Me resulta difí­cil escribir de catástrofes tan recientes como el terremoto de Haití­ porque  están demasiado frescas en mi retina las imágenes dantescas y grotescas que he visto. Además, poco puedo añadir a todo lo que se ha escrito y dicho, únicamente insistir en que toda ayuda es poca. Sólo os quiero mostrar una imagen aérea de la frontera entre Haití­ y la República Dominicana.

Hasta la tierra parece que abandonó a este paí­s.

A la izquierda, Haití­ deforestado. A la derecha República Dominicana verde.

Imagen: elmundo.es

Share