegaron ante los muros de la capital armenia después de neutralizar un ataque sorpresa liderado por Mithrobarzanes, uno de los generales armenios de mayor confianza. Ante semejante fracaso, y temeroso de que Lúculo asediase la ciudad, Tigranes sacó a todo su enorme ejército y lo dispuso en orden de batalla en una colina de la ribera sur del río, al suroeste de la ciudad. Al saber de la escasez de tropas del romano, se le atribuye este comentario burlesco: “son demasiado escasos para un ejército, pero demasiados para una embajada

 

La línea de batalla estaba configurada en tres grandes bloques dirigidos por el mismo Tigranes en el centro al frente de los catafractos (caballería pesada al estilo persa) y dos reyes vasallos sus flancos.

Lúculo, con dos legiones y dos mil auxiliares frente a unas fuerzas que quizá superasen los doscientos mil hombres, desoyendo a sus tribunos que le aconsejaban no combatir, movilizó a la infantería ligera, vadeó el río y envió a los jinetes auxiliares galos y tracios a distraer a los flancos. La masa informe de ejército armenio se vio incapaz de reaccionar ante la doble carga lateral de la caballería romana secundada por el avance de las cohortes comandadas por Lúculo hacia el centro. Los catafractos huyeron, la poco consistente línea armenia se quebró por varios puntos y se desató una matanza que los historiadores romanos seguro que magnificaron.

Plutarco comentó que Lúculo, al ganar la colina, exclamó “El día es nuestro, el día es nuestro, mis compañeros soldados”. Probablemente el recuento de bajas sea fruto de la propaganda romana, pero, según Plutarco, Lúculo perdió aquel día cinco hombres y tuvo cien heridos, frente a más de cien mil armenios muertos o cautivos.
Ante la ausencia del rey, desaparecido tras la batalla, los guardias abrieron las puertas de la ciudad y Lúculo añadió un suculento botín a su gran victoria. Tigranes envió seis mil jinetes a su ciudad para intentar salvar cuanto pudo de las garras de los romanos. Lúculo no supo aprovechar el éxito. Su gran victoria solo maquillaba la realidad: Mitrídates y Tigranes habían huido y pronto estarían en condiciones de volver a luchar, como así fue sólo un año después en la batalla de Artaxata, antigua capital en el corazón de las montañas armenias. Fue una victoria pírrica para el romano, pues sufrió tantas bajas y generó tanto descontento entre los suyos que las tropas se le amotinaron hasta tres veces. El senado tuvo que enviar a su mejor hombre, Pompeyo el Grande, para que le sustituyese y acabase con las hostilidades.

Cuando Pompeyo llegó a Armenia en el 66 a.C., Tigranes ya contaba con setenta y cinco años (longevidad extrema cuando la esperanza de vida rondaba los cuarenta) Quizá su avanzada edad, o la cordura que ella imprime, le hicieron pactar con el romano. Seis mil talentos de plata y la entrega de su hijo como rehén fueron el precio de su libertad; continuó gobernando Armenia como amigo y aliado del pueblo de Roma, título honorífico que ostentó hasta su muerte el 55 a.C.

Share

Críticos de arte engañados por un burro

23 mar
23 marzo 2011

Que me perdonen los críticos de arte, cine, literatura… pero su papel siempre me ha parecido un poco cruel, enjuician y valoran el trabajo de otros pudiendo hundirte en la miseria. Siempre me he preguntado que si tanto saben y entienden por qué no lo hacen ellos y nos “deleitan” con sus “obras de arte”.

En 1910, con motivo de la exposición Le Salon des Indépendants (El Salón de los Independientes) y organizada anualmente en París por Société des artistes indépendants (Sociedad de los Artistas Independientes), hubo una obra que llamó la atención de los críticos y que todos elogiaron. Esta obra era “Coucher de soleil sur l’Adriatique” (Puesta de sol en el Adriático) de un pintor genovés, completamente desconocido, llamado Joachim-Raphaël Boronali.

Coucher de soleil sur l’Adriatique

Un buen día se presentó el escritor Roland Dorgelés en la sede del periódico Le Matin para desvelar la identidad de Boronali. El tal Boronali era… un burro llamado Lolo.

Dorgelés y unos amigos llevaron al burro a una casa abandonada donde le ataban pinceles a la su cola y lo estimulaban, para mover la cola a más o menos ritmo, con zanahorias.

Burro Lolo

La obra se llegó a vender por 400 francos que fueron donados a un orfanato. Muchos críticos estuvieron callados durante una temporada.

Share

El día que los irlandeses intentaron invadir Canadá

21 mar
21 marzo 2011

En 1858, James Stephens, Thomas Clarke, John O´leary y Charles Kickham fundaron en Dublín la “Hermandad Republicana Irlandesa” (IRB, en gaélico) como una organización secreta que debía combatir la ocupación Británica y movilizar a los irlandeses para independizar Irlanda. Paralelamente, se creó al mismo tiempo una rama americana de la IRB en EE UU bajo el nombre de “Hermandad Feniana” (y sus miembros fenianos) con John Mahony a la cabeza, que , inicialmente, debía recaudar fondos en America entre la numerosa colonia irlandesa para la causa independentista.

La rama americana se mostró con personalidad propia y decidió actuar por su cuenta atacando la parte de Canadá (Columbia británica) controlada por los ingleses. En 1866, la Hermandad Feniana aprobó una resolución para recaudar fondos y poder reclutar un ejército. Aunque lo normal hubiese sido mantener el plan en secreto, la propia prensa americana se hizo eco de la noticia pero, en ningún estamento, se les tomó en serio. El reclutamiento no tuvo tanto éxito como el esperado – recordemos que la Guerra de Secesión había terminado un años antes – y sólo pudieron reunir un ejército de 7.000 hombres al mando de John O’Neill (antiguo oficial del ejército confederado igual que muchos de los fenianos).

Fenianos frente a canadienses

El 31 de mayo de 1866, el comandante O’Neill, junto a 800 fenianos, cruzaba el río Niágara y llegaba a Canadá. Derrotaron a un pequeño ejército de voluntarios canadienses y tomaron la pequeña ciudad de Fort Eire donde izaron la bandera verde de los fenianos. Viendo que la cosa iba en serio, el presiente americano, Andrew Johnson, envió a sus mejores generales, Ulysses S. Grant y George Meade, cuya primera misión fue retener al resto de fuerzas en suelo americano y cortar las vías de suministro. Rodeado y sin la posibilidad de recibir refuerzos, las fenianos se retiraron y O’Neill fue arrestado.

Fue una locura de algunos “iluminados” que, sin embargo, sirvió para acelerar el inicio de la unificación con la creación de la Confederación Canadiense (1867).

Fuentes: Canadian Genealoy, Grandes episodios de la Historia – Joseph Cummins
Imagen: Encore Editions

Share

LoH: Confucio

20 mar
20 marzo 2011

El señor Confucio

Hoy el personaje histórico que marcó toda una época y varios siglos mas, además de concursos de mises. El genial y pseudo archiconocido, Confucio o Confucius (latinizado) o Confu (inventor del Konfú, arte marcial que se escindió del tradicional Kunfú y que fue rescatado del olvido por Chuck Norris que lo llamó KonChuckFú), para los amigos K’ung-fu-tzu, que se traduce literalmente por Maestro Kong.

Como su abuelo, que era el rey del clan Kong, es decir:King Kong, que tuvo un hijo, padre de Confu, llamado Burguerking Kong, nacido en VietKong, Por lo que ya sabemos que Confucio desciende de los pre-homínido, mas concretamente del australopitecus Maximun Decimus Meridius, que era comandante de los ejércitos del norte y comandante de las legiones de china, según documentos infusos.

Nacido el 28 de septiembre del año 551 a.C (Antes de Confucio). Gracias a este dato sabemos que fue un hijo prematuro, ya que se le esperaba 551 años mas tarde. Murió en el año 479 a. C (Antes de Confucio), por lo que fue prematuro dos veces, una para nacer y la otra para morir.

Fue un gran filósofo, teórico social y fundador de un sistema ético que ha llegado a nuestros días, llamado Confucionismo. El pilar básico del confucionismo no es otro que, como bien dijo la grandilocuente Miss Panamá, confundir. Una máxima de Confucio decía: “Quien por la mañana confunde la vía, al anochecer puede morir arrollado; y si en tu pueblo haber mucho trafico ferroviario poder morir en misma mañana”. Otra decía: “Quien confunde primero confunde dos veces”, de ahí que fuera prematuro.

Nació en el pueblo de Qufu, en el antiguo país de Lu, (muy famoso por sus galletas de chocolate y por la batalla de WaterLu, originalmente llamada WaterLuz, es decir, agua y luz, donde Confucio dijo, no confundirás agua con luz), actual provincia de Shandong, en el seno de una familia de terratenientes noble, el clan de los Kong que tomaban Tang.

Un grupo social que ha adoptado esta filosofía son los daltónicos, nacidos en Daltonia (lugar lejano donde todas las personas se llaman Dalton y tienen la misma cara, solo cambia su altura, que van creciendo o decreciendo, según se mire o se coloquen. Además cabe resaltar que no pueden ver en 3D), que siguen a rajatabla sus enseñanzas, que solo aplican a los colores rojo y verde o verde y rojo o viceversa pero al contrario. Un dato importante a señalar es que en Daltonia no hay semáforos debido a la cantidad de accidentes de coches que se producían y a que en todos los partes amistosos de accidentes escribían: Confundirás rojo con verde, como dijo Confucio.

Otro grupo social son los disléxicos, nacidos en Dislexia del Norte, fundadores de Disleyland Paris,un parque de confusiones.

Share

Todos los que llegaron a América antes que Colón

17 mar
17 marzo 2011

En el colegio me enseñaron que el descubridor del continente americano fue Cristobal Colón (genovés, veneciano, croata, aragonés, gallego…) en 1492, pero desde aquellos años, y ya ha llovido desde la EGB, hasta la fecha de hoy, han surgido muchas hipótesis que echan por tierra “mis enseñanzas” del colegio. Unas más sólidas, otras más peregrinas, el caso es que “oficialmente” nada se ha modificado. Aquí os expongo algunas de ellas y cada uno que saque sus propias conclusiones:

  • Leif Eriksson, el Afortunado, hijo de Erik el Rojo, fue un explorador vikingo que en el año 1003 partió desde Groenlandia rumbo al oeste. Consiguió llegar a un tierra que el denominó Viland y que por su descripción, y restos hallados, se podría identificar con Terranova. Al año siguiente regresó y tomó el testigo su hermano Thorvald. Siguió la misma ruta y fue el primero en tener contacto con los nativos.
  • Zheng He fue un militar, marino y explorador chino, especialmente conocido por sus expediciones navales, realizadas entre 1405 y 1433. Durante sus viajes exploró el Sudeste asiático, Indonesia, Ceilán, la India, el Golfo Pérsico, la Península Arábiga y el este de África hasta el canal de Mozambique. En 2006, tras el descubrimiento de una copia de un antiguo mapa de 1418, se afirma que Zheng también llegó al continente americano. Aunque la “tradición china” ya habla de un monje budista, Hui Shum, que en el 485 ya estuvo predicando en la península del Yucatán. Y para rizar el rizo, Guatemala debe su nombre Gautama (Buda es el título por el que se conoce mundialmente a Siddhartha Gautama).

    mapa Zheng He

  • Abubakari II, mansa del imperio de Malí, fue un rey interesado en las expediciones marítimas. En 1310 envió una al Atlántico de 400 naves, compuesta por militares y representantes de casi todos los gremios, de las que sólo regresó una. Este desastre no le desanimó en su búsqueda y él mismo se embarcó en otra un año más tarde llegando hasta centroamérica. Esto permitiría dar una explicación racional a la existencia de rastros de civilización africana en Brasil, previos a la deportación de los esclavos.
  • Madog ab Owain Gwynedd fue, según la tradición, un príncipe galés que se embarcó en 1170 rumbo al Oeste huyendo de la violencia fratricida de su país y llegando al continente americano. Estableció un asentamiento en el que dejó a más de 100 personas, regresando a su tierra. En 1190 organizó otra expedición para seguir explorando pero al llegar al asentamiento estaba arrasado, siendo él mismo víctima de los indígenas.
  • Leyendas hindúes hablan de navegantes de la India que alcanzaron el continente 2000 años antes que Colón. Se nombra a Votan que vivió entre los mayas, Sume en la zona de Brasil…

Share

Switch to our desktop site