Archive for year: 2009

Feliz Navidad e histórico 2010

25 dic
25 diciembre 2009

Mis padres me enseñaron de pequeño que estos dí­as eran de alegrí­a, familia y reflexión, y aunque las cosas cambian – cada dí­a es más difí­cil reunir a la familia – yo sigo queriendo que siga siendo así­. Alegrí­a, por dí­as de fiesta laboral y “celebraciones”; familia, porque es de las pocas ocasiones en que nos reunimos todos, y de reflexión, al terminar el año nos paramos a pensar qué valoración hacemos del año que termina.

Mi valoración personal queda para mi y  los mí­os, pero la de Historias de la Historia es positiva. HdH se está haciendo un pequeño hueco en este mundillo (cambiante, masificado y, a veces, cruel) con un grupo de seguidores creciente y algún que otro reconocimiento por parte de los lectores (segundo puesto en el Premio20blogs en la categorí­a de Cultura y finalista en Bitácoras2009 en la misma categorí­a). Así­ que, a seguir publicando y aprendiendo. Pero los verdaderos culpables de esta valoración sois todos los que seguí­s HdH, toda mi satisfacción personal os la debo a vosotros. GRACIAS

personalized greetings

Por último, me gustarí­a agradecer la colaboración de Gabriel Castelló (un ciudadano romano reencarnado en un valenciano), José Julio Gómez (“nuestro” humorista gráfico) y, sobre todo, de Pablí­n Castañón por su “diseño” y su buen hacer en las tripas de este blog.

Con vuestro permiso, me tomaré unas vacaciones hasta el 3 de enero.

Os deseo un histórico 2010

Share

Los favores polí­ticos causan embarazos.

23 dic
23 diciembre 2009

Lamentablemente los favores polí­ticos han sido, y creo que seguirán siendo, moneda de cambio en nuestra sociedad. En este post me gustarí­a recordarles que, a la larga, estos favores se pagan, para ello recordaremos al polifacético José Sánchez Guerra y Martí­nez. Abogado, periodista y polí­tico, fue Presidente del Consejo de Ministros, ministro de Gobernación, ministro de Fomento y ministro de Guerra durante el reinado de Alfonso XIII.

En los diferentes cargos públicos que ocupó en la polí­tica española, eran muchas las “solicitudes de favores” que recibí­a, pero él siempre contestaba con un NO rotundo. Además tení­a una frase preparada para estas situaciones, sobre la que muchos deberí­an reflexionar:

Tengo aprendido que en los dos sexos el no saber decir que no produce muchos embarazos.

Fuente: Las anécdotas de la polí­tica – Luis Carandell

Share

Los numantinos espectadores del primer striptease público.

21 dic
21 diciembre 2009

Gracias a los cómics de Asterix y Obelix tenemos una imagen de los galos como un pueblo que opuso una gran resistencia a la ocupación romana, la realidad es que los “irreductibles” fueron los pueblos prerromanos que ocupaban la pení­nsula (í­beros, celtas…).

Roma tardó 8 años en ocupar la Galia y 2 siglos en tomar lo que luego serí­a Hispania.

En este post nos vamos a centrar en la resistencia de los arévacos (pueblo celtí­bero) y en su capital, Numancia. Desde el 153 a.C. intentaron los romanos tomar Numancia, pero los aguerridos arévacos los rechazaban una y otra vez. Los cónsules Metelo, Quinto Pompeyo y Pompilio Lenas tuvieron que volver a Roma con las manos vací­as y humillados por “unos salvajes”.

Pero el que se llevó la peor parte fue Hostilio Mancino. En 137 a.C. ordenó, como todos, asediar la ciudad pero ante la imposibilidad de tomarla y las noticias de la llegada de tropas de otros pueblos celtí­beros y cántabras, levantaron el sitio y se retiraron. Los numantinos, crecidos, salieron tras ellos y los derrotaron. Hartos de lucha y de sangre ofrecieron a Hostilio Mancino un tratado de paz; el cónsul, lógicamente, aceptó y salvó su vida. Pero el tratado debí­a ser ratificado por el Senado romano; así­ que, Hostilio partió a Roma.

Senado romano

Senado romano

El Senado se indignó con el tratado de paz y obligó al cónsul Hostilio a presentarse desnudo ante las puertas de Numancia y permanecer así­ durante un dí­a.

Allí­ se presentó, a las puertas de Numancia, el  pobre Hostilio en pelotas a la vista de todos los defensores de la ciudad. Los numantinos lo dejaron en paz, ya tení­a bastante.

Hostilio a los pies de Numancia (¿?)

Foto: Ezequiel Demaestri.

Share

Concurso de relatos: el Dios de los Mutilados.

19 dic
19 diciembre 2009

Desde el blog de Chusticieros os presentamos el I Concurso de relatos: el Dios de los Mutilados, tí­tulo basado en la novela homónima de Claudio Cerdán.

Sólo será necesario para participar un pequeño relato original por persona, en castellano, con temática completamente libre  y como único requisito que aparezcan en negrita las palabras “Dios” y “Mutilados”. Se podrán enviar los relatos hasta el domingo 17 de Enero del 2010. Como regalos el propio libro “El Dios de los Mutilados” ilustrado en exclusiva por un dibujo de Claudio Cerdán y alguna que otra sorpresa más. Un pequeño esfuerzo para un buen premio. El resto del bases del concurso se pueden consultar aquí­.

Enhorabuena a Chusticieros por esta convocatoria y suerte a todos los participantes.

Share

Mary Shelley, la pionera del reciclaje.

18 dic
18 diciembre 2009

El reciclaje es un proceso que consiste en someter de nuevo una materia o un producto ya utilizado a un ciclo de tratamiento total o parcial para obtener una materia prima o un nuevo producto.
El reciclaje se inscribe en la estrategia de tratamiento de residuos de las Tres Erres.

  • Reducir, acciones para reducir la producción de objetos susceptibles de convertirse en residuos.
  • Reutilizar, acciones que permiten de volver a emplear un producto para darle una segunda vida, con el mismo uso u otro diferente.
  • Reciclar, el conjunto de operaciones de recogida y tratamiento de residuos que permiten reintroducirlos en un ciclo de vida.

Aunque muchos crean que es un “invento” de nuestro tiempo y de los ecologistas, HdH ha descubierto que la inventora fue Mary Shelley en su obra “Frankestein” (1918 1818)

Colaboración del humorista gráfico José Julio, podéis ver más trabajos en Siglo XXI

Share

Jóvenes de ayer y hoy.

17 dic
17 diciembre 2009

Cuántas veces hemos oí­do, y ahora próximo a los 40 también yo estoy diciendo, “esta juventud“, “vaya futuro nos espera“… Sólo me gustarí­a dejarles a nuestros jóvenes este párrafo extraí­do del libro “Después del banquete” escrito por  Yuko Mishima en 1960:

Los jóvenes de ahora hacen exactamente lo que siempre hicieron los jóvenes. Sólo la indumentaria difiere. Los jóvenes creen estúpidamente que lo que es nuevo para ellos debe serlo también para cualquier otro. Por mucho que abominen de los convencionalismos, están simplemente repitiendo lo que otros hicieron antes. La única diferencia es que la sociedad ya no se asombra tanto como antes de sus extravagancias y que para llamar la atención los jóvenes han de incurrir en exageraciones cada vez mayores

Yuko Mishima

Yuko Mishima

Share

La Cruz y la Media Luna. Carmen Panadero.

16 dic
16 diciembre 2009

Entre dos de las batallas más importantes de la llamada “Reconquista”, Alarcos (1195) y las Navas de Tolosa (1212), Carmen Panadero nos narra una historia de amor difí­cil… Imposible.

En 1195 el ejército almohade sitia el castillo de Alarcos en el que se encuentra Alfonso VIII de Castilla, la precipitación de éste y el poderí­o musulmán llevan a la pérdida del castillo y casi la vida del rey. Los moradores del castillo logran salvar la vida gracias a la mediación de Diego López de Haro, señor de Vizcaya. Entre los supervivientes que deben abandonar la plaza se encuentra la protagonista femenina de la novela, la pequeña Blanca. El consuelo de Ibrahim, aprendiz de médico, le marcará toda su vida.

Comenzará para ella, y su familia, una nueva vida en Toledo… sin su padre, asesinado en Alarcos. La vida transcurre sin más sobresaltos hasta el reencuentro casual con Ibrahim, ya convertido en un médico respetable, en Toledo. Aquel recuerdo de la infancia se convierte en un amor incondicional e imposible. La fatalidad los vuelve a separar tras unos dí­as de felicidad clandestina.

La distancia y el tiempo les obligaron a continuar sus vidas separados. Ambos se casaron y tuvieron hijos…. sólo para contentar a sus familias y creyendo en el olvido del otro.

Un cruel destierro, por un vergonzoso marido, sitúan a Blanca en Salvatierra en el momento en que el ejército almohade comienza su movilización hacia el norte para el encuentro con los tres reyes cristianos (Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra).  El ingenio de Ibrahim, médico del ejército musulmán, la rescatarán de las manos del visir y podrán disfrutar de sus momentos más apasionados. Pero en esta relación los momentos felices son los menos y el destino los volverá a separar hasta el desenlace final de la contienda. Será su último encuentro…

Carmen nos ofrece un texto “histórico” con los detalles de los preparativos y el desenlace final de las grandes batallas de Alarcos y las Navas de Tolosa, y para unir ambas contiendas una historia de amor imposible entre una cristiana, Blanca, y un médico musulmán, Ibrahim. Dos historias narradas desde dos vidas opuestas que convergen en momentos puntuales… momentos de fatalidad, resignación y amor prohibido. Dos actores principales rodeados de grandes secundarios que velarán por ellos, con acierto y con error, en un lugar equivocado y en tiempos de odio.

Si te gusta la novela histórica y la novela romántica “la Cruz y la Media Luna” es tu novela.

Gracias a Editorial ViaMagna

Share

December

15 dic
15 diciembre 2009

El décimo mes del calendario romano era, en cuanto a festividades, el más espectacular y animado de todo el año. En este mes se conmemoraba la idí­lica edad de oro en la que Saturno reinaba sobre el resto de divinidades. También era el mes en el que se producí­a el solsticio de invierno, fecha señalada como el nacimiento de los dioses solares.

Desde las Kalendas (dí­a 1) hasta los Idus (dí­a 13) sólo cabe destacar las segundas Faunales (el dí­a 5) en conmemoración al dios Fauno y el Agonal, ritual que consistí­a en sacrificar un carnero al dios Sol (el dí­a 11) Ese mismo dí­a se celebraba sólo en la Urbe el Septimontio, las siete colinas, una festividad menor de los poblados latinos que formaron la arcaica Roma.

El dí­a 15 se celebraba las segundas Ludii Consuales, en honor al dios de los silos, Conso; El rito principal consistí­a en celebrar carreras de mulos, similares al “Tiro y Arrastre” que aún se practica en algunas localidades rurales de la Comunidad Valenciana.

El gran momento del mes, dirí­a que hasta del año, llegaba el dí­a 17. Era el dí­a en el que comenzaban las Saturnalia, las grandes fiestas en honor a Saturno. Fue una festividad tan apreciada por la civilización romana que, ante la imposibilidad de concentrar tanta actividad en un solo dí­a, se tuvieron que prolongar los festejos hasta el dí­a 23. Muy probablemente, las Saturnalia tengan su origen en el fin de las labores agrí­colas, cuando los campos se preparan para el invierno y las tareas de campesinos y esclavos se ralentizan. Recordemos que la sociedad de la antigua Roma era eminentemente agraria.

Como serí­an de importantes estas festividades para que las escuelas cerrasen, algunas conductas frí­volas femeninas y masculinas estuviesen bien vistas, se pudiese jugar a los dados en público, se invirtiesen los papeles entre amos y esclavos, corriese el vino a raudales y todos los miembros de la familia recibiesen un regalo, fuera cual fuese su condición. Además, todos los esclavos recibí­an de sus amos una generosa paga extra en moneda o vino (excepto los pobres desgraciados que tuvieron el infortunio de servir al roñoso de Marco Porcio Catón) Estas fiestas tan fraternales en las que imperan las buenas intenciones son el origen de nuestras actuales Navidades.

Desde el dí­a 17 al 23 se sucedí­an los banquetes y las procesiones desenfrenadas (que fueron el embrión para los futuros carnavales) Los plebeyos y proletarios se erigí­an en jueces, y los patricios en siervos. Se realizaba la elección del “Rey de las Burlas” y, por fin, después de tantos dí­as de júbilo, llegaba el solsticio de invierno, consagrado a Jano, el dios de los principios, fecha considerada en la antigüedad como la Puerta de los Dioses.

Esta cadena de conmemoraciones concluí­a el dí­a 25. En Asia se conocí­a esta fecha como el “Dí­a del Sol Invicto”. Fue una festividad menor hasta que el emperador Aureliano, en el año 274, se valió de ella para relanzar el damnificado culto imperial, proclamándose representante de la “luz divina”. Curiosamente, Mithra, el dios persa del cielo y la luz que adoptó como suyo medio ejército romano, nació este mismo dí­a… que casualidad… como también lo hizo el prí­ncipe Shirdarta (más conocido para nosotros como Buda) y también el dios Dionisos. ¿A qué se debe esta “casualidad”? Como casi todo, tiene una explicación: En el año 325 tuvo lugar el Concilio de Nicea (hoy Iznik, Turquí­a), la primera reunión eclesiástica cristiana posterior a la gran persecución de Diocleciano convocada por el emperador Constantino para ordenar las corrientes religiosas que convulsionaban la nueva fe recién tolerada. Fue en este concilio donde los obispos allí­ congregados decidieron colocar el impreciso nacimiento de Jesús en esta fecha del 25 de Diciembre, despachándose de paso con este movimiento al molesto Mithra y a la encarnación imperial de la “Luz Divina” *

* En mi opinión, y que no se me ofendan los más devotos cristianos creyentes a pies juntillas en los textos sagrados, es muy difí­cil de entender que hace dos mil años un señor cincuentón con su joven mujer embarazada de casi nueve meses se atreviese a cruzar sólo y en burro las peligrosas estepas de Samaria, y más en invierno. Además, el edicto de empadronamiento imperial tendrí­a lugar, como otros que conocemos de la jurisprudencia romana, a principios de primavera, por lo que es más lógico pensar que el hijo de Marí­a y José naciese después de su difusión en Judea, entre Marzo y Abril. Ahora, que cada uno que crea en lo que quiera, que para eso está la libertad de credo.

El dí­a 26 se celebraba una festividad de origen heleno, el Háloa. Estaba dedicada la fertilidad, representada por Ceres, y sólo participaban en ella mujeres, las cuales se desinhibí­an en una pí­cara procesión ostentando sí­mbolos fálicos y actitudes lésbicas.

El dí­a 31 era la ví­spera de las Strenas. Hogueras enormes y bullicio callejero acompasaban la última noche del año… Ya veremos en Januarius en que consistí­an aquellas curiosas festividades en honor a la diosa Strenia.

Colaboración de Gabriel Castelló autor de Valentia.

Share

Switch to our desktop site