Archive for month: septiembre, 2008

Muertes extrañas. Jack Daniel

25 sep
25 septiembre 2008

El fundador de la destilerí­a de whisky Jack Daniel’s (ubicada en Tennesse) fue Jasper Newton “Jack” Daniel.

Con una estatura de apenas 1,55 metros, el tamaño de Mr. Jack como destilador siempre estuvo en crecimiento. Para celebrar su 21 cumpleaños, Jack hizo muchas compras en la ciudad. Regresó luciendo una levita hasta la rodilla y un sombrero de hacendado de ala ancha, que se convirtieron en su uniforme diario por el resto de su vida. Quienes lo conocieron aseguraban: “Una vez que algo le queda como le gusta, nunca lo cambia”. Esta es una de las caracterí­sticas  de su whisky.

Una mañana, muy temprano, Mr. Jack llegó al trabajo e intentó abrir la caja fuerte que tení­a en su oficina. No pudo recordar la combinación y en un ataque de ira le lanzó un puntapié a la caja. El golpe le produjo una fractura en un dedo y le sobrevino una infección persistente. Falleció en 1911 de una intoxicación sanguí­nea.

Share

Una noche toledana.

23 sep
23 septiembre 2008

El dicho popular “pasar una noche toledana” (hace referencia a cuando se ha pasado mala noche y no se ha podido dormir), tiene su origen en un hecho ocurrido en Toledo en el año 797, siendo emir de Córdoba Al-Hakam I (nieto de Abd al-Rahman I).

Los toledanos siempre han sido un pueblo rebelde e insubordinado contra sus opresores y siempre trataron de vivir con cierta independencia.

Al-Hakam I decidió acabar con esa “rebeldí­a” por la vida más rápida y sanguinaria. Mandó un nuevo gobernador, Amrus, a Toledo para llevar a cabo sus planes. Las órdenes del nuevo gobernador era hacerles creer que gobernarí­a con independencia y aceptarí­a sus reivindicaciones. Su meta, ganarse su confianza.

Amrus llegó con buenas palabras y fue un buen gobernador hasta que los nobles toledanos se confiaron y el plan de Al-Hakam comenzó a tomar cuerpo.

Con la excusa de la llegada del prí­ncipe heredero al trono de Córdoba, Abd al-Rahman II,  Amrús invitó a toda la nobleza a su residencia para agasajar con un banquete la visita del heredero. Los nobles, confiados, se pusieron sus mejores galas y allí­ se presentaron. La guardia personal del prí­ncipe esperaba tras una puerta por donde iban entrando, uno a uno, los nobles de Toledo. Tras la puerta les esperaba un foso, cavado para tal propósito, donde eran arrojados tras ser degollados.

Fueron degollados muchos (unas crónicas hablan de cientos, otras de miles) hasta que alguien grito:

¡Toledanos, es la espada, voto a Dios, la que causa ese vapor (de la sangre) y no el humo de las cocinas!

Los que todaví­a no habí­an entrado pudieron escapar, pero Al-Hakam I consiguió sus objetivos y Toledo se calmó durante muchos años.

Share

Maní­as y extravagancias con Historia. Parte 2

18 sep
18 septiembre 2008

DE RICARDO ZAMORA AL “CAí‘í“N MATA-PULGAS”

Futbol

DE ALGUNOS FUTBOLISTAS…

Desde sus inicios, el mundo del fútbol ha estado lleno de maní­as y de supersticiones. He aquí­ unas cuantas:

El gran portero Ricardo Zamora dejaba siempre un muñeco junto al poste de la porterí­a y utilizaba una gorra de maquinista.

Algo parecido le sucede a Santiago Cañizares, que siempre coloca detrás de la porterí­a en la que juega, una toalla roja.

Siguiendo con los porteros, Iker Casillas, arquero madridista, se cortaba él mismo las mangas de las camisetas por encima del codo.

A la hora de salir al campo muchos se santiguan; casi todos pisan el césped con la pierna derecha; otros se tocan el interior de las media (como hací­a Mijatovic); otros salen en último lugar (Simeone)…

Fernando Hierro tení­a la maní­a de aparecer en la foto siempre en el mismo lugar.

Entre los técnicos, lo más común para aliviar tensiones es comer pipas, tomar chupa-chups o mascar chicle en el banquillo como “Jabo” Irureta.

Reyes

DE ALGUNOS REYES Y REINAS…

La zarina rusa Isabel I Petrovna (1709-1762) no soportaba que la vieran vista vestida con el mismo vestido. A su muerte se comprobó que su guardarropa contení­a nada menos que 15.000 vestidos. Dicen que solí­a cambiarse hasta tres veces en una misma noche.
El rey Francisco I de Francia (1494-1547) adquirió en 1517 el cuadro de “La Gioconda“, y lo utilizó para decorar su cuarto de baño.
Otro rey francés, Luis XIV (1638-1715), el llamado Rey Sol, sólo se bañó dos veces en su vida, y en ambos casos bajo prescripción facultativa. Otra de sus extravagancias era la de conceder audiencias sentado en el “retrete real”.

La reina Cristina de Suecia (1628-1689) odiaba tanto a las pulgas que ordenó construir un cañón en miniatura de 15 centí­metros de diámetro, desde el que disparaba diminutas balas a toda pulga que se cruzaba por su camino. Semejante disparate de cañón todaví­a se guarda en el arsenal de Estocolmo…. y funciona.

Fuentes: “Supersticiones y maní­as“: Monográfico Zona Cero (La Rosa de los  Vientos) y “El libro de los hechos insólitos” de Gregorio Doval  

Guille

Share

Felipe II y los casinos de Las Vegas.

16 sep
16 septiembre 2008

Difí­cil la relación, por lo menos temporal, que señalamos en el tí­tulo de este post, pero utilizando la imaginación,  algo de humor y a los Monegros como nexo de unión lo conseguiremos.

Los Monegros, actualmente,  es una comarca aragonesa dividida entre las provincias de Zaragoza y Huesca. Es una área con un clima semi-desértico que sufre de sequí­as crónicas. Pero no siempre ha fue así­, en el siglo XVI era un tupido sabinar que impedí­a a la luz llegar al suelo (montes negros).

Por otra parte, Antonio Pérez, secretario de Felipe II, es acusado del asesinato de Escobedo (secretario de Juan de Austria) pero logra huir y refugiarse en Zaragoza, amparándose en los fueros aragoneses. El rey entra por la fuerza y como castigo suprime los fueros aragoneses. Ya embarcado en la preparación de la Armada Invencible, mandar talar el gran sabinar de los Monegros para utilizar la madera en la construcción de los numerosos barcos que necesita para la “Gran Empresa“. El resultado es este:

 

Foto: Flickr (ababol)

En resumen, un desierto como el que rodea la ciudad del pecado, “Las Vegas“.

 

Foto: Wikipedia

Y para cerrar el cí­rculo, un grupo inversor, multinacional, proyecta la construcción en los Monegros de un complejo, denominado “Gran Scala“. Integrará 32 casinos, 70 hoteles, 232 restaurantes, unos 500 comercios, un hipódromo, un campo de golf y varios parques de atracciones y museos, en una superficie superior a 2.000 hectáreas.

Felipe II era un visionario de su tiempo.

Share

Muertes extrañas. Allan Pinkerton

15 sep
15 septiembre 2008

Allan Pinkerton nació en Glasgow (Escocia) en 1819. Posteriormente emigró a los Estados Unidos y se instaló en Chicago.

En 1852 fundó la Agencia de Detectives Pinkerton (la primera en todo Estados Unidos) resolviendo una serie de robos de trenes.

En 1861 se le asignó la tarea de vigilancia de Abraham Lincoln (llegó a frustrar un complot para asesinar al presidente).

Pero todo este éxito no le sirvió de nada para tener una muerte extraña y dolorosa. Se resbaló en una acera y se mordió la lengua (nada extraño por ahora), pero su higiene bucal brillaba por su ausencia, ya que murió dí­as después por una fuerte infección.

 

Pinkerton (Izquierda) con Abraham Lincoln (centro)

Share

Fotos históricas retocadas. Fidel Castro

11 sep
11 septiembre 2008

Carlos Franqui fue el director de “Revolución”, el periódico oficial de la revolución cubana. Sin embargo, mantuvo un criterio independiente frente al gobierno, lo que le costó la eventual destitución de su puesto y posterior exilio a Italia tras la condena de la invasión soviética de Checoslovaquia en 1968. Fidel Castro mandó “retocar” ciertas fotografí­as.

Fidel Castro a la derecha y Carlos Franqui, en el centro, deaparece de la fotografí­a.

Share

Historia del conflicto de Osetia.

09 sep
9 septiembre 2008

Georgia es un estado transcaucásico, a orillas del mar Negro (cap. Tbilisi). La República de Georgia incluye los territorios (repúblicas autónomas) de Abjasia y Osetia del Sur. La población se distribuye étnica y lingüí­sticamente entre un 69% de georgianos, 9% de armenios, 7% de rusos, 5% de azerí­es, 3% de osetios y 1,7% de abjasios.

Osetia

 

Foto: elpais

Nos remontaremos al siglo XVIII cuando los turcos amenazan a las poblaciones cristianas y los georgianos buscan la protección del zar Alejandro I, quien incorpora a su imperio las diversas provincias de Georgia. A finales del siglo XIX un movimiento obrero y el creciente nacionalismo de los sectores intelectuales empiezan a oponerse a la “rusificación” de su territorio.Aprovechando la revolución rusa, 1917, los mencheviques se hicieron con el poder, en 1918, y constituyeron una república independiente. Pero en 1921 el ejército rojo entra en Georgia e instaura un gobierno bolchevique (prosoviético). Más tarde y tras una represión brutal por parte de un paisano suyo (Stalin), Georgia es incorporada a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

En los años setenta se inició una lenta reactivación del movimiento nacionalista, impulsado en los ochenta por la Perestroika (cuyos mayores artí­fices fueron el presidente ruso Gorbachov y Eduard Shevardnadze , su ministro de asuntos exteriores y georgiano). Los georgianos se manifiestan en contra de las intenciones del gobierno soviético de reforzar la autonomí­a de Abjasia y Osetia del Sur, en detrimento de la soberaní­a georgiana. El 9 de abril de 1989, dí­a nacional de Georgia, los rusos aplastan violentamente las manifestaciones en Tbilisi (20 muertos y cientos de heridos). En 1990 se producen las primeras elecciones multipartidistas, con la derrota del partido comunista y el triunfo del grupo nacionalista Mesa rendoda-Georgia libre, liderado por Gamsajurdia. El 9 de abril de 191, Georgia se declaró su independencia y Gamsajurdia fue elegido presidente de la nueva república. Se le criticó su actitud dictatorial y su intolerancia hacia la población que no era georgiana de nacimiento, por lo que en 1992 fue depuesto y sustituido por un consejo militar. El consejo militar llamó a Shevardnadze para que asumiera la presidencia de un nuevo gobierno. éste tuvo que hacer frente al conflicto crónico de de la rebelión de Osetia del Sur, a las acciones de los partidarios de Gamsajurdia y a la guerra contra los abjasios, que se proclamaron independientes tras la ocupación de Sujumi (capital de Abjasia) por tropas georgianas.

Por parte de Osetia del Sur, el 10 de noviembre de 1989 el Congreso de Diputados Populares de la región proclama su conversión en República Autónoma (dentro de Georgia), decisión que el Parlamento de Georgia declara anticonstitucional. El 20 de septiembre de 1990 los diputados locales proclaman la soberaní­a y la creación de la República de Osetia del Sur. En respuesta, el 10 de diciembre del mismo año el Parlamento de Georgia declara abolida la autonomí­a de Osetia del Sur y declara el estado de excepción tras los primeros enfrentamientos.

El 19 de enero de 1992, la mayorí­a de los habitantes de Osetia del Sur votó a favor de su incorporación a Rusia, tras lo cual empezaron a recibir ayuda desde el Norte, de donde llegaron combatientes, además de otras regiones de Rusia. Después de la guerra de 1992, el Tratado de Dagomis establece la presencia de fuerzas de paz del ejército ruso aunque el ejército separatista  se rearmó (equiparándose a las fuerzas georgianas) y estas fuerzas “de paz” no impidieron que esto sucediera. En 1996, la población de Osetia del Sur celebró elecciones presidenciales, contando con la oposición del gobierno georgiano, pero con la vista gorda del ejército de paz ruso. El 12 de noviembre de 2006 se celebró un referéndum, que no ha sido reconocido por Georgia, con un 91% de participación, donde el 99% de los votantes se decidió por la independencia de Georgia, la unificación con Osetia del Norte y, por tanto, la anexión a Rusia.

Si a todo esto añadimos el nerviosismo ruso por la solicitud de entrada en la OTAN de Georgia y la condición , por parte de la Alianza, de resolver el problema de Osetia y Abjasia para su incorporación, da como resultado el conflicto armado actual.

Pen

Share

¿Dónde está la campana de Colón?

08 sep
8 septiembre 2008

“¡Tierra a la vistaaaa!”, voceaba Rodrigo de Triana desde la Niña.El marinero sevillano, encaramado al palo mayor de la carabela, estaba en sus cabales. Dos meses viendo sólo cielo y mar -el tiempo transcurrido desde que la expedición, comandada por el almirante Cristóbal Colón, saliera de Palos de la Frontera (Huelva)- habí­an hundido la moral de la tripulación. Pero Rodrigo de Triana no alucinaba. Esta vez no. A pocas brazas de la Niña, con el mar en calma, el tañido insistente de una pequeña campana amarrada a la cubierta de la Santa Marí­a, la nave capitana, sobresaltaba a la marinerí­a en la madrugada del 12 de octubre de 1492. Era el anuncio de un nuevo mundo. Y aquel repique frenético de metal, el primer sonido del Descubrimiento.

Cinco siglos después, a poco más de dos metros de profundidad en el Atlántico, un buceador italiano se topa, sin saberlo, con la protagonista sonora de aquella histórica madrugada. Es julio de 1994. Han pasado 501 años. Roberto Mazzara, ex oficial de la Marina curtido en rescates subacuáticos -«he bajado a todos los mares porque me apasionan las historias de naufragios»-, merodea bajo las aguas de Figueira da Foz, una localidad turí­stica del norte de Portugal. Busca los restos de la nao español San Salvador, hundido antes de tocar puerto. [El barco vení­a de San Juan de Puerto Rico cargado «con mucho oro y plata y el signo de la villa de la Navidad», reza en un legajo del siglo XVI.Este «signo» no es otro que la campana de la Santa Marí­a, usada luego para llamar al rezo y a las comidas en el fuerte Navidad, construido con los enseres de la nave insignia de Colón, encallada en las costas de Haití­ el dí­a de Navidad de 1492].

Un trozo de madera sobresale del fondo. El buzo intuye que está en lo cierto. [Calla cuando se le pregunta cómo supo del lugar exacto]. Escarba con sus manos la arena y, a un palmo del madero semienterrado, aparece una pequeña campana rota y corroí­da por el paso del tiempo y las sales del océano.

«No le di mayor importancia», admite el submarinista transalpino.«Era una campana humilde, de cobre, muy sencilla en todos los aspectos. Pensé que era un resto más de los miles que hay en los fondos marinos, sin aparente valor».

No imaginaba, pues, que aquel instrumento oxidado de apenas 14 kilos de peso y 25 centí­metros de diámetro iba, en parte, a cambiarle la vida. Que en sus manos estaba la campana con la que Colón anunció el descubrimiento de América. Y menos aún que ésta terminarí­a esfumándose en febrero de 2006, tras pasar un tiempo custodiada por el Ministerio de Educación y Cultura español. «Y eso» -asegura el buzo, ingeniero de Hidrodinámica- «después de ofrecerle la campana gratis al ministerio. Yo no soy un pirata, no vivo de los tesoros del mar. Buceo porque me gusta. La única condición era que fuese yo el que se la entregara al Rey de España, como es lógico». [Crónica ha podido comprobar la existencia del documento, fechado el 25 de mayo de 2000 y sellado por Educación y Cultura, en el que Mazzara ofrece gratis la campana de Colón al Gobierno].

Hay más. Dos meses después, el 25 de julio de 2000 -«harto de pelear desde tiempo atrás para que me hicieran caso»-, el buzo alerta una vez más de su hallazgo y lo hace dirigiéndose por escrito al comandante militar de Marina de la provincia de Algeciras, Arturo Cuña Miñán. El documento, con la clave de entrada 376/OC del registro general de la entidad, dice así­: «Adjunto la documentación que acredita mi descubrimiento del año 1994, en la costa portuguesa, del hundimiento del galeón español San Salvador, y documentación del sitio del hundimiento, que demuestra que un objeto encontrado en el citado lugar del naufragio es la campana de la Santa Marí­a de Cristóbal Colón».

Nadie le llama.

Mazzara habí­a caí­do en la importancia del hallazgo meses más tarde de su inmersión en aguas portuguesas. Los análisis quí­micos y metalográficos de la Universidad de Zaragoza, los archivos de Indias y el de Simancas y los documentos que aluden a la Casa de la Contratación del Rey (organismo estatal que controlaba y registraba, desde 1503 hasta bien entrado el siglo XVIII, todo el tráfico marí­timo entre España y las Indias) dieron fe de la procedencia de la campana. Todo parecí­a encajar. No habí­a duda de la autenticidad de esta joya histórica.

Lo que ocurrió después es una interminable trama de intrigas y desavenencias. La Brigada de Patrimonio Histórico, dependiente de Cultura, aborta la subasta de la pieza (2002) que se iba a celebrar en el hotel Ritz de Madrid. Algunos expertos la tasan en no menos de 100 millones de dólares. Portugal la reclama como suya. Aunque, según Mazzara, «tanto aquel paí­s, al que yo le comuniqué el hallazgo a su tiempo y nunca se preocuparon, como España habí­an perdido, lo dice la ley, los derechos sobre la pieza, pues ya habí­a pasado un año desde que yo se lo advertí­Â».El caso es que Portugal no paga el millón de euros que el Juzgado de Instrucción nº 2 de Madrid le pide como caución, y la jueza decide que la campana vuelva a la empresa catalana Activos y Subastas, encargada de celebrar la puja. Es su último paradero conocido.

En 2006, según Mazzara, la reliquia desaparece de España. «Es probable», dice, «que haya ido a parar a Miami, a la empresa Proyects and Investment Holding Inc., relacionada con uno de los socios de la subastadora catalana, Conrad Caussa Ayza. O que siga en poder de Conrad». Un dato más de esta rocambolesca historia: desde 2007 esta sociedad americana no existe.

En cualquier caso, resulta cuanto menos incomprensible que desde 1994 el Gobierno español no haya mostrado interés por este legado.Ni que haya abierto siquiera una investigación sobre su paradero desconocido. Quién sabe. Hubiera dado la campanada.

Por su importancia e interés reproducimos el artí­culo publicado en Crónica de elmundo.es 

Share

Maní­as y extravagancias con Historia. Parte 1

04 sep
4 septiembre 2008

DEL HOMBRE DE MANTEQUILLA A LOS YOGURES DE KARPOV

Mantequilla

DE ALGUNOS CIENTíFICOS…

Gaspar Balaus medico y poeta del siglo XVII tení­a una maní­a que, a la postre, le acabarí­a costando la vida: estaba convencido que estaba hecho de mantequilla. Esto le llevaba a evitar cualquier fuente de calor (una chimenea, una lámpara, etc) para no derretirse.

Un dí­a muy caluroso, con un sol inmisericorde, temió fundirse y se arrojó de cabeza a un pozo, donde murió ahogado.

Henry Cavendish fí­sico y quí­mico británico (1731-1810) es especialmente conocido por sus investigaciones en la quí­mica del agua y del aire y por realizar importantes investigaciones sobre la corriente eléctrica.De gran fortuna, sin esposa ni hijos, excéntrico, tí­mido e introvertido, no tuvo trato cercano con casi nadie,. Las sirvientas de su casa tení­an orden expresa de no cruzarse con él bajo amenaza de despido, de manera que se comunicaba con ellas mediante notas.

Pero hasta tal extremo llegaba su maní­a de no tratar con nadie que, no contando con los aparatos y utensilios necesarios para medir la potencia eléctrica, por no encargárselo a otros, decidió medir esa potencia eléctrica consigo mismo, calculando su fuerza por el dolor, más o menos fuerte, que le producí­an las descargas.

Y por lo visto estuvo bastante acertado…

El investigador holandés Martinus Willem Beijerinckh (1851-1931) afirmaba que “un hombre de ciencia debe permanecer soltero“. Así­, llegó a despedir de su laboratorio a un colaborador… ¡que se habí­a casado!

Ajedrez

DE ALGUNOS JUGADORES DE AJEDREZ…

El encuentro por el Campeonato del Mundo de ajedrez, celebrado en Filipinas, en 1978, entre Karpov y Korchnói fue el más extraño de los que se han desarrollado.
El equipo de Karpov incluí­a al Dr. Zujarun, un conocido hipnotizador y parapsicólogo que se sentaba en primera fila. Supuestas malas artes que Korchnói trataba de inutilizar usando gafas con espejos.
El equipo de Karpov le enviaba yogures durante la partida, y el equipo de Korchnói protestaba alegando que con ellos le pasaban mensajes “codificados”.

Rayos X para las sillas… un tablón separador debajo de la mesa porque los contendientes se daban patadas y otras historias parecidas… en fin, extravagancias y maní­as que dieron lugar a más controversia fuera del tablero que en él… Finalmente Karpov ganó la partida.

Fuentes: “Supersticiones y maní­as”: Monográfico Zona Cero (La Rosa de los Vientos) y “El libro de los hechos insólitos” de Gregorio Doval.

Guille

Share

Fotos históricas retocadas. Abraham Lincoln

02 sep
2 septiembre 2008

La famosa fotografí­a del presidente americano Abraham Lincoln de 1860 tení­a un “pequeño” truco (parece ser que no debí­a posar muy bien).

Se utilizó una fotografí­a del polí­tico sureño John Calhoun y se cambió su cabeza por la de Abraham Lincoln.

Imagen

Share

Breve Historia de las Cruzadas.

01 sep
1 septiembre 2008

He terminado el libro “Breve Historia de las Cruzadas” de Juan Ignacio Cuesta y ahora toca escribir su reseña. Así­ que, vamos a ello.

Reconozco que antes de empezar a leer el libro ya tení­a tres puntos positivos:

  1. El tí­tulo. Las Cruzadas ha sido una temática que siempre me ha interesado.
  2. Juan Ignacio Cuesta. Autor del libro y conocido por todos los “fanáticos” de la Rosa de los Vientos (siempre me he preguntado por qué no fue la quinta C)
  3. Juan Antonio Cebrián. El autor del prólogo y, para mi, el mejor divulgador de la Historia. Me querido Cebri fue uno de los culpables de la creación de esta web y de mi “incontrolado” interés por la Historia.

Cuando te vas de viaje a un lugar desconocido, normalmente, te compras una guí­a que te facilita el moverte por el lugar, conocer a sus gentes y no perderte lo más interesante. Así­ me planteo yo este libro, si quieres viajar a las “Cruzadas”, ésta tiene que ser tu guí­a. Mucho se ha escrito de esta época, pero Juan Ignacio nos ofrece en 207 páginas un “viaje” por las ocho cruzadas (sí­, las ocho).

Después de un excelente prólogo y una breve introducción, Juan Ignacio nos pone en antecedentes y nos cuenta las motivaciones (¿religiosas o económicas?) que dieron lugar a esta empresa (o empresas). Nos presenta a algunos de los principales actores, las í“rdenes Militares, dando especial protagonismo a los Templarios y a todo el misterio que los rodea (me acuerdo ahora que “sus herederos” exigen al Papa la rehabilitación de la Orden).

Nos relata las ocho cruzadas con sus protagonistas (cristianos y musulmanes) y como buena “guí­a de viaje” tenemos los mapas (en un anexo) con las rutas que siguieron los cruzados hasta Tierra Santa. Saladino, Ricardo Corazón de León, Barbarroja, San Luis de Francia, Pedro el Ermitaño y otros muchos te acompañarán en este viaje.

Reconozco que algún que otro mito ha sido derribado y que toda el aura de honor, heroicidad, aventura y muestras de fe, que rodeaba a las cruzadas, queda un poco difuminada. En su lugar toman cuerpo la hipocresí­a, la avaricia y el salvajismo.

Para escribir este libro Juan Ignacio ha tenido que hacer este “viaje” no ocho veces, sino ochenta. Muchas gracias, compañero de viaje.

Juan Ignacio Cuesta.

Con la colaboración de Nowtilus (Breve Historia)

Share

Switch to our desktop site