Archive for month: junio, 2007

El día de Jesús Sánchez Adalid

23 jun
23 junio 2007

El jueves, 21 de junio, ser탡 uno de esos díƒÂ­as que siempre guardaríƒÂ© en mi memoria, í‚¿por quíƒÂ©?, muy f탡cil, conocíƒÂ­ a JesíƒÂºs S탡nchez Adalid, uno de los cupables de mi aficiíƒÂ³n por la Historia -no quiero olvidarme de Magdalena Lasala y Juan Antonio Cebri탡n- y de la creaciíƒÂ³n de este blog. El díƒÂ­a comienza con una charla en el Centro Cultural JoaquíƒÂ­n Roncal de Zaragoza en la que el autor nos cuenta el nacimiento de “El Moz탡rabe”, una de las mejores novelas histíƒÂ³ricas y recomendada en este blog. Tras unos minutos muy enriquecedores, aunque haya alguna interrupciíƒÂ³n inesperada del Director del Centro para hacerse la foto de rigor, pasamos a las preguntas. Nuestras dudas y especulaciones son disipadas y esclarecidas. En este punto debo agradecer la invitaciíƒÂ³n de Pilar Zaldibar a la charla. Muchos se quedan al final para la firma de la nueva novela, yo no puedo ya me he escapado bastante tiempo del trabajo. Pero guardo un as en la manga.Por la tarde, me planto en el Corte InglíƒÂ©s para conseguir la firma de JesíƒÂºs de su íƒÂºltima novela “El Alma de la Ciudad” -Premio de Novela Fernando Lara 2007- pero cu탡l es mi sorpresa cuando veo la mesa de firma vacíƒÂ­a, eso síƒÂ­, con varios ejemplares de la novela y un cartel anunciando:” De 18,30 a 20,30 en la planta baja JesíƒÂºs S탡nchez Adalid firmar탡…”Miro mi reloj y síƒÂ³lo son las 18,15, asíƒÂ­ que tengo que hacer algo de tiempo. Pero estando en el Corte quiíƒÂ©n se resiste a comprar algo, al final bajo a planta calle con unos nuevos auriculares y 10 euros menos en el bolsillo. Desciendo por la escalera mec탡nica y allíƒÂ­ est탡, conversando con un seíƒÂ±or muy trajeado. Me acerco y saludo. Mientras firma y me dedica el libro, “Para Javier Sanz de Historias de Historia con cariíƒÂ±o. JesíƒÂºs S탡nchez Adalid“, le comento la existencia de este blog y de sus “famosas” entrevistas a nuestros autores favoritos. Su respuesta “envíƒÂ­amela y te la contestaríƒÂ©, sin ningíƒÂºn problema”. Asi que ya aviso que nuestro príƒÂ³ximo objetivo ser탡 conseguir esa entrevista.

Muchas Gracias JesíƒÂºs.

Share

Decreto de expulsión de los judí­os.

11 jun
11 junio 2007

Los Reyes Fernando e Isabel, por la gracia de Dios, Reyes de Castilla, León, Aragón y otros dominios de la corona- al prí­ncipe Juan, los duques, marqueses, condes, ordenes religiosas y sus Maestres,… señores de los Castillos, caballeros y a todos los judí­os hombres y mujeres de cualquier edad y a quienquiera esta carta le concierna, salud y gracia para él.
Bien es sabido que en nuestros dominios, existen algunos malos cristianos que han judaizado y han cometido apostasí­a contra la santa fe Católica, siendo causa la mayorí­a por las relaciones entre judí­os y cristianos. Por lo tanto, en el año de 1480, ordenamos que los judí­os fueran separados de las ciudades y provincias de nuestros dominios y que les fueran adjudicados sectores separados, esperando que con esta separación la situación existente serí­a remediada, y nosotros ordenamos que se estableciera la Inquisición en estos dominios; y en el término de 12 años ha funcionado y la Inquisición ha encontrado muchas personas culpables además, estamos informados por la Inquisición y otros el gran daño que persiste a los cristianos al relacionarse con los judí­os, y a su vez estos judí­os tratan de todas maneras a subvertir la Santa Fe Católica y están tratando de obstaculizar cristianos creyentes de acercarse a sus creencias.
Estos Judí­os han instruido a esos cristianos en las ceremonias y creencias de sus leyes, circuncidando a sus hijos y dándoles libros para sus rezos, y declarando a ellos los dí­as de ayuno, y reuniéndoles para enseñarles las historias de sus leyes, informándoles cuando son las festividades de Pascua y como seguirla, dándoles el pan sin levadura y las carnes preparadas ceremonialmente, y dando instrucción de las cosas que deben abstenerse con relación a alimentos y otras cosas requiriendo el seguimiento de las leyes de Moisés, haciéndoles saber a pleno conocimiento que no existe otra ley o verdad fuera de esta. Y así­ lo hace claro basados en sus confesiones de estos judí­os lo mismo a los cuales han pervertido que ha sido resultado en un gran daño y detrimento a la santa fe Católica, y como nosotros conocí­amos el verdadero remedio de estos daños y las dificultades yací­an en el interferir de toda comunicación entre los mencionados Judí­os y los Cristianos y enviándolos fuera de todos nuestros dominios, nosotros nos contentamos en ordenar si ya dichos Judí­os de todas las ciudades y villas y lugares de Andalucí­a donde aparentemente ellos habí­an efectuado el mayor daño, y creyendo que esto seria suficiente de modo que en esos y otras ciudades y villas y lugares en nuestros reinos y nuestras posesiones seria efectivo y cesarí­an a cometer lo mencionado. Y porque hemos sido informados que nada de esto, ni es el caso ni las justicias hechas para algunos de los mencionados judí­os encontrándolos muy culpables por lo por los susodichos crí­menes y transgresiones contra la santa fe Católica han sido un remedio completo obviar y corregir estos delitos y ofensas. Y a la fe Cristiana y religión cada dí­a parece que los Judí­os incrementan en continuar su maldad y daño objetivo a donde residan y conversen; y porque no existe lugar donde ofender de mas a nuestra santa creencia, como a los cuales Dios ha protegido hasta el dí­a de hoy y a aquellos que han sido influenciados, deber de la Santa Madre Iglesia reparar y reducir esta situación al estado anterior, debido a lo frágil del ser humano, pudiese ocurrir que podemos sucumbir a la diabólica tentación que continuamente combate contra nosotros, de modo que, si siendo la causa principal los llamados judí­os si no son convertidos deberán ser expulsados de el Reino.
Debido a que cuando un crimen detestable y poderoso es cometido por algunos miembros de algún grupo es razonable el grupo debe ser absuelto o aniquilado y los menores por los mayores serán castigados uno por el otro y aquellos que permiten a los buenos y honestos en las ciudades y en las villas y por su contacto puedan perjudicar a otros deberán ser expulsados del grupo de gentes y a pesar de menores razones serán perjudiciales a la República y los mas por la mayorí­a de sus crí­menes seria peligroso y contagioso de modo que el Consejo de hombres eminentes y caballeros de nuestro reinado y de otras personas de conciencia y conocimiento de nuestro supremo concejo y después de muchí­sima deliberación se acordó en dictar que todos los Judí­os y Judí­as deben abandonar nuestros reinados y que no sea permitido nunca regresar.
Nosotros ordenamos además en este edicto que los Judí­os y Judí­as cualquiera edad que residan en nuestros dominios o territorios que partan con sus hijos e hijas, sirvientes y familiares pequeños o grandes de todas las edades al fin de Julio de este año y que no se atrevan a regresar a nuestras tierras y que no tomen un paso adelante a traspasar de la manera que si algún Judí­o que no acepte este edicto si acaso es encontrado en estos dominios o regresa será culpado a muerte y confiscación de sus bienes.
Y hemos ordenado que ninguna persona en nuestro reinado sin importar su estado social incluyendo nobles que escondan o guarden o defiendan a un Judí­o o Judí­a ya sea públicamente o secretamente desde fines de Julio y meses subsiguientes en sus hogares o en otro sitio en nuestra región con riesgos de perder como castigo todos sus feudos y fortificaciones, privilegios y bienes hereditarios.
Hágase que los Judí­os puedan deshacerse de sus hogares y todas sus pertenencias en el plazo estipulado por lo tanto nosotros proveemos nuestro compromiso de la protección y la seguridad de modo que al final del mes de Julio ellos puedan vender e intercambiar sus propiedades y muebles y cualquier otro articulo y disponer de ellos libremente a su criterio que durante este plazo nadie debe hacerles ningún daño, herirlos o injusticias a estas personas o a sus bienes lo cual seria injustificado y el que transgrediese esto incurrirá en el castigo los que violen nuestra seguridad Real.
Damos y otorgamos permiso a los anteriormente referidos Judí­os y Judí­as a llevar consigo fuera de nuestras regiones sus bienes y pertenencias por mar o por tierra exceptuando oro y plata, o moneda acuñada u otro articulo prohibido por las leyes del reinado.
De modo que ordenamos a todos los concejales, magistrados, caballeros, guardias, oficiales, buenos hombres de la ciudad de Burgos y otras ciudades y villas de nuestro reino y dominios, y a todos nuestros vasallos y personas, que respeten y obedezcan con esta carta y con todo lo que contiene en ella, y que den la clase de asistencia y ayuda necesaria para su ejecución, sujeta a castigo por nuestra gracia soberana y por la confiscación de todos los bienes y propiedades para nuestra casa real y que esta sea notificada a todos y que ninguno pretenda ignorarla, ordenamos que este edicto sea proclamado en todas las plazas y los sitios de reunión de todas las ciudades y en las ciudades principales y villas de las diócesis, y sea hecho por el heraldo en presencia de el escribano público, y que ninguno o nadie haga lo contrario de lo que ha sido definido, sujeto al castigo de nuestra gracia soberana y la anulación de sus cargos y confiscación de sus bienes al que haga lo contrario.
Y ordenamos que se evidencie y pruebe a la corte con un testimonio firmado especificando la manera en que el edicto fue llevado a cabo.
Dado en esta ciudad de Granada el Treinta y uno dí­a de marzo del año de nuestro señor Jesucristo de 1492.Firmado Yo, el Rey, Yo la Reina, y Juan de la Colonia secretario del Rey y la Reina quien lo ha escrito por orden de sus Majestades. Cortesí­a de SEFARAD

Share

Homenaje a D. Adolfo Suárez González.

05 jun
5 junio 2007

Después de ver el programa-homenaje a D. Adolfo Suárez en Antena 3 (bravo por la iniciativa) he tenido la necesidad de proclamar a los cuatro vientos mi profunda admiración y devoción por este enorme polí­tico de nuestra Historia. Contra viento y marea luchó por la libertad y democracia de todos (falangistas, socialistas, comunistas, etc), muchos eran sus enemigos y contados los apoyos (fundamental el Rey y su gran amigo Gutiérrez Mellado). Supongo que Forges se habrá arrempentido, 30 años después, de aquella viñeta donde poní­a en duda su elección para la transición – haciendo una “gracieta” con su nombre y el de un … -. Me he alegrado al oir las palabras de adversarios polí­ticos como Felipe González y Santiago Carrillo y me ha emocionado la mirada de su mayordomo hablando de él. La vida no ha sido justa con él, con sucesivas pérdidas muy queridas , su gran amigo Gutiérrez Mellado, su esposa y confidente Amparo y poco tiempo después su hija Mariam. Creo que su enfermedad – dicen que alzheimer- se debe a una sucesión de desgracias (enumeradas anteriormente) que han bloqueado a unas de las mentes más lúcidas del siglo XX y dirí­a yo del siglo XXI. Pocos se acordaron de él cuando decidió retirarse al no sentirse apoyado – muchos le traicionaron- y le honra hacerlo cuando estaba en la cresta de la ola. Nadie olvidará como se mantuvo firme en el 23F -junto a Gutiérrez Mellado-, cuando otros muchos, autodenominados luchadores por la libertad y la democracia, se lanzaban de cabeza bajo sus tribunas. Creo que Leopoldo Calvo-Sotelo se equivocaba cuando dice que sus virtudes eran las adecuadas para la transición pero no para gobernar posteriormente. Todaví­a podemos rendir tributo a D. Adolfo Suárez, aquí­ os dejo la web D. Adolfo Suárez González para firmar.

ADMIRACIí“N Y RESPETO por Javier Sanz.

Share

Gracias a nuestra amiga Magdalena Lasala.

05 jun
5 junio 2007

1.- ¿El primer libro que te marcó o te impresionó? ¿Qué edad tení­as?

Mi primera lectura fue “Las aventuras de Tom Sawyer”, del escritor Mark Twain”, apenas cumplidos los ocho años. Me convertí­ desde entonces en una lectora apasionada de todo lo que caí­a en mis manos. A los doce años leí­ “Las Mil y Una Noches”, y su descubrimiento me impactó definitivamente.

2.- ¿Tu primer libro que tuvimos la suerte de ver publicado?

El primer libro fue un poemario: “Frágil Sangrante Frambuesa”, en 1990. Antes habí­a publicado relatos y colaboraciones, y un primer cuento con ilustraciones en edición independiente al que tengo mucho cariño: “Sobre pájaros”, en 1987.

3.- Escritores y libros preferidos, releí­dos, especiales, etc.

“El amor en los tiempos del cólera” de Gabriel Garcí­a Márquez sigue siendo de mis preferidos y releí­dos. También “El retrato de Dorian Grey”, de Oscar Wilde, los relatos de Jorge Luis Borges, “El buscón” de Quevedo, los sonetos y las qí¢sidas de Garcí­a Lorca, “La voz a ti debida” de Pedro Salinas, “Sinhué El Egipcio”, de Mika Waltari… hay muchí­simos más que también me han forjado como lectora y como escritora.

4.- ¿Cuánto puede durar la labor de documentación de un libro y cuáles son tus fuentes?

La labor de documentación es extensa y dura mucho tiempo, meses incontables, y en realidad no termina de acabarse sino con la propia edición del libro. Las fuentes las suelo indicar en la bibliografí­a que incluyo al final de mis novelas históricas.

5.- Momento o momentos históricos más importantes de España

Sin duda el actual. También me gusta destacar que nuestra segunda mitad del siglo XI fue definitiva para configurarnos como cultura.

6.- Si la realidad histórica de España es sólo una, siendo las fuentes, en teorí­a, las mismas ¿cómo se puede contar nuestra Historia de formas tan dispares?

La historia la vamos haciendo todos, dí­a a dí­a, pero es pasado. La perspectiva histórica se adquiere después del acontecimiento, y son inevitables las versiones, las interpretaciones, las visiones, porque la historia sólo se puede contar. Pero es preciso aprender de ella, aprender lo que sirvió y lo que no para forjar con sus lecciones el futuro que queremos conseguir. Es bueno contemplar la historia desde distintas perspectivas, porque eso nos ayuda a relativizar las cosas y a extraer sus lecciones ocultas.

7.- ¿Quién es tu mentor en tu pasión por la Historia/Literatura?

Escribo desde los ocho años y amo la Historia desde siempre. No encuentro en mí­ más “mentor” que mi propio gusto por descubrir los misterios que guardan la Literatura y la Historia.

8.- ¿Estamos ante el año del cine histórico en nuestro paí­s, tras el estreno del Capitán Alatriste y de los Borgia?

Creo que sólo son el comienzo. El cine español es capaz de hacer muy buen género histórico, y veremos muchos más proyectos en el próximo año.

9.- ¿Tus aficiones “secretas”?

No hacer nada. Y de vez en cuando lo practico.

10.- Un dí­a perfecto serí­a …

Hoy mismo. Nada ocurre por casualidad y encontramos que cada cosa es la perfecta que tení­a que ocurrir para aprender lo que tení­amos que aprender. Te das cuenta que todo está en orden.

Puedes añadir algo de tu “cosecha” si lo estimas oportuno.
Un poema de mi próximo poemario que saldrá en 2007, titulado “Y ahora tú pasas la mano osadamente”, en la Editorial Huerga&Fierro:

Nunca habí­a amado tanto
una ciudad,
esta ciudad convicta y sabedora
-centinela puntual de nuestras huellas-,
sus calles secundarias,
sus miradores colmados de caricias,
sus escaparates
apagados por la noche,
esos que recorrí­ con mi espalda
recibiendo tu boca descarriada
contra la mí­a,
sus bares clandestinos,
sus esquinas huérfanas de semáforos
y gozosas
con nuestro tacto de ciegos depravados,
sus parques de madrugada,
su silencio de agosto rendido
a la gloria sin sábanas y sin prisa
de nuestro pecado.
No hay pájaros
en la memoria de tus besos prohibidos,
hay un claxon perdido como un eco
de gemido, hay un timbre, un ascensor
encabalgado entre dos pisos,
camareros de labios sellados
y faros suicidas
como nosotros.
Si tuvieran brazos las calzadas desnudas
me estrecharí­an, como tú,
en las noches de verano.
Esta ciudad no tiene secretos para mí­,
ni uno solo de sus rincones
me es extraño.
Salgo a sus calles y te deseo
sin remedio.
Magdalena Lasala

Share

Zaida. La pasión del rey. Magdalena Lasala

03 jun
3 junio 2007

Nuevo libro de Magdalena Lasala (nuestra buena amiga) “Zaida. La Pasión del Rey”, editado por la Fundación Lara. Se presenta en la Feria del Libro de Zaragoza.

En el año 1085, Alfonso VI conquista Toledo y establece allí­ su corte. Los reinos de al-Andalus, temerosos por el avance cristiano, reclaman la ayuda de los almorávides del norte de África, una ayuda que les volverá pronto en contra. Al-Mutamid, rey de Sevilla, solicita ayuda a Alfonso VI, utilizando como embajadora a la bella e inteligente Zaida. La pasión nace de inmediato entre el rey y la cortesana, pero la corte no está dispuesta a aceptar ese amor ni las consecuencias que traerí­an para el reino cristiano un descendiente con sangre musulmana. La intriga polí­tica y la pasión se enfrentan a un contexto histórico de una gran riqueza, pues pone en contacto a dos modos de pensar y a personajes, como Zaida y Alfonso VI, de una sorprendente modernidad. Para adquirir el libro pulsa sobre la portada.

Share

Switch to our desktop site