Iniciamos aquí­ la categorí­a de Colaboraciones. En este caso es nuestro amigo GUILLERMO y sus inventos curiosos de la Historia.

La historia de los inventos no es más que la Historia del Hombre y sus relaciones con la naturaleza, con la ciencia y, en general, con todo el mundo que le rodea.A lo largo de su existencia, el hombre ha utilizando su ingenio diseñando, construyendo y desarrollando distintos artilugios que han marcado o acompañado a grandes momentos de la Historia.

 

Pero también otros muchos resultan hoy inservibles, inviables o, simplemente, curiosos, tal vez por la época histórica en que fueron concebidos y, por ende, por la perspectiva de pensamiento moderno y de conocimientos actuales desde la que los observa un espectador del siglo XXI.

 

1. El tren “sirvecomidas” de Gastón Menier.

En 1887, el magnate francés Gastón Menier instaló un novedoso aparato en su comedor que permití­a que las comidas fueran transportadas directamente de la cocina a la mesa. Una miniatura de ferrocarril eléctrico llevaba, haciendo una parada delante de cada invitado, los platos preparados. Cuando la comida llegaba a su fin, el tren recogí­a los platos de los comensales y se los llevaba de nuevo a la cocina a través de un agujero en la pared.

Menier

2. Estirador de dedos de la mano para aspirantes a pianista.

Este dispositivo fue creado en el siglo diecinueve para estirar los dedos de las manos de los pequeños aspirantes a pianistas. Según algunas fuentes, Robert Schumann (1810-1856) se dañó la mano derecha, arruinando con ello definitivamente su carrera, utilizando una versión de uno de estos aparatos. Otras fuentes citan la cirugí­a fallida al cortar el tendón entre el tercer y cuarto dedos, e incluso los efectos secundarios de la medicación contra la sí­filis.

Dedos

3.- La “silla de pesarse” de Santorio Santorio

Santorio Santorio (1561-1636), fí­sico y filósofo natural de Padua, pasó la mayor parte de treinta años de su vida en comer, dormir y trabajar sentado en “la silla de pesarse”, ideada y construida por él. Durante ese tiempo, Santorio empleó la silla para pesarse a sí­ mismo, todo lo que comí­a y bebí­a, y también su orina y sus heces; comparaba el peso de lo que habí­a comido a aquél del de sus productos de desecho, siendo estos últimos de un peso considerablemente menor. De este modo, creó su teorí­a de la “transpiración insensible” (el peso perdido a través de los poros y durante la respiración) en un intento de explicar esta diferencia. Sus descubrimientos tuvieron poco valor cientí­fico, pero es reconocido por ser de los primeros cientí­ficos en practicar, de una forma tan metódica, la auto-experimentación.

Silla

4. La “Cynosphera”.

Los inventos con participación de animales han sido muy frecuentes a lo largo de la Historia. Uno de los más conocidos y populares es el “piano de gatos”, que podéis encontrar en el post que dediqué a su inventor, Athanasius Kircher en la Aldea Irreductible.

( http://aldea-irreductible.blogspot.com/2008/03/galeria-de-personajes irreductibles_28.html )

La Cynosphera era un curioso triciclo fabricado en Francia en 1875, propulsado por dos perros enjaulados en sendas ruedas a modo de hámsteres. La Sociedad Protectora de Animales consideró la idea como inapropiada y, tras su queja, se desestimó su desarrollo posterior.

Bici

Guille

Share